Huracán tuvo todo para ganar: por qué no le alcanzó con el emotivo regreso del Turco Mohamed

Mohamed llamó la atención por su vuelta a Huracán y por su estilo
Mohamed llamó la atención por su vuelta a Huracán y por su estilo Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Fernando Vergara
(0)
20 de enero de 2019  • 23:59

Antonio Mohamed vivió una semana muy especial. Llegó golpeado a su nuevo estreno como director técnico de Huracán, el club que lo vio nacer y del cual es un ídolo: hace apenas un par de días falleció su madre, Norma Matijevich. Sin embargo, el ‘Turco’ no quiso faltar en el inicio de su cuarto ciclo como entrenador del Globo, justamente en el clásico de barrio más grande del mundo, ante San Lorenzo.

Vestido de traje azul a tono con una camisa y pañuelo blanco, y con zapatillas blancas y negras –fue tendencia en las redes sociales–, el DT de 48 años retornó al equipo de sus amores para reemplazar a Gustavo Alfaro. Ayer, apenas entró en la cancha, el ‘Turco’ fue saludado con un abrazo efusivo por el capitán azulgrana, Nicolás Blandi. Mohamed vivió el partido con intensidad, casi siempre de pie y ubicado al borde del terreno de juego del Nuevo Gasómetro.

Se quedó Mohamed con un sabor amargo tras el clásico de barrio. Su equipo nunca logró imponerse y tampoco aprovechó la expulsión del defensor Fabricio Coloccini, a los 32 minutos del primer tiempo. Huracán se preparó para salir velozmente de contragolpe, pero a sus jugadores les costó conectarse y las distancias le quedaron siempre muy largas. En general, tuvo poco la pelota y le cedió el protagonismo a su adversario.

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Lo mejor del equipo visitante se vio en la seguridad que aportó el paraguayo Antony Silva, el sustituto de Marcos Díaz. El ex arquero de Cerro Porteño exhibió guapeza, fue determinante y nunca se encogió. Algo similar sucedió con su compatriota Saúl Salcedo, siempre firme en la última línea. En el mediocampo, el más criterioso resultó Iván Rossi. Y en la delantera, el Globo mostró la misma impericia que su rival y se topó con las atajadas del debutante arquero Fernando Monetti.

En el segundo tiempo mejoró el elenco de Parque de los Patricios con la entrada de un emblema como Patricio Toranzo, rápido para las combinaciones. Pero no alcanzó para Mohamed. Sigue sin ganar Huracán en el Nuevo Gasómetro. La única y última vez que superó al eterno rival en ese estadio fue en diciembre de 2001. Aquella vez, San Lorenzo, que se preparaba para la final de la Copa Mercosur, preservó a varios de sus titulares. Miguel Ángel Brindisi, por entonces entrenador del Globo, acertó con la apuesta por el juvenil Emanuel Villa, quien definió el clásico tras una buena jugada de ‘Lucho’ González. Pero ayer, Huracán se llevó un empate con gusto a poco.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.