Copa Argentina: Central Córdoba cumple un sueño; Estudiantes, en caída libre

Herrera se sumará al festejo entre el capitán Vega y el goleador Núñez (40); Central Córdoba expuso temple para explotar las debilidades de Estudiantes y logró un triunfo histórico
Herrera se sumará al festejo entre el capitán Vega y el goleador Núñez (40); Central Córdoba expuso temple para explotar las debilidades de Estudiantes y logró un triunfo histórico Fuente: FotoBAIRES
(0)
16 de octubre de 2019  • 19:54

Los equipos poderosos fijan la Copa Argentina como la tercera prioridad cuando se proyecta la temporada, aunque muchas veces los resultados modifican el recorrido y el certamen se convierte en el camino más corto para clasificarse a la Copa Libertadores. Los clubes modestos, en cambio, observan en el torneo más federal del fútbol argentino un espacio para trascender y embolsar dinero que alivie la economía. Así lo entendió Central Córdoba, de Santiago del Estero, que superó 1-0 a Estudiantes de La Plata, en Córdoba, y se presenta como segundo semifinalista, después de River; ahora esperará al ganador de la llave entre Independiente y Lanús con la ilusión de escribir un nuevo episodio histórico para una institución que el 3 de junio pasado cumplió 100 años.

El gol de Gervasio Núñez, a los 28 minutos del segundo tiempo, después de ensayar un par de engaños y con un remate cruzado, de zurda, es una imagen que quedará grabada en el club centenario, al igual que la emoción y las lágrimas de Gustavo Coleoni, el director técnico y creador de esta mágica aventura de los santiagueños. El cheque de 1.970.000 pesos que recibió el plantel en concepto de premio, otra arista de una escena que se dio en el estadio de Instituto, en el barrio de Alta Córdoba, donde los simpatizantes festejaron hasta la afonía la victoria.

El gol de Gervasio Núñez que le dio el triunfo y la clasificación a semifinales a Central Córdoba de Santiago del Estero

01:23
Video

"Hay sueños que se pueden hacer realidad", dijo Coleoni, que felicitó a sus jugadores por la actitud y por contrarrestar la intensidad del rival. En la charla con la transmisión oficial de TV, el director técnico resaltó los resultados de las últimas campañas, desde el Federal A, pasando por la B Nacional, aunque en el discurso colocó por encima la unión del grupo, el apoyo de los dirigentes, simpatizantes y de las familias: "El jugador transfiere en la cancha el laburo de la semana, pero atrás está el respaldo de los que trabajan en el club y de los seres queridos", aseguró el entrenador cordobés, ese que vivió bajo la tribuna de Talleres, de Córdoba, el que escuchaba con atención a Ángel Labruna cuando dirigió a la T, el mismo que fue mascota del equipo que resultó subcampeón en el torneo Nacional 1977, el que tomó hormonas para Messi para el crecimiento, el que manejó un taxi durante 15 años o el que admira a Marcelo Bielsa.

Para Central Córdoba son tiempos de felicidad, de disfrute. El arribo a primera resultó un quiebre, una muestra de confianza, porque el equipo tuvo un inicio de campeonato enredado. El sexto puesto para jugar el torneo Reducido por el segundo ascenso lo empujó a definir siempre en calidad de visitante, aunque el reto fortaleció al conjunto, que superó a Platense, Almagro y en la final a Sarmiento, de Junín, en definición por penales. La irrupción en la Superliga tiene los condimentos de los clubes ascendidos: el éxito genera un alivio y una derrota infunde temores, porque el promedio acecha. El debut con derrota frente a Newell's, el empate sin goles con Racing -el campeón vigente- y la histórica goleada 4-1 a San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, antes del receso por la ventana FIFA, tres mojones de la aventura.

La Copa Argentina le puso en el camino a Nueva Chicago (1-0), All Boys (1-0), Villa Mitre (2-1) y ahora a Estudiantes y aunque a simple vista pareciera que los rivales no tienen renombres, el torneo es una trampa para los denominados grandes: el campeón defensor Rosario Central cayó en 32avos de final con Sol de Mayo, de Viedma, por penales, después de estar 0-2 en el marcador; en esa instancia, Estudiantes, de San Luis, superó 2-0 a San Lorenzo, Boca Unidos (Corrientes) a Racing, por penales, tras igualar 0-0; Villa Mitre (Bahía Blanca) batió 2-0 a Newell's y Real Pilar le ganó 1-0 a Vélez. En 16avos, Almagro dio el golpe más resonante al vencer 3-1 a Boca en definición desde el punto penal; el juego había terminado 1-1.

El Ferroviario ahora buscará dar un nuevo golpe y hasta intentará superar lo que hizo Rosario Central en la temporada 2013/14: los canallas ascendieron y jugaron la final, cayendo por penales ante Huracán, en el estadio del Bicentenario, de San Juan. Ya lo aventuró Coleoni, hay sueños que se pueden hacer realidad.

El incierto futuro de Milito

La Copa Argentina tiene vencedores y vencidos, y Estudiantes sufre por su rica historia y su flojísimo presente. Sin rumbo, a la deriva en la Superliga, donde la tabla de los promedios se presenta como una amenaza, los resultados adversos ponen a prueba el proyecto futbolístico que lidera el presidente Juan Sebastián Verón, quien delegó en Gabriel Milito la tarea de entrenador. La eliminación, un golpe fortísimo, aunque en parte es una pequeña muestra de la actualidad del Pincha: un equipo que juega cada vez peor, con errores que se repiten partido tras partidos en defensa y sin poder de fuego en ataque, con el carácter minado por las circunstancias y con los simpatizantes cada vez más disgustados con el ciclo. Milito dejó el estadio sin ofrecer declaraciones -se tomó fotos con un par de hinchas- y el plantel se quedará desde esta noche concentrado en el predio de City Bell, a la espera del encuentro de la 10ma fecha de la Superliga, donde se medirá, casualmente, con Central Córdoba, de Santiago del Estero. ¿Será Milito quien se siente en ese juego en el banco de los suplentes con el buzo de DT?

Los rostros de Kalinski, Jara y Fuentes enseñan la desazón de Estudiantes; la eliminación pone en jaque el futuro del ciclo Milito
Los rostros de Kalinski, Jara y Fuentes enseñan la desazón de Estudiantes; la eliminación pone en jaque el futuro del ciclo Milito Fuente: FotoBAIRES

"Gaby [Milito] no tiene la culpa si los jugadores cometemos los mismos errores de siempre", señaló Mariano Andújar, el capitán, que le pidió disculpas a los hinchas por la derrota y ensayó un análisis de la caída y del presente de Estudiantes. "Por momentos creo que no merecimos perder; por otros pasajes, sí. Siento dolor por estar eliminados, porque cometemos errores que Milito nos señala, nos muestra. No sé si es momento de analizar, es momento de estar doloridos", aseguró uno de los referentes de la alineación que dispuso Milito, ya que entre los suplentes estuvieron Jonatan Schunke y Gastón Fernández.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.