Histeria, presiones y juego brusco: rojas y penales fallados en las últimas fechas de la Superliga

Las tarjetas de Loustau marcaron el último clásico de Avellaneda
Las tarjetas de Loustau marcaron el último clásico de Avellaneda Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina
Ariel Ruya
(0)
18 de febrero de 2020  • 23:12

Leandro Fernández ingresa por Carlos Benavídez a los 15 minutos del segundo tiempo, en el encuentro que Independiente pierde por 1 a 0 con Arsenal, en su casa. A los 26, lanza un remate, que toca el travesaño y sale desviado. Nazareno Arasa, el árbitro, decide agregar cinco minutos. A los 47, el delantero recibe una amonestación por protestar. A los 49, sella el 1-1 con un tiro libre, luego de una falta dudosa sobre Barboza. Inmediatamente, se saca la camiseta, en la efervescencia del festejo, le muestran otra tarjeta amarilla y es expulsado. Es todo un símbolo: Independiente, envuelto en ebullición, sufrió seis tarjetas rojas en los últimos seis partidos.

"Ante tanto nervio, el gol de Fernández fue un desahogo y entiendo su reacción. Tenemos que corregir esto, pero comprendo su situación. Lo sigo bancando, pero tenemos que corregir desde la humildad", cuenta Lucas Pusineri, el entrenador. Días atrás, había admitido: "Hablaremos puertas adentro, pero es un aspecto por corregir en el plano emocional y que nos compete". Independiente tiene 8 rojas. Roa, el primero (10a fecha); luego, Bustos (11a), Palacios (12a), Barboza (16a), Pablo Pérez (17a), Cecilio Domínguez y Lucas Romero (19a) y Leandro Fernández (20a). A la nómina local, hay que agregarle la internacional: Juan Manuel Sánchez Miño, en el 1-0 sobre Fortaleza, por la Copa Sudamericana.

Las cuatro expulsiones en el clásico de Avellaneda

Independiente es el disparador. No es el único: la Superliga arde en tarjetas. Sobre todo, en las últimas dos fechas, cuando comienza a definirse el destino por el título y los descensos. Ocho en la última. Ocho en la anterior.

La nómina de la 20a fecha: Walter Bou (Unión), por un planchazo en el pecho al arquero Matías Ibáñez (Patronato). Leandro Fernández (Independiente), por doble amarilla, la segunda por festejo desmedido y sacarse la camiseta. Leandro Maciel (Aldosivi), ante Huracán; por doble amarilla; dos infracciones. Guillermo Acosta (Atlético Tucumán) vs. Argentinos, por juego brusco. Leandro Díaz (Atlético Tucumán) ante Argentinos, roja directa por agresión: codazo a Torrén. Guido Herrera (Talleres), roja directa por juego brusco; Jonathan Menéndez (Talleres), doble amarilla por dos infracciones. Juan Ramírez (San Lorenzo), mal expulsado ante Talleres, por doble amarilla; la primera era para Donatti. Y debieron ver la roja, también, Matías Suárez y Lucas Martínez Quarta, de River, por juego brusco...

Las tres expulsiones en Talleres 1 San Lorenzo 0

Miguel Scime, director del Instituto de Formación de Arbitros y ex instructor en AFA, afirma: "Es normal que cuando llegan las últimas fechas, cuando se aproxima el final del torneo, por las presiones, entre los que evitan irse al descenso y los que luchan por ganar el campeonato, los jugadores ingresan en el campo de juego con una influencia de presión mayor a la habitual".

Asesor en la FIFA, reflexiona sobre el contexto. "Muchas veces, cuando las sanciones no son ejemplificadoras, el juego se transforma en algo eminentemente físico y se producen situaciones de juego brusco grave y conducta violenta. Si nos basamos estadísticamente, en las últimas décadas, se refleja esa misma tendencia. Los árbitros actúan como respuesta a la conducta de los jugadores", sostiene.

"La pregunta es cuánto influye la violencia de afuera hacia adentro. Y de adentro hacia afuera. Nuestro fútbol es muy físico, lo dicen los jugadores que juegan en Europa. El exceso de pasión lleva a la violencia. Y, tal vez, los árbitros están más estrictos con el reglamento", analiza Marcelo Roffé, especialista en psicología del deporte, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Psicología de la Actividad física y del Deporte, hoy en Lanús.

Las tarjetas de Loustau marcaron el último clásico de Avellaneda
Las tarjetas de Loustau marcaron el último clásico de Avellaneda Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

"El árbitro debe concentrarse en la dificultad de arbitrar en un país en donde la ley no existe, todo se discute, nadie paga. No hay fair play, vivimos en la dictadura del resultado y por eso, hay un exceso de agresividad", acepta Roffé, autor de "Y después del retiro, qué", su último libro.

