Boca sigue de fiesta: goleó 4 a 1 a Godoy Cruz en el debut de la Copa Superliga

Argentina Copa de la Superliga Fase de grupos
  • 1
Godoy Cruz

Godoy Cruz

  • Tomas Badaloni
  • 4
Boca Juniors

Boca Juniors

  • Eduardo Salvio /
  • Julio Buffarini /
  • Carlos Izquierdoz /
  • Jorman Campuzano
Franco Tossi
(0)
13 de marzo de 2020  • 14:03

En un Malvinas Argentinas desierto tras la decisión general de que no haya público debido a la pandemia del coronavirus, Boca estrenaba su título de campeón local ante Godoy Cruz , en el inicio de la Copa de la Superliga. Con una renovación de nombres en el equipo, el xeneize estuvo a la altura: se impuso con una goleada 4-1, con gritos de Julio Buffarini, Eduardo Salvio, Carlos Izquierdoz y Jorman Campuzano (Badaloni empató parcialmente), y sumó sus primeros tres puntos en la zona A.

Podía relajarse: los festejos del título que le ganó en el sprint final a River le podían generar una especie de pausa al andar feroz del equipo de Miguel Ángel Russo. Podía costarle: la seguidilla de partidos y exigencias que incluyeron encuentros de Copa Libertadores, obligaron al entrenador a poner en el campo un mix que le permite a varios futbolistas tomarse un descanso. Podía confundirse: tal como otros equipos explicaron, la incertidumbre de jugar o no el encuentro podía afectar en la concentración.

Crédito: Javier Garcia Martino / Prensa Boca

Sin embargo, Boca no pierde el eje. Aunque cambien algunos apellidos, la esencia parece ser la misma. Por supuesto, el nivel bajó un poco con respecto a los encuentros casi perfectos que jugó en las últimas semanas. Pero mantiene esa voracidad que lo llevó a ganar ocho (con el de anoche) de los diez compromisos oficiales que disputó al mando de Russo. Maneja la pelota con mucho protagonismo, acumula gente en ofensiva, se dispone inteligentemente para controlar la voluntad de contragolpe del rival. Hubo un retroceso: sufrió mucho los centros, tanto en jugadas como en pelotas paradas.

Tenemos información, tomamos precauciones, esperemos que pase todo esto lo más rápido posible. El país está en estado de alerta, no solo el fútbol, las reuniones son permanentes
Miguel Angel Russo (DT de Boca)

Excepto Fabra por estar suspendido (Mas lo reemplazó por la quinta amarilla), el entrenador cuidó a Campuzano, Soldano, Villa y Tevez para introducir en la formación a Marcone, Reynoso, Obando y Ábila, respectivamente. Desde el primer al último minuto del primer tiempo, Boca agarró la pelota y jugó. Tal es así que se fue al vestuario con un 69% de posesión. El principal exponente de ese porcentaje fue Bebelo, al que el técnico lo siguió de cerca y lo llenó de indicaciones: al igual que a "Pol", le exigió que agarrara la pelota, le proporcionara ataque al equipo y también le imponga la pausa debida las veces que estuvo en ventaja. El cordobés fue el que enlazó los hilos del juego y Buffarini fue el más profundo.

Crédito: Javier Garcia Martino / Prensa Boca

El xeneize tuvo hasta la capacidad de reponerse ante el cachetazo. Tan solo seis minutos tardó en estar arriba en el marcador. Un Obando que aportó demasiadas escaladas peligrosas por izquierda, presionó y recuperó en el fondo como le gusta a Miguel, lo que derivó en una rápida acción en conjunto que terminó en los pies de Buffarini: dentro del área, metió un potente derechazo que venció a Rey.

Godoy Cruz no parecía un adversario inocente. Principalmente, por cómo se desenvolvió Brunetta. El volante, convertido en atacante, fue uno de los pocos que exigió a la visita. Entre sus maniobras individuales y su pegada. De hecho, desde su diestra salió el centro que conectó Badaloni, a los 28, tras una falta infantil que cometió Mas: los mendocinos venían avisando que la pelota aérea sería su apuesta, especialmente a través de esa combinación de delanteros, que lograron convertirle a Boca el tercer gol de este ciclo.

Como si eso lo enfureciera, los de Russo hicieron el segundo cuando el Tomba seguía apretando el puño: dos minutos después. Buffarini intervino nuevamente, aunque para darle la pelota al espacio a Salvio, que colocó el disparo cruzado pese al poco ángulo que tenía a disposición.

En el complemento, la pelota se repartió más. Boca estuvo más impreciso, sobre todo a la hora de tener que aprovechar los espacios, mientras que Brunetta siguió siendo el sostén de Godoy Cruz: al minuto generó la chance más peligrosa, con un bombazo que pegó en el ángulo de los postes. A los 22 minutos, Izquierdoz se encontró con un rechazo corto tras un córner y remató con potencia para dejar parado al arquero. Las modificaciones de Russo sumaron para no relajar al equipo. De hecho, Campuzano cerró la goleada con un cabezazo sobre la hora.

Boca puede tener ciertas circunstancias que le pueden bajar el nivel, pero eso no ocurre y sigue pisando fuerte en todas las competencias.

El resumen del partido

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.