Gimnasia-Estudiantes, Superliga: el Lobo perdió 1 a 0 y el equipo de Maradona se hunde

Argentina Superliga
  • 0
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • 1
Estudiantes La Plata

Estudiantes La Plata

  • Mateo Retegui
Máximo Randrup
(0)
2 de noviembre de 2019  • 15:00

Gimnasia y Esgrima La Plata, dirigido por Diego Maradona, recibió un durísimo golpe en su casa: perdió 1 a 0 con Estudiantes en el clásico platense, y se quedó con las ganas de cortar un lapso de nueve años y nueve meses sin ganarle a su tradicional rival.

La derrota en la 12° fecha de la Superliga hunde al Lobo en su tortuosa lucha por escapar del descenso: todo por aquel gol de Mateo Retegui, que convirtió a los 11 minutos del segundo tiempo con un fuerte remate junto al palo izquierdo del arquero.

La necesidad de triunfo se incrementa por la urgencia y la mala racha de Gimnasia, que no le gana a Estudiantes desde el 2 de febrero de 2010, cuando lo superó 3 a 1 de local por la segunda fecha del certamen Clausura con goles de Denis Straqualursi (2) y Juan Cuevas.

A eso se le suma que Gimnasia sufre ahora una serie de seis derrotas consecutivas en su estadio y que desde la convulsionada llegada de Maradona los dos cotejos que ganó fueron de visita en Mendoza (Godoy Cruz) y Rosario (Newell's).

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Así las cosas, el eterno Diez no logró impedir que la racha de Estudiantes se estire, justamente, a diez. ¡Y la medida de esta estadística es en años! El Pincha, en un clásico de La Plata histórico por la presencia de Diego Maradona en el banco tripero, doblegó una vez más a Gimnasia y la supremacía sobre el Lobo se extendió a 16 partidos.

Era el cruce platense más importante en cinco años. Por Maradona, por los promedios y por lo entonados que llegaban ambos tras golear a los conjuntos rosarinos. Un cruce particular e histórico, pero con el mismo vencedor que en la última década. Retegui, la figura, la colocó junto a un palo -desde afuera del área- luego de una pintoresca pared con Gastón Fernández.

La hora de los merecimientos

¿Mereció ganar el elenco de Gabriel Milito? No. Incluso las dos más claras, además del único tanto de la tarde, fueron para el local. La diferencia estuvo, principalmente, en las actuaciones de los arqueros y de los centrodelanteros. Mariano Andújar sacó una pelota impresionante. Nicolás Contín dilapidó una situación clarísima. Retegui aguantó todo lo que le tiraron y exprimió al máximo la única ocasión que tuvo.

Antes del festejo, otra vez del Pincha, hubo un enfrentamiento táctico más que interesante. La visita apostó por un 4-2-3-1 que soñaba con posesión y los de Diego salieron con un 4-1-4-1 que confió en la verticalidad. Ninguno se impuso. Al menos, completamente. Se repartieron los dominios, siempre en un contexto de paridad, y ninguno se sintió cómodo con el trámite del juego.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

El primer tiempo podría dividirse en tres. En el tramo inicial, el Pincha se plantó en campo contrario y con precisión en la tenencia obligó al Lobo a replegarse; esa intención idealista, sin embargo, no resultó dañina y además se diluyó muy rápido. Luego llegó el momento de Gimnasia que, con enjundia, acorraló a Estudiantes: tuvo dos de cierto riesgo (un remate de Germán Guiffrey después de un córner y un cabezazo de Nicolás Contín), ambas desviadas, y un tiro desde media distancia de Víctor Ayala que contuvo Andújar.

Por último, el segmento albirrojo antes del descanso; fueron tres aproximaciones: intentó Manuel Castro con una corrida y salió rápido Alexis Martín Arias; y dos remates que pasaron medianamente cerca, de Edwar López y Manuel Castro.

Fuente: FotoBAIRES

En el complemento comenzó mejor el Tripero. Primero volvió a probar Ayala desde lejos y tapó Andújar; en segundo orden, esa oportunidad que no aprovechó Contín, cuando estaba solo y en el punto del penal. ¿Qué hizo el Pincha? Soportó la embestida albiazul y golpeó al mentón cuando fabricó una a favor; la Gata Fernández buscó a Retegui dos veces y el delantero dio una breve cátedra de justeza: definición a colocar y 1-0. ¿Partido liquidado? Para nada. En la siguiente jugada de peligro, Andújar sacó esa bocha ya mencionada, a puro reflejo, con la dificultad de que lo exigió un compañero (sí, como Franco Armani ante Boca por Copa Libertadores).

En el epílogo, Gimnasia intentó aunque careció de inventiva. Estudiantes, por su parte, se convirtió en frontón: seguro, Andújar; inexpugnables, los centrales. El tiempo, como de costumbre, no se detuvo. Pasó y pasó. El Lobo se puso nervioso. El Pincha robusteció su imagen y, cuando Néstor Pitana (de buen trabajo) dijo basta, celebró. Festejó con ganas por lo que era: un triunfo en un cruce histórico.

El León no pierde contra el Tripero desde febrero de 2010. Pasaron 16 cotejos, con nueve victorias albirrojas y siete empates. Ni Maradona, el diez inmortal, logró que esa racha se estire a diez años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.