Guillermo Barros Schelotto: de la ausencia de Sebastián Pérez al blindaje a Gonzalo Castellani y Leonardo Jara

Los Mellizos, ante Lanús
Los Mellizos, ante Lanús Crédito: Mauro Alfieri
El Mellizo justificó el armado del equipo de Boca que cayó 1 a 0 con Lanús, en el debut de ambos en el torneo de Primera división
Agustín Monguillot
(0)
29 de agosto de 2016  • 11:42

Boca comenzó el torneo con un paso en falso. La derrota por 1 a 0 ante Lanús fue vista como un retroceso para sus protagonistas, que se fueron de la Fortaleza con la impotencia de sentirse superiores pero no haber aprovechado sus oportunidades.

El último en salir (un buen tiempo después que sus dirigidos, que lo aguardaban en el micro) fue Guillermo Barros Schelotto . “Lanús manejó la pelota en el primer tiempo, pero nosotros tuvimos las mejores situaciones de gol y no las pudimos marcar. En el segundo fue al revés”, analizó el DT. Y recordó aquel 0-2 del torneo pasado, en el mismo escenario y ante el mismo rival: “Jugamos hace cinco meses acá y el partido fue diferente”.

El Mellizo dejó bien claro que no quiere que se vayan más jugadores. Al menos, a otros equipos argentinos. La sorpresiva inclusión de Gonzalo Castellani entre los titulares blindó al volante de ser fichado por Lanús para el torneo. “Es una opción más que tenemos. En ningún momento surgió la posibilidad que se vaya”, minimizó el Mellizo. Lo mismo sucedió con Leonardo Jara , que firmó planilla al ir al banco y había sido inscripto por el Granate e Independiente. Salvo alguna oferta del exterior, los jugadores seguirán en el plantel xeneize.

Anoche tuvo su estreno oficial Ricardo Centurión, uno de los seis refuerzos de Boca luego de la eliminación de la Libertadores. Sebastián Pérez fue otro que concentró, pero quedó afuera del banco. “Está habilitado, pero tuvo dos entrenamientos nada más y ahora lo perdemos por 10 días. Veremos cuando llegue”, dijo Guillermo en referencia al colombiano, convocado por José Pekerman a la Selección al igual que Wilmar Barrios (no estaba habilitado) y Frank Fabra.

Boca es un equipo en reconstrucción. La inesperada eliminación en semifinales de la Copa Libertadores ante Independiente del Valle detonó la salida de dos referentes como Agustín Orion y de Daniel Cata Díaz, apuró a Daniel Angelici a cerrar nuevos refuerzos y metió al club en la obligación de ganar la Copa Argentina para asegurar su presencia en la próxima edición del certamen continental. En este contexto hay que forjar una identidad.

Guillermo se llevó una buena impresión del segundo tiempo, con un Boca más jugado en ataque tras el gol de Lautaro Acosta. “En el nivel de juego manejamos bien la pelota, quizás nos faltó un los últimos metros, un poco más de velocidad y manejar el mano a mano. A eso me refiero cuando hablo de crecer”, describió el DT, que destacó algunas apariciones de Cristian Pavón por la derecha y los minutos de Ricardo Centurión cuando ingresó por el sector izquierdo.

La derrota es un llamado de atención para el que será el duelo más importante ante Lanús, por Copa Argentina y con fecha a definir. Allí estará en juego el único camino para entrar en la Libertadores. Así, las palabras de Tevez trascienden al partido y quedan pegadas como un aviso a futuro: “Boca no puede perdonar”.

am/pl/ae

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.