La conexión del gol, a través del tiempo: los número 9 de River que entraron en la historia y tienen mucho en común

Fuente: AP
Ariel Ruya
(0)
10 de diciembre de 2018  • 22:37

Juan Gilberto Funes, un número 9 corpulento, valiente y apasionado, marca un gol en el triunfo por 2 a 1 de River sobre América de Cali, en la primera final de la Copa Libertadores de 1986, el 22 de octubre, en el Pascual Guerrero. Los otros tantos son anotados por dos glorias, Norberto Alonso y Roberto Cabañas. El delantero define la serie en el 1-0 del Monumental, una victoria que quiebra el maleficio. River consigue la primera Libertadores de su historia. Héctor Veira es el entrenador, el mismo que consigue la única copa intercontinental para el conjunto millonario.

Hernán Jorge Crespo, un número 9 técnico, cerebral y exquisito, marca los tantos en el triunfo por 2 a 0 de River sobre América de Cali, en la definición de la Copa Libertadores de 1996, el 26 de junio, en el Monumental. El primer encuentro había acabado en una mínima derrota, un 1-0 anotado por Antony de Avila, en el mismo escenario que 10 años atrás. El delantero es el héroe de la segunda copa de su historia, conseguida por Ramón Díaz como DT, uno de los hijos pródigos del Monumental.

Lucas Alario, un número 9 fino, táctico y eficaz, abre el marcador en la victoria por 3 a 0 de River sobre Tigres, de México, otro festín bajo la lluvia, el 5 de agosto de 2015, la tercera copa de River. Carlos Sánchez y Ramiro Funes Mori anotan los otros goles frente al conjunto mexicano, que en su casa, una semana antes, choca en un 0-0 eléctrico. En apenas dos series, las decisivas, el joven resulta indispensable. Marcelo Gallardo es el entrenador.

Lucas Pratto, un número 9 con clase, sacrificio y olfato, convierte uno de los goles de River, en la primera final frente a Boca, jugada en la Bombonera, en un apasionante 2-2, jugado el 11 de noviembre de 2018. Es histórico: anota apenas 60 segundos después de la apertura del marcador, conseguida por Wanchope Ábila. Las otras conquistas son de Darío Benedetto y Carlos Izquierdoz, en contra. La definición, puesta en escena este domingo en el estadio de Real Madrid, lo devuelve en la red, en el triunfo por 3 a 1, el que sella el 1-1 temporal como en la primera final. Darío Benedetto, Juan Fernando Quintero y Pity Martínez resuelven el triunfo para la historia, la cuarta Libertadores para River, la segunda del Muñeco.

Uno, dos, tres, cuatro. En las cuatro páginas de gloria más grandes, River se nutrió de clásicos número 9 con argumentos, hambre de gloria y conquistas decisivas que viajan en el espacio. El recordado Funes, fallecido el 11 de febrero de 1992, a los 28 años, era un auténtico desconocido: venía de Millonarios, de Colombia, lejos de internet y de las redes sociales. A punto estuvo de jugar en Boca; alguna vez reconoció su simpatía por el equipo xeneize. Crespo, cerca de ser el DT de Banfield, es un producto del semillero millonario, en una etapa en la que brillaron –tiempo antes, tiempo después-, fueras de serie como Aimar, Saviola, Gallardo y Ortega. De exitoso recorrido en Italia, nunca volvió a River. Ni a la Argentina.

Surgido en Colón, Alario es una de las tantas apuestas arriesgadas de Gallardo, que acabó de maravillas. Fue indispensable en el tramo final de esa copa y, además, es el artillero del ciclo Gallardo, con 41 tantos en 82 partidos, todo un símbolo. Su intempestiva salida durante la Libertadores 2017 generó cierto revuelo. No suele tener continuidad en Bayer Leverkusen, de Alemania. De joven, tenía cierta simpatía por Boca. Considerado el pase más caro de la historia millonaria, Lucas Pratto se incorporó a River por más de 11 millones de dólares. Más sacrificado por el conjunto que goleador, como sus tres colegas, fue uno de los héroes de las finales contra Boca. Convirtió acá y allá. Y cumplió su sueño: "Siempre dije que vine a River para salir campeón de la Libertadores". Jugó un puñado de minutos en Boca, en la temporada 2009/2010. De pequeño, solía tener cierta debilidad por el equipo xeneize.

Funes, Crespo, Alario y Pratto. La conexión del número 9 de las copas millonarias, que brillan en las vitrinas del Monumental, y con un mar de sentimientos en común.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.