El uno por uno de River: Sánchez fue el mejor y la defensa, lo más flojo

Los once de River que salieron a jugar ante Chapecoense
Los once de River que salieron a jugar ante Chapecoense Fuente: FotoBAIRES
Con dos goles, el uruguayo se destacó en el triunfo 3-1 ante Chapecoense, por los cuartos de final de la Copa Sudamericana; el equipo de Gallardo volvió a sufrir en el fondo de la cancha
Tomás Bence
(0)
22 de octubre de 2015  • 07:53

"Somos un equipo cuando insistimos y otro cuando bajamos la intensidad", declaró Marcelo Gallardo una vez que River venció a Chapecoense. Esta dualidad que planteó el entrenador se vio claramente reflejada en el campo de juego. Fue un equipo cuando atacó y otro cuando se defendió, dejando que los brasileños tomaran el control por cortos, pero intensos minutos.

River encontró los goles en dos jugadores centrales del ciclo de Gallardo: Carlos Sánchez, figura y goleador de la noche, y Leonardo Pisculichi. Ambos marcaron en momentos clave a lo largo de este año y medio. El uruguayo, sin embargo, se llevó los laureles en la victoria en el Monumental.

Marcelo Barovero (5). A River lo atacaron poco, es cierto. Sin embargo, cada vez que los brasileños se soltaron, lastimaron. La defensa de River aún no termina de encontrar la solidez que mostró en el pasado y, esta vez, el arquero no fue la excepción. Falló en la salida del gol, al igual que Maidana, y con los pies tuvo algunas complicaciones.

Gabriel Mercado (6). Fue, junto a Casco, lo mejor de la defensa de River. Por momentos, se lo vio desordenado, aunque a la hora de atacar volvió a formar ese tándem incisivo con Sánchez, el lugar por donde más buscó el equipo de Gallardo.

Jonatan Maidana (5). El patrón de la defensa millonaria no pasó su mejor noche. Perdió mucho de arriba y estuvo desordenado al lado de un Balanta que sigue sin aparecer con seguridad. Falló en un cierre que terminó en el empate parcial de los brasileños.

Somos un equipo cuando insistimos y otro cuando bajamos la intensidad (Gallardo)

Eder Alvarez Balanta (4). El colombiano fue, sin dudas, el más flojo de River. Desordenado para defender, perdió en los mano a mano y de arriba. Busca siempre, aunque de manera desprolija, presentarse como una variante para el ataque, dejando huecos que fracturan la línea defensiva millonaria.

Milton Casco (6). Tuvo su mejor partido desde que llegó al club. Atacó mucho y, en una de sus tantas incursiones, logró abrir el marcador, aguantando los cruces de los jugadores brasileños, para tirar un centro que le sirvió el gol a Sánchez. Falló en algunos pases, pero hizo que, al menos hoy, el equipo no extrañe a Vangioni.

Carlos Sánchez (7). Volvió a ser la figura de River. Fue el goleador en el Monumental y le permitió al equipo de Gallardo sacar una diferencia en el marcador para viajar a jugar la revancha con la comodidad de un resultado más abultado. Apareció en momentos clave, con su zurdazo en el primer tiempo y para empujar el pase de Driussi en el segundo. El volante otra vez mostró estar a la altura y ser ese jugador determinante para el triunfo, como lo hizo en el pasado.

Matías Kranevitter (6). Lo extrañará River cuando a fin de año deje el club. Estuvo en todos lados. Defendió, movió la pelota, hasta se vistió de conductor por momentos. Es el eje central. Sin embargo, cuando el equipo está desbordado en defensa no llega a tapar todos los agujeros. Para darle descanso, Gallardo lo sacó los últimos minutos.

Luis González (5). Fue de mayor a menor. Cuando River atacó los primeros minutos se vistió de conductor, pero, a medida que pasaron los minutos, su participación se fue diluyendo. Terminó reemplazado.

Leonardo Pisculichi (6). Sirvió a River con otro gol en un momento determinante del partido. El equipo la pasaba mal, no encontraba el camino y Piscu acertó ese tiro libre que le dio la tranquilidad del triunfo y el poder viajar a Brasi con un cómodo resultado. Se ganó una gran ovación cuando salió reemplazado.

Sebastián Driussi (5). Fue, junto a Pisculichi y Sánchez, uno de los encargados de asistir a Mora. Sin embargo, no terminó de tener profundidad en ataque ni sirvió a sus compañeros en el retroceso. Apareció sobre el final para servirle el gol a Sánchez, pero minutos después quedó mano a mano y desperdició el cuarto gol.

Rodrigo Mora (5). Solo en ataque, el uruguayo debió ser el único referente en el área rival. Luchó con los defensores brasileños, jugó mucho tiempo de espaldas al arco rival y le faltó poder ofensivo. Corrió mucho, saliendo del área por momentos y dejando al equipo sin un faro en cancha rival.

Tabaré Viudez (5). Ingresó en el segundo tiempo y todavía está lejos ser ese jugador que deslumbró en sus primeros partidos. Se movió por izquierda y no terminó de ser profundo para atacar.

tb/jp/av

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.