Federico Fazio, el anónimo titular de la selección: "Es increíble todo lo que me está pasando"

Federico Fazio, delante de Lionel Messi en un ensayo de la selección
Federico Fazio, delante de Lionel Messi en un ensayo de la selección
Andrés Eliceche
(0)
23 de abril de 2018  • 23:59

¿Cómo será jugar una semifinal de la Champions League? ¿Qué tal se sentirá participar en un mundial? ¿Y ser papá? Federico Fazio no tiene ninguna respuesta a esas preguntas. Experiencias recogidas de otros, decenas de episodios televisivos sobre los dos primeros temas, consejos de cómo hacer dormir a un bebé: de todo eso le sobra. Pero sigue sin saberlo en su cuerpo, sin que la electricidad que se siente cuando uno hace algo por primera vez le dé esa patada. Intuye, imagina, fantasea. Sueña. Está a punto de que ese aluvión de emociones se le venga encima. Porque hoy, en el fantástico estadio Anfield –en el que jugó... nunca– saldrá a la cancha vestido de Roma a enfrentar a Liverpool, en la semi de ida del torneo de clubes más importante del mundo; porque en menos de dos meses empezará a jugar, con la selección argentina, su primer mundial de mayores; y porque el 14 de junio –el día que se inaugure la Copa del Mundo– nacerá, calcula el médico, el primer hijo de Federico y Alejandra: un Fazio varón, por el que todavía se discute el nombre en la casa. "Por momentos te parás a pensar en todo eso, pero por momentos no, porque no hay tiempo, juego cada tres días... Es increíble la cantidad de cosas que me pasan", intenta mensurar tanta información nueva.

Si su vida diera pie al guion de una película, en el tráiler de los momentos icóncos irían tres escenas: el nene Federico corriendo a marcar al bueno del otro equipo en una canchita de salón, el adolescente Federico sentado ante una jueza y rodeado de desconocidos que quieren comprar su pase y el adulto Federico atendiendo en Ibiza, tirado en una playa, el imprevisto llamado de la selección argentina. La primera parte transcurre en Estudiantil Porteño, el club de Ramos Mejía vecino de su casa natal, donde empezó a formarse: "Él tenía una característica particular –contó una vez Franco, su papá–: siempre buscaba al mejor de los otros para marcarlo. Como si dijera 'ustedes hagan el resto, de éste me encargo yo´". El protagonista sonríe y asiente, más de 25 años después de aquellas imágenes iniciáticas: "Me salía así, y me sigue pasando: ahora juego por derecha pero a veces me cruzo a la izquierda a marcar, si el rival tiene uno fuerte por ahí". Carácter, será: por algo a este muchacho tranquilo los hinchas de Roma apodan Il Comandante. "Me lo pusieron acá en el club, es algo que se palpa en la cancha y por cómo soy fuera. Me importa estar en los detalles, no solo en los futbolísticos, para que las cosas no queden en el aquí y ahora, es bueno mirar todo, me preocupo por conocer a las personas que trabajan en el club. Y mi forma de ser... De chico era muy tímido, sí. Pero adentro de la cancha soy muy competitivo. No busco ser líder, aunque me gusta llevar la voz de mando", intenta retratarse.

El filme salta a la siguiente locación: ciudad de Buenos Aires, enero de 2007. Un joven de 19 años y frases cortitas, con algo de voz de nene, se sienta en un despacho judicial junto a su papá. Frente a ellos, Margarita Braga, la jueza que estaba a cargo de la quiebra y el fideicomiso de Ferro, el club del que él formaba parte –en ese momento, jugaba en la B Nacional–. Momentos culminantes.

–¿Cómo llevaste tener que presentarte ante una jueza para decidir la venta de tu pase?

–Ferro estaba intervenido por la justicia y cada cosa que pasaba la definía la jueza: desde la compra de una bombita de luz hasta la venta de un jugador. Fue como un remate: se puso un día y un horario de venta de Federico Fazio. Fue increíble: había representantes de Sevilla, Independiente, River, Lanús... Y otros que eran intermediarios y fueron a tratar de negociar: "Yo lo compro y lo llevo acá", "yo lo quiero y lo vendo en Europa", decían. Había gente que no conocíamos. Todos trataban de influir sobre la jueza. Pero mi papá le dijo a ella que mi decisión era irme a Sevilla y aceptó la oferta. Yo estaba a punto de irme a Paraguay a jugar el Sudamericano con la selección Sub 20: el torneo terminó el 29 de enero y el 30 viajé a España. Pasé de Ferro, en el ascenso, a un equipo que venía de ganar la Copa UEFA. Llegué allá y ganamos cinco títulos en seis meses. Es difícil en ese momento saber dónde estás, que estás logrando…

