El penal increíble que concedió Leonardo Ponzio y la mirada fulminante de Marcelo Gallardo tras la expulsión a Jorge Carrascal

Marcelo Gallardo se molestó por la expulsión a Jorge Carrascal, que reaccionó con un puñetazo a la sujeción de un adversario.
Marcelo Gallardo se molestó por la expulsión a Jorge Carrascal, que reaccionó con un puñetazo a la sujeción de un adversario. Crédito: Captura de TV
(0)
21 de noviembre de 2020  • 00:37

En el triunfo de River por 2-0 sobre Banfield en la cuarta fecha de la zona 3 de la Copa Liga Profesional hubo dos momentos de tensión para Marcelo Gallardo: un penal en contra por una mano de Leonardo Ponzio tan evitable como insólita y la expulsión a Jorge Carrascal, que había jugado bien el segundo tiempo, por una infantil reacción.

La primera acción se dio a los 15 minutos. En un centro pasado de Emanuel Coronel y con una pelota que se iba sin encontrar a ningún atacante del Taladro, Ponzio intentó cabecear para despejar al córner pero, al no conectar el balón, automáticamente reaccionó y movió su brazo izquierdo, que se extendió e impactó la pelota. El árbitro Fernando Rapallini sancionó correctamente el penal y el arquero Enrique Bologna no tuvo mucho por hacer: Luciano Lollo, capitán de Banfield y ex jugador de River, envió la pelota por encima del travesaño con demasiada potencia.

La otra situación se dio con el tiempo regular total cumplido. Carrascal conducía por la banda izquierda uno de los últimos ataques de River y el lateral derecho Coronel lo frenó con una sujeción de la camiseta por varios segundos. Pero, aunque el árbitro ya había sancionado la falta, el habilidoso colombiano, que había ingresado en el descanso en lugar de Javier Pinola y le había aportado fútbol al visitante, reaccionó con un golpe de puño a un hombro del rival. Coronel se tomó la cara y se dejó caer.

Al recibir la tarjeta roja, Carrascal apenas levantó los brazos por toda protesta, y luego caminó lentamente hacia el túnel. Al llegar a la zona del banco de suplentes pasó cerca de Gallardo, que le clavó una mirada fulminante, sorprendido y molesto por la reacción, y le preguntó: "¿Le pegaste? ¿Le pegaste?". El director técnico no modificó su gesto y el colombiano no respondió, no levantó la mirada y siguió su camino en un tenso momento en el cierre.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.