El reto de Fernández a la AFA dejó mal parado a Massa y pone a Lammens y Máximo Kirchner como interlocutores

Claudio Tapia y el presidente Alberto Fernández; una cercanía que se agrietó en los últimos días
Claudio Tapia y el presidente Alberto Fernández; una cercanía que se agrietó en los últimos días Crédito: Twitter/Chiqui tapia
Alejandro Casar González
(0)
10 de junio de 2020  • 00:01

Alberto Fernández tuvo los 15 días más futboleros desde que es presidente . En ese lapso buscó "un interlocutor" que le explicara el mapa de la pelota en tiempos de pandemia y lo encontró en Marcelo Gallardo . Días más tarde, una hora de entrevista televisiva le bastó para reconfigurar el tablero. Si hasta acá Sergio Massa era el autoproclamado canciller del gobierno en el fútbol, de aquí en adelante perderá el monopolio de la voz. La AFA sabe que deberá consultar a otros dos hombres del Ejecutivo , más cercanos al presidente que el exintendente de Tigre: Matías Lammens y Máximo Kirchner .

"En nuestro frente hay albertistas, kirchneristas, radicales y massistas. No todos pensamos siempre lo mismo , ni tenemos los mismos tiempos", graficó una fuente cercana al Gobierno en relación al ADN del poder. En ese coro ideológico, Massa se había convertido en solista: organizó en su casa la reunión de enero pasado, que se transformó en el certificado de defunción de la Superliga. Y pergeñó en línea directa con la AFA el regreso a los torneos multitudinarios. "Dejamos hacer, para ver cuál era el plan", reveló un integrante del kirchnerismo más duro, ante la consulta de este diario.

Máximo Kirchner ganó poder en su relación con la AFA
Máximo Kirchner ganó poder en su relación con la AFA Fuente: LA NACION

La AFA avanzó. Liquidó la Superliga, anexó a la primera división (y sumó cerca de $6500 millones a su propia caja), suspendió los descensos en todas las categorías y consiguió el permiso de la Inspección General de Justicia para sesionar en forma virtual y reelegir a Claudio Tapia "por aclamación". Lammens y Kirchner Jr. miraron. No hicieron nada porque uno de los objetivos del plan "Tapia 2025" era sacarse de encima a Daniel Angelici, el delfín macrista en el fútbol. Y en eso sí estaban todos de acuerdo.

Sin embargo, la pandemia del coronavirus dejó groggys a los clubes argentinos. Sus ingresos disminuyeron y tuvieron que salir a pedir ayuda. ¿A quién? Al Gobierno. El de Massa pero, también, el de Kirchner y Lammens. El de Alberto Fernández. "Los mismos que en enero nos decían que ellos no querían ningún tipo de influencia del Gobierno, ahora venían a pedirnos por favor que los ayudáramos", contó un informante que escuchó los reclamos de los dirigentes una vez que el virus golpeó sus tesorerías. Los salvavidas llegaron en forma de ATPs: ayudas estatales para que los clubes pudieran pagar los sueldos de sus empleados.

Matías Lammens avanzó como ministro de Deportes y nexo con la AFA
Matías Lammens avanzó como ministro de Deportes y nexo con la AFA Fuente: LA NACION - Crédito: Anibal Greco

En rigor, el Gobierno tiene varios puntos de contacto con el fútbol : desde las ARTs hasta los operativos de seguridad, pasando por el decreto 1212 que regula las cargas previsionales y patronales de sus empleados. Ese documento, firmado por el entonces presidente Eduardo Duhalde en 2003, es el que les provoca un brutal dolor de cabeza. Antes de dejar el Ejecutivo, Mauricio Macri modificó las alícuotas y provocó que cada club tuviera que pagar un 14% más por cada trabajador. La entrada en vigencia de esos cambios se postergó para comienzos de 2020. Fernández los reglamentó, con el consiguiente perjuicio. La AFA sabe que el decreto se modificará con un proyecto de ley. Pero el presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados es Máximo Kirchner. Según pudo saber este diario, desde las oficinas de la calle Viamonte mandaron su propuesta hace tres meses. Hasta ahora, el tema ni se tocó.

"Máximo habla todos los días con Alberto", recordó alguien que está cerca del Presidente, un futbolero de ley. No es casual que Fernández, el mismo que negoció la transmisión de un partido por la TV Pública en 2008, les haya pedido "un gesto" a Disney y Turner (los dueños de los derechos de la Primera) para que los partidos fueran gratis en tiempos de encierro. Las empresas, hasta ahora, no se negaron a negociar. Tenían una primera reunión concertada el 16 de marzo en el Centro Cultural Kirchner. Ese mismo día se organizó la primera reunión de Gabinete con un tema central: el coronavirus. Y las charlas quedaron en stand-by.

Sergio Massa
Sergio Massa Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

Las críticas del Presidente a la AFA ("Uno no entiende nada de lo que están haciendo con el fútbol; algo está mal") se dieron en momentos en que la asociación tiene varios frentes abiertos. Uno, con Deportivo Riestra por la violación de la cuarentena. Otro, el más importante, el de San Martín de Tucumán. El Santo ya presentó un escrito en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), porque al haber terminado la temporada se considera ascendido (iba primero en su zona de la Primera Nacional). Ese pedido se transformó, primero, en una guerrita con nombres propios: Roberto Sagra (presidente del Santo) y Pablo Toviggino (mano derecha de Tapia). Con el paso de los días y las declaraciones cruzadas, mutó en un problema político. El gobernador tucumano, Juan Luis Manzur, medió para que Toviggino y Sagra pactaran. La tregua duró dos noches.

Además de Manzur hubo otros jugadores que aparecieron en el mapa antes de que el Presidente hablara desde El Messidor, en Villa La Angostura. Uno que extrañó a muchos fue el abogado Gregorio Dalbón. "Hay que terminar con la influencia de Angelici y Mahiques en todos los estamentos de la sociedad. Esto es también para vos, Chiqui Tapia, que seguís contratando a los operadores judiciales de la mesa del macrismo", denunció Dalbón en su cuenta de Twitter. Dalbón es uno de los abogados de Cristina Fernández de Kirchner. "Imaginate quién lo sacó a jugar", dijo irónicamente alguien que conoce a la vicepresidenta y a su hijo.

"El error garrafal de la AFA es haber confiado en un único interlocutor", analizó un directivo del interior del país. En la Casa del Fútbol no ven como una falla haber apostado todo por Massa y ni siquiera tomaron las palabras del Presidente como una crítica. "No lo vimos así. Lo que dijo fue nada", señaló una fuente de la AFA. De todas maneras, cerca de Claudio Tapia saben que nada será como antes del coronavirus y que tenderán puentes con Máximo Kirchner y Matías Lammens. Tal vez, también tengan que hacerlo con Luis Segura , amigo de años del Presidente. Hace unos días, Segura instaló el WhatsApp en su teléfono.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.