Jonathan Fabbro cumplió con su promesa y se tatuó el escudo de River