El club de las 5: historias de las únicas mujeres que dirigen a los equipos femeninos argentinos de primera

Tatiana Monroy, entrenadora de Excursionistas en un entrenamiento en la plaza de La Pampa y Figueroa Alcorta
Tatiana Monroy, entrenadora de Excursionistas en un entrenamiento en la plaza de La Pampa y Figueroa Alcorta Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
Ayelén Pujol
(0)
30 de octubre de 2019  • 14:59

Ahora que sí las ven también en el fútbol, la lista de derechos por conquistar para las mujeres enumera cuentas pendientes. El de las directoras técnicas es una deuda en la historia del fútbol argentino. En 150 años de recorrido, el fútbol masculino nunca tuvo a una entrenadora a cargo de varones en el fútbol grande. Lo llamativo es que tampoco se generaron muchos espacios en el fútbol femenino. La selección nacional, por ejemplo, jamás tuvo a una mujer a cargo.

La Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino (ATFA) cuenta con 16 mil egresados y egresadas a nivel nacional. La brecha es enorme: sólo 150 son mujeres. Sin embargo, en el mundo este déficit está cambiando. El último Mundial, por caso, contó con nueve entrenadoras. Aquí, al sur del continente, cinco técnicas salen a la cancha a tratar de revertir esa vieja tendencia. Representan a cuatro de los 17 equipos de primera: Huracán (una dupla), Rosario Central, Excursionistas y Lanús.

La dupla de Huracán y una idea común

Juliana Román Lezano, entrenadora de Huracán, también da clases de fútbol en la Villa 31.
Juliana Román Lezano, entrenadora de Huracán, también da clases de fútbol en la Villa 31. Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Juliana Román Lozano y Enriqueta Tato tienen 35 y 32 años respectivamente y asumieron la conducción técnica de Huracán, el club en el que habían jugado en Primera cuando la era profesional parecía un sueño imposible. Ya se conocían: ambas trabajan en La Nuestra Fútbol Feminista, una organización anclada en la Villa 31, en Retiro, donde dan clases de fútbol dos veces por semana para más de cien pibas y mujeres.

Desde ese recorrido compartido se presentan como una dupla técnica. Quieren eliminar las jerarquías, pensar un trabajo colectivo y potenciarse: que sus conocimientos específicos las hagan más fuertes.

Mabel Salinas, ex jugadora del Globo y dirigente histórica del club, las convocó para que se hicieran cargo del primer plantel profesional de Huracán: "Venimos con un enfoque comunitario que aparece como algo nuevo para las jugadoras. Nuestro desafío es transmitir los conceptos que aprendimos en el barrio. Hay una cultura del individualismo que no nos identifica como directoras técnicas. Queremos armar grupo, manada, en este marco especial que incluye contratos, sponsors y televisación, pensar el fútbol también desde el feminismo", dice Román Lozano.

Enriqueta Tato y Juliana Román Lezano, el día que firmaron su contrato profesional con Huracán.
Enriqueta Tato y Juliana Román Lezano, el día que firmaron su contrato profesional con Huracán.

Juliana es colombiana, pasó parte de su niñez en Suecia y después de un paso por su país natal viajó a asentarse en Argentina: quería jugar al fútbol en la tierra de Diego Maradona. Cuando llegó se chocó con la realidad del fútbol femenino en el país: discriminación, invisibilización, usar la ropa que descartaban los varones. Decidió dejar: ahí empezó a trabajar en La Nuestra.

Enriqueta jugó en River, San Lorenzo (disputó la Copa Libertadores con el Ciclón), Platense y el futsal de Racing. "Esta es una hermosa y enorme responsabilidad, que haremos con mucha convicción en nuestro trabajo y mucho amor, porque amamos el fútbol", dice.

Entre todas -técnicas y jugadoras- decidieron repartir los ingresos por los ocho contratos que firmaron como profesionales.

Juliana Román Lezano, entrenadora de Huracán, también da clases de fútbol en la Villa 31.
Juliana Román Lezano, entrenadora de Huracán, también da clases de fútbol en la Villa 31. Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

El sello de Román Lozano y de Tato ya comenzó a andar: "Queremos demostrarles a las futbolistas que hay una manera distinta de ser entrenadas, con cuidados, con cariño, con compromiso, llevándolas cada vez más cerca de sus propios cuerpos. Hemos descubierto que esas cuestiones son revolucionarias en el barrio, la posibilidad de pensar cuerpos descolonizados, y creemos que es posible trabajarlas con jugadoras profesionales", expresó Juliana.

Las dos DTs coinciden en el objetivo futbolístico también: pelear el campeonato con los equipos más fuertes: Boca, River, San Lorenzo, la UAI y Racing.

Vallejos: en Central con la escuela de Estudiantes

Roxana Vallejos, entrenadora de Rosario Central.
Roxana Vallejos, entrenadora de Rosario Central. Crédito: @RosarioCentral

Cuando Roxana Vallejos era una niña, su mamá María le auguraba futuro de bailarina. La llevaba a clases de danza en La Plata, donde vivían, pero Roxana se escapaba a jugar al fútbol. Cuando volvía, el rodete que tan prolijamente le había hecho su mamá estaba todo desarmado. "A mí siempre me gustó tener una pelota en los pies", dice hoy la directora técnica de Rosario Central, que en un momento ganó la batalla: cuando en los planes figuraba anotarse en la escuela del Teatro Colón, su mamá la mandó a resolver qué deporte hacer con su papá, Ramón. Desde ahí se dedica al fútbol. Tenía 13 años cuando lo definió.

