La salida de Messi: un intento de negociación con Barcelona para evitar la vía judicial

Otros tiempos: Josep María Bartomeu, presidente de Barcelona, estrecha la mano de Lionel Messi. El argentino ya no quiere jugar en el equipo catalán.
Otros tiempos: Josep María Bartomeu, presidente de Barcelona, estrecha la mano de Lionel Messi. El argentino ya no quiere jugar en el equipo catalán. Fuente: Reuters
Alejandro Casar González
(0)
28 de agosto de 2020  • 23:30

No hay vuelta atrás: Lionel Messi pretende irse de Barcelona. El ya famoso burofax remitió a la cláusula unilateral de salida. El club desconoció el argumento, expuso que se venció el plazo y remitió a otra cláusula: la de rescisión, valuada en 700.000.000 de euros. Sin puntos intermedios ni canales de negociación, la historia parecía destinada a los tribunales. Hasta este viernes.

La prensa española informa que los Messi -Lionel y su padre y representante, Jorge- pidieron una reunión con el club para encauzar la situación. En el horizonte, la operación de salida más viable implica una erogación en efectivo más jugadores en parte de pago. La suma total no tocará los 700.000.000. Quizás se acerque a una mitad. El piso tiene un nombre: "Neymar". El brasileño abandonó en 2017 la disciplina azulgrana a cambio de 222.000.000 de euros. Messi no vale menos que eso.

Manchester City, el que parece ser el destino preferido del argentino para seguir su carrera, hace números para ofrecer el mejor contrato posible sin romper su estructura de pagos. Pondría sobre la mesa a tres futbolistas: el lateral español Angeliño, el defensor central Enric García (interesa a Ronald Koeman, pero Barcelona no tiene los 30.000.000 de euros en efectivo que demanda su pase) y el delantero Gabriel Jesus. El suplente de Sergio Agüero está valuado en 100.000.000, por lo que todo el paquete más una cifra al contado no estaría tan distante de lo que exigiría Barça.

Pero hay un problema: el club blaugrana no quiere vender. Messi sigue siendo intransferible a no ser que sea pagada su cláusula. La entidad presidida por el silencioso Josep María Bartomeu insiste en que el rosarino es la "piedra fundamental" de su nuevo proyecto deportivo. Como si la carta documento que recorrió el mundo esta semana nunca hubiera existido. Como si el máximo directivo no supiera que el capitán quiere abandonar el barco. Como si no mirara las noticias.

Lionel Messi, en una encrucijada: pidió ejecutar su cláusula de salida unilateral, pero se expone a un juicio; la mejor resolución para él sería una rescisión consensuada.
Lionel Messi, en una encrucijada: pidió ejecutar su cláusula de salida unilateral, pero se expone a un juicio; la mejor resolución para él sería una rescisión consensuada. Fuente: LA NACION

Si Barcelona se mantuviere intransigente, Messi podría irse de todas maneras. Lo haría mediante un certificado de transferencia internacional (CTI) transitorio, y ejecutando la cláusula que, según sus asesores, lo habilita a cancelar anticipadamente su contrato. Como ese convenio entró en su último año de vigencia y, además, el futbolista es mayor de 28 años, está fuera del período de protección. Es decir, si se cancela antes de tiempo, no hay sanciones deportivas posibles.

Entonces, puede ocurrir cualquier cosa. Todos los escenarios son posibles en los estrados judiciales: que un magistrado de la ciudad condal diga que, efectivamente, el pase de Messi cuesta 700.000.000 de euros, que está bien que haya salido del club a costo cero o que vale cualquier cifra intermedia. El eventual fallo no es claro hoy por hoy.

Sea cual fuere la determinación, ningún club interesado en el argentino quiere correr el riesgode invertir una suma multimillonaria en un jugador al que podría tener gratis en junio de 2021. Esa amenaza espanta a los candidatos. Messi libre es una presa apetecible para varios. Sin embargo, con un litigio detrás, la situación del rosarino es una bomba de tiempo. Así, los caminos conducen a una negociación. La "salida consensuada". Por eso, los Messi dieron el primer paso y pidieron un encuentro. El club, por ahora, no lo concedió.

El factor Guardiola: la presencia del entrenador catalán en Manchester City decanta la balanza en favor de ese club como posible nuevo destino de La Pulga.
El factor Guardiola: la presencia del entrenador catalán en Manchester City decanta la balanza en favor de ese club como posible nuevo destino de La Pulga. Fuente: EFE

Tampoco a la entidad española le conviene un juicio. Mientras dure el proceso, Messi se habrá ido gratuitamente. Bartomeu quedaría en la historia como el presidente que no habrá sabido retener al jugador franquicia. La junta directiva no logrará evitar el ridículo. Pero, sobre todo, lo sentirán sus cuentas bancarias: sin Messi habrá que negociar acuerdos de patrocinio, cuotas sociales y hasta ingresos de televisión. El impacto económico es impredecible.

Su salida consensuada aportaría billetes para paliar la crisis (que ya era importante antes de la pandemia y se agravó con la cuarentena) y reforzaría cuantitativamente el plantel: de ninguna manera podría Barcelona comprarle en efectivo tres futbolistas a Manchester City. De suceder, ése sería el último servicio de Messi a la causa barcelonista. Además, claro, del ahorro de los cerca de 100.000.000 de euros brutos que, según los medios españoles, percibe el argentino por año.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.