La noche en que unos hinchas de Estudiantes y Gimnasia le ganaron un picado en la playa a Del Piero

Máximo Randrup
(0)
9 de marzo de 2019  • 15:37

La hazaña futbolística se dio hace menos de cinco años, en pleno Mundial de Brasil. Lo curioso es que la gesta no fue de ninguna selección. La epopeya fue de seis platenses, unos hinchas de Estudiantes y otros de Gimnasia. ¿Qué pasó? Cuando ellos jugaban unos penales en la playa de Copacabana, reían y tomaban cerveza, apareció un grupo de italianos con la propuesta de jugarles un picado. Entre los europeos había tres que eran más que unos amigos de vacaciones: se trataba de Alessandro Del Piero, Alessandro Costacurta y Daniele Adani, tres exjugadores de la selección de Italia; dato que los argentinos conocieron en pleno encuentro.

El primer tiempo tuvo lógica: 2-0 para el talentoso Del Piero -estrella de Juventus durante años- y compañía. En el complemento, tras una variante táctica, los platenses se acomodaron mejor en la cancha y consiguieron la insólita igualdad. El partido se definió por gol de oro y Estudiantes-Gimnasia (así, juntos) ganaron 3-2. Por la remontada pero sobre todo por la diferencia de jerarquía entre los futbolistas, ese triunfazo podría haberse dado en un cuento del Negro Fontanarrosa. No, nada de eso. Fue real.

¿Cómo formó ese día La Plata, un equipo Pincha y Tripero al mismo tiempo? Los héroes fueron estos: Pablo Etchegaray; Antonio Miche, Federico Bur y Matías Petricca; Pablo Pepe; Sebastián Salvioli.

Los amigos, por las calles de Río de Janeiro.
Los amigos, por las calles de Río de Janeiro.

Ellos no lo olvidan. Lo tienen presente hoy y siempre. "Para nuestro grupo de amigos fue el momento más inesperado, más glorioso y más heroico. Es increíble haber jugado contra esas bestias y encima ganarles cuando nosotros somos todos mediocres, menos uno", le cuenta Bur (líbero y fanático de Estudiantes) a LA NACION y agrega: "Cuando metimos el tercero, Del Piero se calentó y reclamó una falta, pero a los pocos segundos debe haber visto nuestras caras de felicidad; el tipo se acercó y nos dijo con un español re claro: ‘Ya está, ganaron ustedes’. Fue increíble y todavía no sé por qué tardé tanto en escribirlo".

Etchegaray (arquero y simpatizante de Gimnasia), por su parte, aporta: "En el primer gol de ellos, Del Piero abrió el pie y me dejó de estatua. Al rato tiró una chilena, a la que nunca hubiera llegado y se fue por poco. Pero después de esas dos jugadas, me di el gusto de atajarle un mano a mano y eso no me lo olvido más. El primer tiempo lo sufrimos, en el segundo nos acomodamos y el suplementario ni me lo acuerdo porque realmente estábamos viviendo un sueño".

El día después, los amigos volvieron al lugar de los hechos. A seguir celebrando.
El día después, los amigos volvieron al lugar de los hechos. A seguir celebrando.

En unas horas el León y el Lobo serán rivales. Hace un tiempo, unidos, derrotaron al gran Del Piero.

La imagen de Sabella que llevaron los chicos de Estudiantes a Brasil.
La imagen de Sabella que llevaron los chicos de Estudiantes a Brasil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?