Independiente se relanza con sus chicos bravos: Barco y Bustos

Jonathan Wiktor
(0)
16 de octubre de 2017  

Fuente: FotoBAIRES

Un inquieto Fabricio Bustos , en Ucacha, provincia de Córdoba, estaba a un mes de cumplir tres años cuando Esther, en Villa Gobernador Gálvez, Santa Fe, dio a luz a Ezequiel Barco , un niño tímido y escurridizo que aprendió a gambetear para esquivar las patadas de sus rivales. Alejados por 322 kilómetros de pampa gringa, el 29 de marzo de 1999, el primer día en la vida de Barco, no había ninguna conexión entre ellos. Ayer, en el partido bonaerense de San Martín, desataron una tempestad: el triunfo de Independiente 2 a 1 sobre Chacarita nació en los pies de los dos jóvenes más prometedores de la cantera del club.

Bustos y Barco, que por la diferencia de edad no llegaron a jugar juntos en las inferiores, representan los dos caminos exitosos para alcanzar la primera de un club de fútbol. El cordobés, que se incorporó a las infantiles del Rojo cuando tenía 12 años, es producto de la paciencia y del largo aliento. El lateral, que ya fue convocado a la selección de Sampaoli, superó las categorías formativas dentro de los tiempos convencionales. El santafesino, que se sumó a Independiente con casi 16 años, en cambio, es hijo del vértigo: apenas jugó 18 meses en las inferiores y, a fuerza de un talento tan excelente como salvaje, saltó directo a la máxima división a mediados de 2016, incluso pasando por sobre la reserva, una parada natural para la mayoría de los jugadores del mundo. Quebró la matriz.

Bustos, que venía de recuperarse de una distensión en la cara posterior de su muslo derecho, dosificó ayer sus ataques para evitar el cansancio, pero lo suplió con sentido de la oportunidad: acertó en los momentos y, así, dejó su huella. Falto de ritmo debido a su prolongada ausencia, el lateral, que no completó el partido, marcó el empate parcial a los 10 minutos del primer tiempo, tras una combinación precisa y veloz con el propio Barco, quien le devolvió con claridad una pared que lo dejó frente al arquero de Chacarita. El duelo, que se había abierto cuando apenas iban 30 segundos, llegó a la igualdad antes del primer cuarto de hora.

En la segunda parte, Barco, que había comenzado como conector central, se movió a la izquierda, una posición que le permite recortar en velocidad, su maniobra más temida. Desde esa zona, a los nueve minutos, marcó el gol del triunfo. Luego de una jugada polémica, que pudo haber terminado en penal a favor del local -por mano de Tagliafico-, Barco, con puño de hierro, construyó un contraataque fulminante: entró al área, recibió un fino pase de Meza y definió cruzado, imposible para el arquero Pedro Fernández, de buena actuación.

Independiente, a todo esto, mereció haber ganado por mayor diferencia. Sin antídotos para neutralizar el juego fluido del equipo de Holan, Chacarita quedó afuera del radar y apenas intimidó en el inicio del partido, cuando sorprendió a todos con un tanto de Imbert alejado de toda norma. Durante el tiempo restante estuvo lejos del empate. Ante un contexto desproporcionado para el Rojo, Bustos y Barco fueron los únicos que pudieron romper la ineficacia de un equipo que genera muchas más situaciones de las que convierte. “Tenemos que mejorar la eficacia. Ojalá podamos lograr lo del primer semestre, donde hicimos muchos goles”, dijo Holan tras el triunfo.

“Es un orgullo haberme formado en las inferiores de Independiente. Tanto Fabri como yo estamos muy contentos porque pudimos ayudar en el triunfo. Para nosotros es especial, crecimos en este club”, reconoció Barco, la figura. “Ezequiel tiene un gran futuro, no tengo dudas. Tiene que dedicarse a jugar y no a pensar en lo que se habla de él. Apenas tiene 18 años y le queda mucho camino por recorrer. Entre todo el plantel tratamos de ayudarlo para que su crecimiento sea el mejor”, dijo Bustos, de 21, con voz de capitán.

Bustos y Barco, de esta manera, abrieron el cerrojo de un partido que había empezado mal. Independiente, ayer por la mañana, le ganó a Chacarita en San Martín con dos goles de sus máximas promesas. Holan sabe -más que nunca- que en la cantera está el futuro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.