El autocontrol es una cuenta pendiente en el fútbol profesional. Scime apunta una posible salida: "La solución es sencilla: una rigurosidad mayor en las sanciones en el Tribunal de Disciplina. No hay que dejar de lado que el fútbol que se practica en nuestro país es muy físico. Lamentablemente, es lo que pasa en nuestro medio, más allá de que algunos errores arbitrales influyen en la gran cantidad de tarjetas rojas".

Los expulsados del capítulo anterior, fueron: Fabricio Coloccini (San Lorenzo) ante Vélez: por juego brusco. Lautaro Gianetti (Vélez) vs. San Lorenzo, por -supuesto- juego brusco. Gabriel Arias (Racing), por último recurso; Leonardo Sigali; por agresión, un codazo a Leandro Fernández; en el mismo clásico, Cecilio Domínguez (Independiente); por -supuesta- agresión a Javier García y Lucas Romero (Independiente), por doble amarilla. Y por el mismo motivo, Diego Valoyes (Talleres) contra Arsenal y Leonardo Godoy (Talleres) frente a Arsenal. Y algo más: en Avellaneda, Cvitanich y Javi García debieron ver la roja.

¿Los equipos con más expulsados? Patronato (8): Comas, Lemos, Chimino, Escudero, Gastón Díaz, Miloc (2), Silvera. Talleres (7): Cubas, Guzmán, Méndez, Leo Godoy, Valoyes, Herrera y Menéndez. Racing (6): Sigali (2), Zaracho, Cristaldo, Nery Domínguez y Arias.

Los penales fallados, otro caso

De la histeria, de las presiones, de las rojas al... extraño caso de los penales fallados, en el que también juega el exceso de confianza -una aparente contradicción-, como en el caso de la Gata Fernández, de Estudiantes, que picó el penal, fácilmente atajado por Unsain. En la jugada siguiente, Pizzini abrió el marcador para Defensa y Justicia. En la última fecha, se convirtieron 2 de 6: Diego Rodríguez (Central Córdoba), le atajó a Carlos Tevez y a Franco Soldano (Boca). Un llamado de atención repetido: el Apache, en Boca, erró 6 de los 14 penales que pateó. Y falló 3 de los últimos 4. No es un especialista y suele fracasar en el intento. A su favor: Maradona y Messi -entre tantas glorias- fallaron penales en partidos y momentos decisivos.

El penal de Borré, en el travesaño

Además: el penal de Rafael Borré dio en el travesaño ante Arboleda (Banfield). El citado caso de la Gata Fernández y Unsain. Eso sí, convirtieron Sand a Newell's y Santiago Silva a Atlético Tucumán. Entre los dos, suman 78 años...

La situación del penal nos bloqueó, nos desacomodó. De estar arriba y ganar en tranquilidad, nos puso nerviosos "
Gabriel Milito, DT de Estudiantes

"Los penales son el control de las presiones, estudio, técnica, buena condición física y una cuota de azar. Un buen ejemplo es la sabiduría de Pepe: cómo acomoda la pelota, cómo toma carrera, como hace el repiqueteo; a medida que se acerca a la pelota, ve al arquero y, ante el primer movimiento, ejecuta hacia el otro lado", cuenta Roffé.

En la 19ª fecha, se convirtió 1 de 4. La lista: Lucas Barrios (Gimnasia) vs. Patronato; la pelota dio en el palo. Diego Sappa (Arsenal) le contuvo a Fragapane (Talleres), un remate cruzado, aunque en el rebote fue gol de Guilherme Parede. Agustín Rossi (Lanús), le desvió el remate a Torrén (Argentinos); le pegó cruzado, abajo. Y gol de Abila (Boca) a Lucchetti (Atlético Tucumán), cruzado y abajo en el final del partido.

El penal de la Gata y otros remates de la misma manera

River encabeza la nómina: falló 5 de los 8 que tuvo en la Superliga. Los penales se entrenan, se practican. Y los que tienen experiencia, también se equivocan: la Gata tiene 36 y en 2016, en la U de Chile, con Sebastián Beccacece como conductor, tomó la misma decisión. "Las cosas venían mal en la U. Teníamos poco margen de error, estábamos perdiendo, se me ocurrió picar la pelota y lo erré. Perdimos y al siguiente partido Sebastián se tuvo que ir", contó, tiempo atrás. Hoy, son amigos.ß

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.