¿La nueva normalidad de los campeones? Festejos fríos y con distanciamiento social

Sin abrazos y manteniendo la distancia social: así, acartonadamente, festejó Salzburg la Copa de Austria.
Sin abrazos y manteniendo la distancia social: así, acartonadamente, festejó Salzburg la Copa de Austria. Fuente: Reuters
(0)
30 de mayo de 2020  • 06:02

Salzburg venció 5-0 a Austria Lustenau y levantó la Copa de Austria. No hubo hinchas en el estadio y en el festejo cada futbolista campeón debió permanecer sobre un círculo perfectamente delineado sobre una lona, para cumplir el distanciamiento social . Nada de abrazos. Aplausos y brazos en alto, sí. Algún grito. Así, de esquemática, así de fría, parece va ser nueva normalidad de las celebraciones en el fútbol en medio de la pandemia de coronavirus .

La celebración, en las que los campeones se pasaban de mano en mano el trofeo luego de un breve festejo individual saludado con brazos en alto y un grito de sus compañeros, pareció una acartonada coreografía con el fondo de las tribunas vacías, con más frialdad que euforia espontánea. Organizada y salubre, sí, pero casi ajena al ambiente del deporte. ¿Serán siempre así las premiaciones mientras el planeta esté en alerta por la Covid-19? Llevará un tiempo acostumbrarse, seguramente.

La final que consagró a Salzburg fue el primer partido de fútbol en territorio austríaco desde marzo, cuando la actividad se frenó para evitar la propagación del virus que tiene en vilo al mundo. Más allá de los cinco goles, del séptimo título de la historia para el ganador y del peculiar contexto, el partido entró en los libros: Jesse Marsch, de Salzburg, se transformó en el primer entrenador nacido y formado en Estados Unidos en levantar una copa en Europa.

"Ganar este trofeo es una buena sensación. Los jugadores pusieron mucho esfuerzo durante la cuarentena. Estoy muy orgulloso de ellos. Ahora nos queda la liga, que por supuesto queremos ganar", dijo Marsch, luego de una conferencia de prensa en la que también se respetaron la distancia social y los protocolos de higiene.

El delantero zambiano de Salzburg Patson Daka saluda a su entrenador, el estadounidense Jesse March, respetando el protocolo por el coronavirus, en la final por la Copa de Austria, que el equipo rojo ganó al imponerse por 5-0 a Austria Lustenau.
El delantero zambiano de Salzburg Patson Daka saluda a su entrenador, el estadounidense Jesse March, respetando el protocolo por el coronavirus, en la final por la Copa de Austria, que el equipo rojo ganó al imponerse por 5-0 a Austria Lustenau.

Salzburg lidera la liga de Austria con tres puntos sobre Lask-Linz, su escolta. Pero le debe esa luz de diferencia al... coronavirus. Porque su perseguidor fue multado con una deducción de seis unidades y 75.000 euros por no haber mantenido el distanciamiento entre los jugadores durante los entrenamientos. El equipo de Linz organizó prácticas con el plantel completo, pero los protocolos sanitarios de la Bundesliga austríaca permitían ensayos solamente con los futbolistas separados por grupos.

Lask-Linz, dirigido por el ex jugador francés Valerién Ismael, se disculpó por lo sucedido y pretendió que le redujeran la pena. Alegó que sus futbolistas habían practicado todos juntos porque los exámenes de coronavirus realizados a todo el plantel habían dado resultados negativos. La liga austríaca no aceptó ese pedido y mantuvo la sanción, que en los escritorios transformó a Lask-Linz de líder en escolta de Salzburg.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.