Un año más tarde la vieron en Independiente y la llevaron. Jugó como delantera en el Rojo, en Desamparados y Cartago de Costa Rica, en Boca y en dos etapas en Estudiantes, donde se retiró.

Solo 4 equipos de los 17 de primera división son dirigidos por mujeres. Más que antes, menos que los del futuro.

En el Pincha se formó con el estilo de una mujer: la ex DT y actual coordinadora del fútbol femenino del club, Bettina Stagñares. Allí trabajó en la escuelita y con 38 años llegó a Central para afrontar el desafío de sumarse al torneo organizado por AFA. Su actual equipo es el único del interior del país en participar.

"Me llamó la Zurda (Roxana Gómez, la entrenadora anterior, actual coordinadora y asesora del fútbol femenino en el área desarrollo de la Conmebol), con quien fuimos compañeras en la selección. Creyó en mí y asumí este compromiso. Creo que al empezar la era profesional y el hecho de que haya contratos será todo más exigente", dice desde Rosario.

Una escena de un partido de Central contra Boca, en este campeonato.
Una escena de un partido de Central contra Boca, en este campeonato. Crédito: Prensa Rosario Central

Sobre el estilo de sus equipos, Vallejos cuenta que le gustan los planteles que se adaptan a las necesidades: "Quiero que mis jugadoras sean lo más inteligentes posibles. Yo adapto mis gustos y deseos a ellas. Tenemos un muy buen nivel, así que queremos pelear el campeonato con los más grandes".

La mujer de la Fortaleza

Karina Medrano, la DT de Lanús, con su par del equipo masculino: Luis Zubeldía.
Karina Medrano, la DT de Lanús, con su par del equipo masculino: Luis Zubeldía. Crédito: @KarinaMedrano

Karina Medrano, DT de Lanús, dice que es entrenadora desde que tenía 12 años: en Dock Sud, donde se crió y donde vive, en los potreros, le enseñó a jugar a su hermano. Desde ahí ya daba indicaciones.

Con él se colaba en una cancha que quedaba enfrente de su casa, donde su papá organizaba eventos. "Saltábamos el alambrado y pateábamos hasta que alguien se daba cuenta y nos echaba", cuenta.

Después se dedicó a jugar al vóley. Se recibió de entrenadora de la disciplina en el Ateneo Popular Versalles, donde le dio clases Julio Velasco. De él, dice, le tomó el gusto "al juego rápido, inteligente, a enseñarles a las jugadoras a tomar la mejor decisión".

Su trayectoria como futbolista incluye un recorrido por el futsal de All Boys, por El Porvenir y Huracán.

Karina Medrano dirige el equipo femenino de Lanús.
Karina Medrano dirige el equipo femenino de Lanús. Crédito: @KarinaMedrano

Medrano tiene 49 años y el torneo pasado fue la única mujer a cargo de un equipo. Asumió en Lanús el 17 de abril de 2017. "Fue el día que el club se presentó en la B. Yo ya sabía que quería ascender, era algo que había logrado con El Porve como jugadora. Y finalmente lo conseguimos en la segunda chance", cuenta.

Después de finalizar en el octavo lugar el torneo anterior, la entrenadora planifica una temporada mejor. Quiere achicar la diferencia con Boca, River, la UAI y San Lorenzo, plantar un equipo que sea fuerte en defensa y que pueda aprovechar los contraataques para lastimar: "Hay que ir despacito y con el ritmo que propone la realidad. Tengo un equipo joven listo para dar pelea".

Excursionistas, con ritmo colombiano

Tatiana Monroy, entrenadora de Excursionistas en un entrenamiento en la plaza de La Pampa y Figueroa Alcorta
Tatiana Monroy, entrenadora de Excursionistas en un entrenamiento en la plaza de La Pampa y Figueroa Alcorta Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Tatiana Monroy constituye un caso atípico porque no viene del fútbol. Nacida en Bogotá, estudió Ingeniería Industrial. Vino a Buenos Aires a hacer un Master en Dirección de Negocios y ahí cursó una materia vinculada al deporte. Esta conexión la llevó a hacer el curso de directora técnica en ATFA. Después de realizar sus prácticas en la novena de varones en Argentinos Juniors, le llegó la posibilidad de dirigir a Excursionistas.

Acá está. Con 38 años agarró al equipo el torneo pasado: tenían que ganar dos partidos y empatar uno para zafar del descenso. Lo lograron: perdieron contra Morón, pero después le ganaron a Atlanta en la ida y la vuelta; e igualaron con El Porvenir como visitantes.

"Estoy empezando -dice Monroy-. Juego al fútbol 5 de manera amateur, con amigas, o fútbol mixto. Estoy agradecida a la vida. De 10 a 18 trabajo en una empresa de seguros y el resto de mi tiempo se lo dedico al fútbol".

Tatiana Monroy, entrenadora de Excursionistas en un entrenamiento en la plaza de La Pampa y Figueroa Alcorta
Tatiana Monroy, entrenadora de Excursionistas en un entrenamiento en la plaza de La Pampa y Figueroa Alcorta Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Monroy tiene referentes: "Miro mucho a Mourinho, a Klopp, a Guardiola. Y mi favorito es Ancelotti. Entre las mujeres me gusta Corinne Diacre, la entrenadora de la selección francesa. En el Mundial grabé todos sus partidos".

Este campeonato la DT colombiana estará acompañada en el banco por Horacio Acosta. Entre los dos buscarán construir un Excursionistas con un planteo claro: "A mí me gusta tener amplitud en la cancha, desbordar por las bandas, jugar 4-4-2 con una wing por cada lado. Me gusta ser ofensiva, así que lo haremos en la medida de lo posible".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.