El objetivo de AFA: el torneo largo de 30 equipos de marzo a diciembre para evitar el default

Segura, ante otra reunión clave en AFA
Segura, ante otra reunión clave en AFA Fuente: Archivo
El Gobierno solventará la caja del Fútbol para Todos cuando se apruebe el nuevo certamen
Alejandro Casar González
(0)
25 de noviembre de 2014  • 07:39

Es un dominó futbolero. Una decisión desencadenará la otra. Si hoy el comité ejecutivo de la AFA refrenda el torneo de 30 equipos a jugarse de febrero a diciembre, como estaba firmado y como pretende el Gobierno, la Jefatura de Gabinete dará curso mañana mismo a la addenda del Fútbol para Todos, que le perdona a la máxima entidad del fútbol $ 220 millones entregados como anticipo durante 2014 y suma esa cifra al canon anual de los derechos televisivos, que a partir de 2015 será de $ 1195 millones. Cuando se active la addenda, la AFA recibirá alrededor de $ 80 millones, que le servirán para cubrir los cheques que entregó a los clubes en concepto de adelantos por las transmisiones de los partidos ($ 20 millones). Eso ocurrirá entre el viernes y el lunes de la semana que viene. Hasta ese momento, la gerencia de finanzas de la AFA deberá hacer malabares para conseguir recursos propios y evitar caer en default por primera vez en su historia.

El primer eslabón de la cadena debe resolverse hoy a partir de las 19.30, cuando Luis Segura, recién llegado de Chile -ayer asistió en Viña del Mar al sorteo de la Copa América 2015 - presida la reunión de comité en el edificio de la calle Viamonte. Los directivos le darán forma institucional a lo que se acordó el viernes tras la presión del Gobierno: en 2015 habrá torneo largo, con dos descensos y dos ascensos. También discutirán lo que pasará a partir de 2016, cuando regresará el torneo de transición de febrero a junio. Hoy se propondrá que este torneo tenga tres descensos y un ascenso, para comenzar a bajar la cantidad de equipos en primera. Después, el campeonato que se jugará de agosto de 2016 a junio de 2017, en sintonía con el calendario europeo, tendrá el esquema 4-2: cuatro descendidos y dos promovidos.

La reunión será trascendental para Daniel Angelici, presidente de Boca. Luego de denunciar que el Gobierno dicta cómo se juega el torneo, el ex tesorero xeneize y hombre de Pro tendrá que decidir si renuncia o no a su cargo de vicepresidente 1º del comité ejecutivo. "¿Estás loco? ¿Te vas a ir? ¿Y cómo vas a hacer para ser secretario general de la Conmebol, entonces?", le preguntaron algunos colegas la semana pasada, cuando el Gobierno y AFA negociaban el formato del nuevo torneo. Si Angelici da un portazo, será testimonial, y optará por no ir a las reuniones de comité. Pero en la casa mayor del fútbol no creen que abandone su cargo.

Es que el ladero de Mauricio Macri está solo. Rodolfo D'Onofrio, presidente de River, supo acompañar al empresario del juego en sus críticas y reclamos por más dinero de la televisión. Pero ahora parece encolumnado y más cerca del kirchnerismo que nunca. Tanto, que hay quienes lo imaginan como el candidato del oficialismo para las elecciones de la AFA el año próximo. Al contrario de Tinelli o Verón, a D'Onofrio sí le da la antigüedad que exige el estatuto de la AFA para presentarse. Matías Lammens (San Lorenzo) tampoco despotrica. Trabajará junto a Eduardo Spinosa (Banfield) en la tesorería. River y San Lorenzo "tienen posiciones más cerca del consenso y la racionalidad que de la política nacional. Tratan de conciliar", aporta una fuente que habla con los dos presidentes.

Con o sin Angelici, la AFA seguirá con sus reuniones. A partir de la próxima semana se conformará una mesa chica, que se juntará todos los lunes. Spinosa, Segura, Miguel Silva (secretario general), José Lemme (que dejará la tesorería e irá a la secretaría de Hacienda), Lammens y D'Onofrio serán los encargados de manejar la agenda de la pelota. Segura y Spinosa, además, comandarán las negociaciones con el Fútbol para Todos.

El primer inconveniente a resolver será cómo encontrar financiamiento extra para los diez ascendidos. Descartada la posibilidad de que cobren $ 3,5 millones como en la B Nacional, se suponía que los recursos provendrían de la venta de derechos internacionales (alrededor de $ 50 millones al año, que paga la empresa Torneos). Pero, al parecer, la AFA ya recibió el dinero por adelantado.

Así como Julio Grondona peregrinaba hacia la sede de Torneos y Competencias para pedir aumentos y reclamar actualizaciones del contrato, Segura & Cía. irán a la Casa de Gobierno. Serán reclamos similares con cinco años de diferencia. La ineptitud de los dirigentes para administrar los recursos provoca lo que parecía imposible: el Gobierno usa la lógica grondonista. Presiona con el dinero ($ 220 millones ahora, más un compromiso de aumento en 2015) para que los dirigentes se comprometan a cumplir lo que habían firmado cuando el veterano líder vivía. La AFA recibe ahora una muestra gratis de su propia medicina. Hasta hace unos años, la "AFA rica" aleccionaba a los clubes pobres. Grondona cambiaba billetes a por poder. Hoy, la vaca lechera se secó. Como blanqueó ayer Armando Pérez (Belgrano) en AM 630, "la AFA no es rica". Los clubes siguen siendo tan pobres como siempre. El que tiene la plata decide cómo y cuándo se juega a la pelota. Hoy es el Gobierno.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.