Boca post Santos: qué piensa el Consejo de Fútbol sobre los jugadores y los fines de ciclo

Casi todo el plantel quedó en la mira del Consejo por la pobre actitud que tuvo frente a Santos y las derrotas coperas que arrastra.
Casi todo el plantel quedó en la mira del Consejo por la pobre actitud que tuvo frente a Santos y las derrotas coperas que arrastra. Crédito: AP Photo/Andre Penner, Pool
Franco Tossi
(0)
14 de enero de 2021  • 23:59

Son horas difíciles para el mundo Boca. La eliminación de la Copa Libertadores, en manos de Santos, no es una más. Se trata de la primera para esta gestión del club, comandada por el presidente Jorge Amor Ameal y en la que Juan Román Riquelme, además de ser vicepresidente segundo, es la cabeza del Consejo de Fútbol. Y la evaluación que realizaron los encargados del fútbol xeneize incluye, pero no se restringe a, el papelón del miércoles.

Son muchas las frustraciones de los últimos años en la competición subcontinental. Ni que hablar si se piensa en las que sufridas frente a River en las últimas dos disputas anteriores (final en Madrid en 2018 y semifinal en 2019). En el actual plantel que maneja Miguel Ángel Russo hay, naturalmente, muchos jugadores heredados del anterior gobierno, el de Daniel Angelici, y no se hizo mucho para reforzar al equipo como para estar en condiciones reales de poner fin a 13 años sin tocar un trofeo que, en la primera década de este siglo, solía introducirse a las vitrinas. Mientras, los títulos nacionales siguen maquillando los dolores internacionales.

Por eso, el mayor foco está puesto en los jugadores de experiencia. En aquellos que siguen protagonizando vivencias como para el olvido. Puede que en adelante algunos sigan perteneciendo a la institución, porque no se pretende hacer un recambio demasiado grande, pero se les redujo el crédito casi tanto como a los que se irán.

Hay mucho enojo del equipo de trabajo de Riquelme. No tanto por la eliminación en sí, que, por supuesto, duele, sino más bien por la forma y el 0-3: "Vos podés perder, pero faltó actitud. Lo que vieron todos: un equipo desganado", comentaron para LA NACION desde el Consejo. "Con estos resultados empezamos a darnos cuenta de con cuáles jugadores podemos contar y con cuáles no", ampliaron.

Para comenzar la depuración, no serán renovados algunos contratos que terminarán a mitad de año. Emmanuel Mas lleva tres años en el club y nunca logró un buen nivel; Leonardo Jara transita su cuarto año (en medio tuvo una temporada en préstamo en DC United, de Estados Unidos) y es otro que no aportó mucho; Franco Soldano, que está en préstamo, continuará su carrera fuera de Boca. Habrá que ver qué sucede con Mauro Zárate, que nunca fue prioridad para Russo, pese a que el DT pidió su renovación hace unos meses, y el ex delantero de Vélez no tendría ganas de continuar mirando los partidos desde el banco, sin ser siquiera una carta para cambiar los desarrollos, como pasó ante Santos.

La espalda de Miguel Ángel Russo, ganador de la Copa Libertadores en 2007, carga el golpazo recibido en Vila Belmiro.
La espalda de Miguel Ángel Russo, ganador de la Copa Libertadores en 2007, carga el golpazo recibido en Vila Belmiro. Crédito: Sebastiao Moreira / POOL / AFP

Julio Buffarini ya tiene asegurado su futuro fuera del club, por no haber aceptado ninguna de las ofertas de renovación, más allá de que cumplirá el contrato que culminará en junio. En tanto, por las pobres actuaciones, Frank Fabra, Eduardo Salvio, Sebastián Villa, Lisandro López y Carlos Izquierdoz quedaron en el ojo de la tormenta. Esteban Andrada es, quizás, uno de los pocos que se salvan de las críticas. Aunque...

"No creo que haya un recambio masivo. En parte depende mucho de los que quieran quedarse. El que no quiera jugar en Boca tiene las puertas abiertas. Tienen que demostrarnos quién quiere seguir en el club", agregan cerca de Riquelme. Para esos futbolistas señalados, lo que digan en el campo de ahora en más será fundamental con miras al futuro. También, lo que digan fuera de la cancha: las dificultades económicas del país y la acumulación de frustraciones pueden derivar, ante una oferta, en pedidos de salida. Claro que influirá si los hipotéticos ofrecimientos complacen los números que pretenden en la Ribera y si Boca acepta desprenderse de ellos en el próximo mercado de pases.

Porque otro de los motivos por los cuales no habrá una limpieza general es que, paradójicamente, Boca puede dejar rápidamente atrás el dolor y ya enfocarse en lo que se avecina: en abril comenzará la zona de grupos de la Copa Libertadores 2021. Un gran desmantelamiento a tan poco tiempo de volver a competir achicaría el margen para armar un equipo competitivo y obligaría a múltiples incorporaciones, un rubro que el Consejo de Fútbol hasta ahora manejó con prudencia, diferenciándose respecto a la anterior administración.

Carlos Tevez volvió a perder la posibilidad de conquistar por segunda vez la Copa Libertadores en Boca; dentro de tres semanas el capitán cumplirá 37 años.
Carlos Tevez volvió a perder la posibilidad de conquistar por segunda vez la Copa Libertadores en Boca; dentro de tres semanas el capitán cumplirá 37 años. Crédito: Mauro Alfieri / LA NACION

¿Carlos Tevez? Habrá que estar atentos. Hace pocos días aseguró que "hay Tevez para rato en Boca" y firmó un vínculo hasta junio con la posibilidad de renovarlo hasta diciembre. No se descarta que salga a hablar públicamente para contar qué siente, y el capitán suele ser contundente en sus manifestaciones, pero se estima que con una nueva oportunidad copera tan cercana no dará un portazo.

Más allá de todo, Boca apuntará a incorporar algunos futbolistas de jerarquía. De hecho, ya suena Marcos Rojo, de quien se espera con optimismo para las próximas semanas una salida gratuita desde Manchester United, que no le renovará el contrato. Se buscará también en otros puestos, como el de Nº 9, que tanto se reclamó en estos tiempos.

Por lo pronto, la temporada no terminó. Este domingo Boca se enfrentará en San Juan con Banfield para definir al campeón de la Copa Diego Maradona. Así como está, desilusionado y golpeado, sumar una nueva estrella no le cambiaría mucho la situación: ya clasificado para disputar la Libertadores, levantar el trofeo local le produciría sólo una sonrisa y la sensación del deber local cumplido. En cambio, en caso de caer, la suma de puntos negativos en el plantel se agravaría.

El aturdido Boca mira hacia el futuro, con la obligación de terminar bien la temporada.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.