Lamento boliviano

Lionel Messi
Lionel Messi
(0)
14 de octubre de 2020  • 00:30

No es fácil ser presidente en Bolivia. Al de la Federación de Fútbol (FBF), Marcos Rodríguez, lo busca la policía. Fue denunciado por Robert Blanco, que reclama para sí la presidencia de la FBF. Por las dudas, Rodríguez no fue ayer al Hernando Siles. La policía fue a buscarlo el lunes a la propia concentración del seleccionado. El operativo, según cuentan, violó burbuja sanitaria y retrasó la salida del plantel al entrenamiento. Sucedió apenas veinticuatro horas antes del partido contra la Argentina, en el hotel Tecno Boutique, de La Paz, a pocas cuadras del Colegio Militar Gualterio Villarroel. El coronel Villarroel también fue presidente (de Bolivia), hasta 1946, cuando una turba lo mató y colgó su cadáver en una farola en la plaza Pedro Murillo. Bolivia, que tiene un récord de 189 golpes de Estado, celebra elecciones el domingo.

Los nombres más citados para el fin de semana serán los de Evo Morales y Carlos Mesa. Paradójicamente, ambos fueron clave en 2007 para lograr que Bolivia mantuviera su derecho a jugar en La Paz, tras un veto que había impuesto la FIFA a los estadios en altura. Evo, que en 2007 era presidente, hasta jugó fútbol en el Hernando Siles con Diego Maradona, que celebró arrodillado un gol, cantó "sí, se puede" y dijo que "ni Dios y mucho menos [Joseph] Blatter" podían prohibirles a los bolivianos "jugar donde nacieron". Un año después, la selección argentina a la que él dirigía se ahogó con un 6-1 en La Paz por las eliminatorias para el Mundial Sudáfrica 2010.

A Evo, que dio fuerte apoyo al fútbol en Bolivia, lo echó el año pasado un combo de ciudadanía furiosa, militares complotados y presidenta interina (Jeanine Áñez) que asumió el poder Biblia en mano. Lo acusaron de fraude tras forzar la Constitución para permanecer un cuarto mandato seguido. No lo colgaron en una plaza como a Villarroel, pero incendiaron su casa, vejaron a varios de sus funcionarios y lo obligaron al exilio. "Subieron para tomar el palacio de gobierno, primates golpeándose el pecho. Avasallada mi ciudad por el Macho Camacho", escribió la poeta Aida Torrico.

Mesa, dicen los analistas, será presidente por segunda vez si el candidato de Evo (el economista Luis Arce, líder en las encuestas) no gana el domingo en la primera vuelta. Como muchos presidentes bolivianos, Mesa no pudo terminar su período (2003-2005). En 2007 y 2008, mientras Evo-presidente presionaba políticamente a la FIFA por el veto a La Paz, Mesa fue asesor clave de la Federación. Bolivia tuvo todo el apoyo de Sudamérica menos el de Brasil, que ya había presionado luego de una caída histórica en 1993 en el Hernando Siles. La FIFA de João Havelange prohibió entonces partidos en estadios a más de 3000 metros de altura sobre el nivel del mar. Mesa, periodista, cineasta e historiador, fue asesor fundamental de la Federación en los años noventas y también en 2007. Uno de los argumentos de su Libro blanco ante la FIFA fue el 3-3 de la Argentina de 2001, cuando la selección de Marcelo Bielsa perdía por 3-1 y empató en los cinco minutos finales. Ayer sumó otro argumento.

Mesa, que también asesoró al gobierno de Evo en la disputa contra Chile por una salida al mar, reconoció en un artículo de 2013 que la FIFA había prefirido no confrontar con Morales, el primer presidente indígena de Bolivia, nacido en Oruro (3800 metros sobre el nivel del mar) y que ya entonces gozaba de gran popularidad, tras su política de nacionalizaciones, inversión extranjera y crecimiento agresivo de la minería, que redujo la pobreza casi a la mitad y triplicó el PBI. Sus errores precipitaron a las élites blancas de Santa Cruz de la Sierra. Estuve allí una única vez, en 1985, cuando el histórico Argentinos Juniors de José Yudica y Claudio Bichi Borghi obtuvo un 1-1 contra Blooming. Imposible olvidar el almuerzo en la finca del presidente del club. Bolivia estaba bajo estado de sitio y toque de queda por una protesta obrera. "Puede sonar troglodita", dijo en mi mesa un representante local, "pero creo que habría que fusilar a unos cuantos obreros".

De Santa Cruz (el reclamante Blanco es del club Destroyers y tiene el apoyo de Blooming y de Oriente Petrolero) partió también la ofensiva contra el presidente Rodríguez, que asumió en la FBF con mayoría de clubes chicos y del ascenso, después de la muerte por Covid-19 de su antecesor César Salinas. Hay previstas elecciones para noviembre. Pero el sector de Blanco fue al TAS y está ganando la batalla en los tribunales bolivianos. El nuevo presidente tendrá la llave del negocio de la TV, punto clave de la división. Una torta que subió de 3 a 45 millones de dólares. La puja afecta al propio DT venezolano del seleccionado, César Farías, a quien algunos de los clubes más poderosos le negaron jugadores y que ahora es acusado de discriminar convocatorias según sus propios intereses. "Miserias dirigenciales que hicieron añicos a la selección", escribió el periodista Roberto Acosta, después del 0-5 del debut en las eliminatorias frente a Brasil. Empeora todo tras la caída en La Paz contra la Argentina. Ayer, cuando las selecciones ya calentaban en el Hernando Siles, me avisaron que el Ministerio Público boliviano estaba allanando las oficinas de la Federación en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz. Como la canción de los Enanitos Verdes: "Lamento boliviano".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.