La historia detrás del corte de luz que generó polémica y el enojo de Gallardo con los dirigentes de River

Gallardo, durante el corte de luz en el partido en el estadio de Banfield.
Gallardo, durante el corte de luz en el partido en el estadio de Banfield. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
18 de febrero de 2019  • 08:51

No hay luz en el Estadio Florencio Sola. Los flashes de los celulares iluminan las tribunas. Los hinchas de Banfield responden al cántico de los de River. El misterio invade la noche en el Sur del Gran Buenos Aires: ¿por qué se produjo el corte de luz a los 27 minutos del primer tiempo? La sospecha de Marcelo Gallardo desata la reacción de Hernán Crespo , atónito ante el reclamo del técnico millonario: "Marcelo, ¿vos te pensás que yo voy a hacer eso?".

Todo comenzó con besos, abrazos y palmadas entre dos viejos conocidos. Pese a que son de categorías diferentes, Gallardo -nació en 1976- y Crespo -nació en 1975- compartieron inferiores en River e integraron el plantel campeón de la Copa Libertadores 1996. Es más, en aquella recordada final en el Monumental ante América de Cali, el Muñeco entró por Valdanito a los 87 minutos, cuando el título era inminente y el delantero se despedía del club para iniciar su exitoso recorrido europeo.

Ayer, cuando sus equipos salieron al terreno de juego, Gallardo se acercó al banco de suplentes local para saludar en el reencuentro: "¿Todo bien?", le dijo a su colega, que lo congratuló. "Te felicito", le dijo el novato entrenador del Taladro, mientras con sus manos le tomaba la cara, y al instante, lo despidió con una palmada y salió del banco para saludar a la gente de River, que llevó siete mil hinchas visitantes.

Pero toda la calma inicial se rompió cuando desapareció la luz en el estadio debido a un problema con el generador –según anunció la voz del estadio– que desató un pequeño cortocircuito entre los entrenadores. Primero, el Muñeco se acercó a la terna arbitral y tuvo un cruce de palabras con Renato Civelli, quien le reprochó el reclamo. Y luego evidenció su malestar en una charla con Crespo y soltó la sospecha de que el corte fue adrede. Un momento de absoluta tensión.

El estadio de Banfield, a oscuras.
El estadio de Banfield, a oscuras. Fuente: Telam

"No sé lo que pasó. Son historias de él. Me sorprendió. Me fui para otro lado porque no podía creer lo que me estaba diciendo. ¿Cuál es el motivo? ¿Por qué lo voy hacer? Estamos todos… nos pasamos de rosca a veces", le dijo Crespo a la transmisión televisiva mientras con su mano derecha hacía el gesto de "loco". Fueron 20 minutos hasta que la luz volvió a funcionar y el árbitro Silvio Trucco pudo reanudar un partido que Banfield dominaba, siendo superior a River y con las chances más claras para abrir el marcador.

Por cómo se desarrollaba el partido, el corte de luz parecía perjudicar al equipo local y favorecer al visitante, que tuvo la posibilidad de rearmarse tácticamente y mover fichas para intentar acomodarse mejor en un juego que lo tenía aturdido. El parate le bajó intensidad al juego y luego todo derivó en un empate 1-1 que le sentó mejor al Millonario que al Taladro. Pero la historia no terminó allí, sino que también siguió en los micrófonos luego de la igualdad.

"No discutió conmigo. A Marcelo lo conozco... yo lo conozco a Marcelo. Entiendo que quería desestabilizar una situación que veía comprometida y me quiso acusar a mí de que yo fui a apagar la luz (risas). Le dije que no era electricista. Pero bueno, ya está, Marcelo es un gran jugador de truco y sabía que hasta mintiéndome me iba a incomodar y no me movió un decibel", disparó Crespo en conferencia de prensa.

Crespo, protagonista de un incidente con Gallardo.
Crespo, protagonista de un incidente con Gallardo. Fuente: Telam

¿Qué respondió Gallardo? "El corte de luz fue adrede. Había un jugador de Banfield que necesitaba ir al baño y no querían quedarse con uno menos. Ahí nomás vi todas las señales. Pero no voy a culpar a nadie porque no tengo las pruebas. Yo sé lo que pasó", sentenció el Muñeco, y agregó que un jugador rival le contó lo que sucedió.

