Espinoza denunció amenazas tras el Boca-Vélez: "Tuve que esconder a mi familia el fin de semana"

Amarilla de Espinoza a Junior Alonso durante el Boca-Vélez de la polémica
Amarilla de Espinoza a Junior Alonso durante el Boca-Vélez de la polémica Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
20 de mayo de 2019  • 19:07

La intensa serie de cuartos de final de la Copa de la Superliga que protagonizaron Boca y Vélez todavía sigue dejando tela para cortar. Con el Xeneize todavía en carrera en la competencia, hoy se conoció una de las voces más esperadas: el árbitro Fernando Espinoza , quien quedó en el centro de la polémica por un claro penal no cobrado para el Fortín y hoy denunció que recibió amenazas tras la filtración de su teléfono celular.

"Este fin de semana tuve que esconder a mi familia porque se filtró mi teléfono en y recibí amenazas de todo tipo por gente de Vélez. Ya están hechas las denuncias y recién prendí el celular. ¿Hasta dónde llegan las redes sociales? Mi hijo está encerrado dos días y no sabe por qué. El de tres años (Lautaro) no entiende, pero al del seis (Tiago) le dije que nos íbamos a quedar descansando en casa. Lo tomó bien porque yo estuve mucho de viaje por el Sudamericano Sub 20 y también por Libertadores, pero fue muy desgastante todo", contó Espinoza en Radio Rivadavia AM 630.

Somos empleados de todos los equipos del fútbol argentino, me paga el sueldo Boca y me paga el sueldo Vélez. No voy a ir en beneficio de algún equipo. Si yo me equivoco, no sumo, cobro menos
Fernando Espinoza

"Prendía el telefono y veía unas cosas... era increíble, impresionante. Igual hubo gente de Vélez que también me escribía para que me quedara tranquilo y me decían quién era el que filtraba mi teléfono en las redes. Esa es la parte linda, que algunos me calmaban. Pero era una llamada tras otra. Sé que va a pasar pronto y va a estar todo bien", explicó el árbitro.

Acerca de la jugada de la polémica, con un claro agarrón de Emmanuel Más sobre Joaquín Laso en el área xeneize durante el primer tiempo, Espinoza contó que no tuvo la visión correcta para poder sancionar el penal: "Es más fácil verlo desde una cámara lateral, yo estoy por detrás de Más y me tapa. No es un error, yo no lo veo. ¿Por qué tendría que cobrar algo que no estaba viendo en el momento? No pude ver el agarrón porque el jugador me estaba tapando. Yo estaba en una posición que no puedo observar. Esa cámara trasera tomaba que donde yo estaba no se podía ver".

Por otro lado, defendió al asistente Gustavo Rossi ya que tampoco pudo ver la falta, valoró la actitud de los jugadores de Vélez que se acercaron a saludar y también la del presidente Sergio Rapisarda, a quien le confesó que no había visto la jugada. "Gracias porque lo estás diciendo mirándome a los ojos", contó que le dijo el directivo del Fortín.

Además, en medio de acusaciones y protestas cruzadas, el juez también optó por calmar las aguas y dejar en claro que no hay favoritismos ni presiones para cobrar a favor de algún equipo en particular y que, en caso de equivocarse, el primer perjudicado es él. "Somos empleados de todos los equipos del fútbol argentino, me paga el sueldo Boca y me paga el sueldo Vélez. No voy a ir en beneficio de algún equipo. Se está generalizando que un error nuestro es para beneficiar a un equipo o otro. Si yo me equivoco y después no trabajo, no sumo en mi sueldo, no voy a equivocarme a propósito. Habría que parar un poco con todo esto y dejar de señalar al árbitro como ' culpable de...'. El error del árbitro es parte del juego. No es una situación linda ni fácil, pero hay que sobrepasarla", concluyó Espinoza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.