El nombre de Julio Grondona resuena en una FIFA en estado de ebullición

El ex vicepresidente de la entidad y ex titular de la AFA es recordado por los dirigentes por su capacidad de lobby y su muñeca política en un clima de tensiones
Sebastián Fest
(0)
24 de febrero de 2016  • 23:59

ZURICH - Sigue ahí. Su nombre apareció temprano en la mañana, en una mesa en la que desayunaban cuatro dirigentes de la Conmebol. "Eso lo hizo Grondona antes de morir", recordó uno. Y volvió a surgir ya en la noche, bajo la lluvia y el frío de Zúrich con un alegre Ángel María Villar que, en la calle, recordaba a su estrecho amigo. "¿Si lo extraño? Uh… Sí, ¡y cómo! Debe estar haciendo sus cosas ahí arriba".

Nadie sabe si Julio Grondona está haciendo cosas "arriba", como aventura el dirigente español, pero no hay dudas de que el ambiente está bastante caldeado abajo. A horas de definir el nombre de su nuevo presidente, la FIFA es un hervidero de tensiones, rumores e informaciones contradictorias.

El debate más pintoresco, aunque en el fondo muy serio, pasó por las cabinas transparentes del príncipe Alí. El jordano se trajo un par a Zurich y las puso a disposición de la FIFA. ¿Su objetivo? Que todos puedan ver votar a cada uno de los 209 representantes en el momento en que ejerzan el sufragio, aunque con dos federaciones suspendidas, probablemente sean 207. Alí quiere evitar lo que es un secreto a voces: que en la última elección muchos se tomaron una foto con su teléfono celular en el momento de introducir el voto para así tener derecho a cobrar luego su parte del acuerdo.

"Es imperativo ahora que los votantes cumplan con el pedido de no entrar a la cabina con celulares o cámaras", pidió el jordano en un comunicado. "El voto es secreto", zanjó Alejandro Balbi, secretario general de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), convencido además de que no habrá fisuras en Sudamérica: los diez países de la Conmebol votarán al suizo Gianni Infantino.

Es Imposible saber si Grondona, si es que realmente está "ahí arriba", disfrutó con los 76 votos para 75 votantes el año pasado en la AFA. En todo caso, el debate en torno a las cabinas transparentes y los celulares en Zurich permite ser un poco, apenas un poco, más indulgentes con el fútbol argentino.

Poco y nada de indulgencia se advierte, en cambio, cuando los asesores de cada candidato hablan de los demás. "El cargo de presidente le queda enorme a Infantino", dice uno. "Al príncipe le gusta demasiado la bebida", añade otro. "El jeque es un claro ejemplo de soberbia sin sustento", remata un tercero.

Todo esperable en una FIFA a la que Klaus Stoehlker, estrecho asesor del ex presidente Joseph Blatter, definió como "Tío Rico". "Había tanto, pero tanto dinero, que la FIFA era como Tío Rico: nadaba entre billetes y monedas", dijo Stoehlker a La Nación. "¿Dudan de Blatter por haberle pagado dos millones de francos suizos a Platini? Es una cifra de risa".

No se rieron seguramente Blatter y Michel Platini al conocer ayer la decisión del comité de apelaciones de la FIFA de reducir de ocho a seis años sus respectivas inhabilitaciones para desempeñarse en el mundo del fútbol. Ese "acá abajo" que algunos creen que Grondona sigue viendo desde "ahí arriba".

Lammens no viajó a Zurich

A último momento, Matías Lammens decidió bajarse de la delegación argentina que fue al congreso de la FIFA en Zürich. En lugar de viajar desde Ecuador (adonde había ido para ver el partido de San Lorenzo por la Copa Libertadores) a Europa, el presidente de San Lorenzo regresó a Buenos Aires. Tomó la decisión para focalizarse en los temas de gestión del fútbol argentino. Su principal tarea, según lo comentó varias veces, es sanear las finanzas de la AFA. En ese sentido, está previsto que haya novedades relacionadas con el plan de desendeudamiento y ciertas cuestiones internas que hacen a la administración del fútbol argentino. Según pudo reconstruir LA NACION, en lugar de Lammens votará Víctor Blanco, presidente de Racing.

sf/gs

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.