La elección del mejor River de la historia es posible, pero el debate seguirá abierto

Claudio Mauri
Claudio Mauri LA NACION
Dos leyendas de River: Marcelo Gallardo y Ángel Labruna
Dos leyendas de River: Marcelo Gallardo y Ángel Labruna
(0)
23 de abril de 2020  • 23:59

Es sabido que el fútbol no suele ser un escenario de consensos ni de posturas transigentes. Y más cuando se trata de comparaciones entre equipos de diferentes épocas, como ocurre con estas tres formaciones de River que abarcan más de 30 años en la existencia de un club centenario.

No va a faltar el hincha veterano que invoque como superlativas e irrepetibles a las formaciones de River de la década del 40 y de la primera mitad de la del 50, años en los que vio la luz La Máquina, una delantera que fue motivo de estudio y admiración en varias cancillerías futbolísticas europeas. El centrodelantero que retrocedía para participar en el circuito de juego y crear espacios para la llegada desde atrás de otros compañeros no fue una innovación de Guardiola con Messi en Barcelona para sorprender a Real Madrid en un clásico. Ya lo hacían los directores técnicos Peucelle y Minella con Adolfo Pedernera, que estaba rodeado por Muñoz, Moreno, Labruna, Loustau y Deambrossi. Hace 70, 80 años, no existía la Libertadores, esa vara internacional que mide tan alto a los River del "Bambino" Veira, el "Pelado" Díaz y el "Muñeco" Gallardo.

Enzo Francescoli y otro momento histórico: campeón de la Copa en 1996
Enzo Francescoli y otro momento histórico: campeón de la Copa en 1996

En primer lugar, lo más positivo que le puede pasar a un club, en este caso River, es debatir, discutir, y seguramente no ponerse de acuerdo, sobre cuál fue el mejor equipo entre los mejores que tuvo. Eso significa que la gloria no fue un episodio aislado y patrimonio de una única generación.

No debe extrañar que el tema haya sido planteado por Nery Pumpido, arquero de la pletórica temporada 1985/86: "Creo que el River del '86 era mejor que el de Gallardo. Ese fue el mejor equipo de la historia". Pumpido era de la misma madera competitiva que la mayoría de sus compañeros: altivos, guerreros, implacables, de espíritu templado. Con la suficiente autoestima como para no andar mendigando elogios. Ellos mismos los exaltaban, como lo hizo Ruggeri al seguir la estela de Pumpido: "Ese River le gana por dos goles de diferencia al de Gallardo".

Aquel River tiene un mérito que nadie podrá arrebatarle, ni los siguientes ni los que vendrán. Puso en las vitrinas la primera Copa Libertadores para el club y, meses más tarde, también la única Europeo-Sudamericana. Desterró un trauma internacional que había empezado 20 años antes, con la increíble final perdida ante Peñarol en el tercer partido de desempate en Santiago de Chile. Una frustración que dio lugar al mote de gallinas.

La primera Libertadores; el festejo del equipo de Veira
La primera Libertadores; el festejo del equipo de Veira

El River del '86 consiguió lo que ya habían conquistado otros tres grandes: Independiente, Racing y Boca. Y también era testigo de la gesta del tricampeonato del Estudiantes de Osvaldo Zubeldía y de la bella construcción futbolística del "Piojo" Yudica en Argentinos.

Un par de años antes de 1986, River había estado cerca del descenso. De asomarse al abismo pasó a los doce meses más productivos de su historia en términos de trofeos. En la final de Japón venció al Steaua de Bucarest, que en la definición europea le había ganado a un Barcelona futbolísticamente inferior a los que años más tarde moldearían Cruyff, Rijkaard y Guardiola. En aquella Copa de Europa (ahora Champions League) no habían participado los equipos ingleses, suspendidos por la tragedia de Heysel. Más fuerte y de superior categoría fue la oposición que enfrentó el River del 'Pelado' ante la Juventus de Zidane y el River de Gallardo contra el Barcelona de Messi y compañía.

El campeón de 1996 es el que más se conecta con el estilo histórico del club, un modo de jugar que prescindía de la malicia y la aspereza que requerían algunos pasos por la Copa. La riqueza técnica de varios de sus intérpretes (Sorin, Monserrat, Ortega, Francescoli, Salas, Crespo, Gallardo) permitió solapar las artimañas supuestamente necesarias.

El River de Gallardo está fresco y es contemporáneo. Su gran virtud es haber trascendido a un resultado puntual para reciclarse periódicamente y marcar una época.

¿Cuál es el mejor de los tres River históricos? Podría ser éste: Pumpido; Mercado, Maidana, Ruggeri y Sorin; Enrique, Almeyda, Alonso y "Pity" Martínez; Ortega y Francescoli. Y para los tres cambios: Celso Ayala, Enzo Pérez y Salas. ¿El técnico? La motivación del 'Bambino', el laissez faire del 'Pelado' y la convicción del 'Muñeco'. ¿Imposible? Sí, tanto como elegir a uno de los tres sin ser injustos con los otros dos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.