Federico Fazio vive el mejor momento de su carrera: titular en Roma, hoy jugará la semifinal de ida de la Champions League ante Liverpool; en junio, lo espera el Mundial con la selección
Federico Fazio vive el mejor momento de su carrera: titular en Roma, hoy jugará la semifinal de ida de la Champions League ante Liverpool; en junio, lo espera el Mundial con la selección

La conversación con LA NACION sucede en un día raro. Se entrenó a la mañana y tiene la tarde libre: ni viaje, ni concentración, ni partido. Un remanso en la temporada: desde que comenzó la 2017/'18, en agosto pasado, suma 44 presencias entre Roma y la selección. Con un dato extra: 38 veces jugó el partido completo. Una acumulación que puede pesarle, ahora que viene lo más importante. O no: "Estoy a las puertas de lo mejor. Por eso es importantísimo el descanso y la recuperación entre un partido y otro. Es mi receta para llegar de la mejor manera, estar bien físicamente. Eso te ayuda a estar bien mentalmente, también. Prefiero tener este ritmo de partidos, aunque a veces sea excesivo. Me gusta", se planta. Es entonces que su memoria produce un flashback, aunque no tan profundo: retrocede hasta junio de 2017. Sol, playa, vacaciones. ¿Vacaciones? Tercera toma...

–Tu regreso a la selección, el año pasado, se dio casi de casualidad. Habías terminado la temporada en Roma, se lesionó Mascherano y te convocaron de urgencia...

–Estaba en Ibiza con mi mujer y mi familia, habíamos armado todo para pasar una semana ahí. Me llamó Omar Souto, el administrativo de la AFA que conocía de mis otras époocas en la selección. Nunca había hablado con Sampaoli. Ya había salido la lista de convocados y yo no estaba, entonces no lo esperaba, estaba tirado tomando sol… Así que me quedé un par de días más y después viajé a Melbourne, para los partidos contra Brasil y Singapur.

–Fuiste campeón mundial juvenil en 2007, campeón olímpico en 2008, pero nunca te habías afianzado en la selección mayor. Ahora cambió: desde esa anécdota en Ibiza estuviste en todas las convocatorias.

–Sí, ahora es diferente, nunca me había sentido en la mayor como me siento ahora. Había estado con Batista en 2011 en un equipo sub 25 con el que perdimos los dos partidos que jugamos, Martino me había llamado también, pero nunca tuve continuidad... En esa primera lista de Sampaoli figuraba como reserva. Había hecho una gran campaña con Roma, tenía la ilusión de poder estar, y entré por la baja de Mascherano.

–Justamente Sampaoli les insiste en que si están en la selección, tienen que permitirse "ser felices". ¿Hay espacio para eso?

–Está claro que en la selección hay mucha presión, tenés que ganar. Pero al final de todo hay que ser consciente de que estás jugando a eso que veías por televisión cuando eras chico. De alguna manera hay que tratar de encontrar el lugar de disfrute, en el partido y en el día a día.

–Difícil, además, por el contexto: llegan al Mundial con el antecedente fresco del 6-1 que les metió España.

–No me tocó jugar, pero nos dio impotencia a todos. El 6-1 fue un poco engañoso, tuvimos las mismas ocasiones que ellos en el primer tiempo, y en el segundo se pusieron 4-1 y con confianza se agrandaron. Con Roma nos pasó algo parecido, perdimos 4-1 en Barcelona y nos fuimos mal a casa, pero tuvimos revancha. Y con la selección también la tendremos en el Mundial, incluso podemos cruzarnos con España en cuartos. Es algo lindo que nos da el fútbol, esa posibilidad. Hay que saber cómo tomar esa revancha y aprovecharla, si se da.

–Decías que eras algo tímido fuera de tu ámbito pero que te gustaba involucrarte adentro, ¿como Messi?

–Adentro del grupo, Leo es un líder. El día que perdimos con España estaba impotente por no poder ayudar desde adentro de la cancha. A muchos les llamó la atención que bajara al vestuario y hablara en el entretiempo, pero para los que lo conocemos, llevó el rol que siempre ocupa. En eso de hablar poco hacia afuera y hacerlo adentro me veo parecido a él.

–La euforia del Mundial te va a sacar de un lugar de confort: ya no serás tan desconocido en la Argentina...

–Cada tanto alguien me reconoce, pero casi nada, es verdad. Comparado con Sevilla y Roma, por ejemplo. En Buenos Aires puedo salir a comer, ir al cine, andar por la calle. Después de los partidos de eliminatorias alguno me saluda en el aeropuerto, pero no mucho.

Pasan tres meses. Fines de julio de 2018: Federico Fazio ya le agregó a su biografía una cantidad enorme de nuevas vivencias. Suficientes como para cambiar todo: la película necesita modificaciones urgentes en el guion. A rodar de nuevo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.