"Sé que Crespo lo tomó en joda, dijo que soy un buen jugador de truco, y todas esas pavadas que él sabe muy bien porque siempre le ganaba al truco, pero desestabilizar con una pavada así... no convenía al espectáculo. Quedó en el pasado lo de hacer esas cosas, si es que hubo intención. Yo no tengo pruebas, pero sé fue así porque yo estaba en el campo, vi las cosas que pasaron y un jugador de Banfield me lo confirmó. No voy a decir quién, pero me lo confirmó", destacó el entrenador de River, y cerró: "Va a quedar entre lo que digan ellos y lo que diga yo. Con Hernán (Crespo) está todo bien, hace mucho no lo veía y vivimos muchas cosas juntos. Me enojé porque creo que estas cosas no pueden pasar en el fútbol argentino. Si queremos tener un fútbol mejor, son cosas que no suman para nada. Pero en ese momento estaba más para ellos. Podía yo sacar ventaja, pero a mí me enoja otra cosa".

El dardo de Gallardo para los dirigentes de River

Gallardo, enérgico, durante el partido entre River y Banfield.
Gallardo, enérgico, durante el partido entre River y Banfield. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Desde el regreso a la actividad oficial en el presente año, que se produjo el sábado 19 de enero con la derrota 1-0 ante Defensa y Justicia en el Monumental, River acumula ocho partidos jugados, ya que debió recuperar cuatro fechas pendientes de la Superliga y además ya se han disputado otras cuatro desde la reanudación del torneo. Así, el exigente calendario, más las cortas vacaciones y la escasa pretemporada son puntos que Gallardo ha señalado en varias oportunidades para analizar el presente de su equipo. Pero esta vez rompió con el molde, se mostró muy molesto y fue muy contundente con sus declaraciones: hasta lanzó un dardo para la dirigencia millonaria.

"Lamentablemente yo no me voy a quejar porque nos hicieron jugar todos los partidos que teníamos en este período de tiempo y nos obligaron a jugar mientras algunos deben otros partidos y todavía no se jugaron. Estas cosas yo no las entiendo: ¿por qué a nosotros nos obligaron a jugar antes de retomar el campeonato y a los demás no? Pero bueno, jugamos ocho partidos, lo asumimos y ya está... ahora no podemos hacer nada contrario a eso. Lo asumimos y vamos a dar pelea hasta el final por la clasificación a la Libertadores", comentó el Muñeco sobre los ocho encuentros que debió afrontar su equipo en tan solo 30 días.

Pero, luego, una pregunta lo obligó a ir más allá. ¿Qué desató su marcado enojo? La consulta sobre la polémica por el fixture de la Copa Libertadores: la Conmebol pautó que River debe visitar a Inter de Brasil el 27 de marzo, en medio de la fecha FIFA -la selección argentina jugará el 22 frente a Venezuela en Madrid y el 26 ante Marruecos en Tánger-. Así, debido a las citaciones de las distintas selecciones, el DT podría perder varias fichas claves de su equipo como Franco Armani, Juan Fernando Quintero y Rafael Borré, entre otros.

"No solamente River tiene ese problema, otros equipos también lo tienen. Y no quiero ser reiterativo, porque son los clubes los que se tienen que quejar. La mayoría de los que juegan en fecha FIFA pierden jugadores... es algo que no entra en la cabeza de nadie. Está mal esa fecha. Pero, ¿yo me voy a quejar? Si tienen que ser los directivos, que van al sorteo, miran el fixture y no dicen nada... no sé a que van si no actúan o reclaman por el beneficio de los equipos", lanzó Gallardo, con un tono firme y una clara molestia por la situación.

"Hay muchos que juegan en esa fecha. No es entendible. A veces me pongo a pensar: ¿por qué carajo me pongo en este papel y me quejo? Pero con un sentido. A mí me pusieron cuatro partidos para jugar cuando volvimos. Los jugué, no me quejé, salimos a la cancha, jugamos, perdimos... y dijimos, bueno vamos a afrontar y mejorar en los partidos que vienen. Y lo hicimos. Ahora bien, me resulta raro que pase", agregó el DT.

¿Lo habló con el presidente Rodolfo D'Onofrio? "Ellos ya saben también... yo no puedo estar diciendo todo. Los directivos saben, saben bien las fechas", sentenció Gallardo, y cerró antes de terminar la rueda de prensa: "Nada, ya está, qué se yo... jugamos los partidos que teníamos que afrontar, nos tocó perder y posiblemente si nos hubiese tocado ganar, quizás no diríamos nada. Pero nos acotaron el calendario tan tremendamente que nos tuvimos que preparar muy fuerte desde lo mental para soportarlo. Los primeros tres partidos los sufrimos y ahora estamos en camino nuevamente pensando en lo que viene. Ya está".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.