Lanús le dio otro golpe a Boca: le ganó 2-1, lo bajó de la punta de la Superliga y lo dejó más aturdido

Boca se va derrotado de la cancha de Lanús.
Boca se va derrotado de la cancha de Lanús. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Christian Leblebidjian
(0)
31 de octubre de 2019  • 16:29

Boca tenía la necesidad de mostrarse entero. La eliminación ante River, haber perdido la posibilidad de jugar la final de la Copa Libertadores, lo había dejado herido, golpeado. Incluso con muchos interrogantes en el corto plazo, sobre todo en lo que respecta a las continuidades de Gustavo Alfaro y Carlos Tevez. La derrota por 2-1 ante Lanús de visitante, por la 11° fecha de la Superliga, en su primera presentación post-River, fue otro paso atrás.

En diez fechas a Boca le habían convertido solo dos goles. Lanús le hizo la misma cantidad en 90 minutos. Y no fue casualidad, teniendo en cuenta que la defensa, el punto más sólido del ciclo Alfaro, jugó uno de los peores partidos del semestre: flojísimos rendimientos, desde el arquero Andrada pasando por los centrales López e Izquierdoz, y terminando por los laterales Buffarini y Mas.

Sand festeja su gol con Marcelino Moreno, que le había enviado el centro.
Sand festeja su gol con Marcelino Moreno, que le había enviado el centro. Fuente: Télam

Luego de haber apostado por la dupla de ataque Tevez-Wanchope Ábila en el partido más importante del año para Boca, en la Bombonera, Alfaro recurrió como pareja de ataque a Mauro Zárate y Jan Hurtado. Durante el primer tiempo, Boca asumió el protagonismo pero debió dar otra muestra de carácter de entrada. Es que José Sand, con cabezazo cruzado y tras un centro de Moreno desde la derecha al punto penal, puso en ventaja al equipo de Luis Zubeldía. Floja respuesta de Mas (primero) y de Lisandro López (después). El lateral izquierdo fue fácilmente gambeteado por Marcelino Moreno en el inicio de la acción, mientras que el primer central quedó "pasado" de la zona y cuando quiso reaccionar la pelota ya estaba dentro del arco de Andrada.

El resumen del partido

Hubo una mejora en el equipo xeneize desde lo futbolístico: ¿En qué sentido? Atacó mejor, tuvo un mayor circuito de juego, con encuentros entre Mac Allister, Almendra y Salvio que llevaron peligro al arco de Rossi. Lo de Zárate fue más un desequilibrio individual, con gambetas y el golazo de tiro libre que marcó a los 34 minutos. El exVélez le sacó rédito a un error conceptual del juvenil Vera, que entregó un pase lateral interior en salida que fue interceptado por Salvio y comprometió a Valenti con foul y amarilla. Zárate quebró una racha de 1023 minutos sin convertir, el último había sido ante Godoy Cruz.

Boca generó siete situaciones de gol en el primer tiempo e hizo figura al arquero Rossi. Las chances xeneizes más claras fueron con un desborde de Salvio por la derecha que terminó en centro atrás y en casi gol de Almendra, y un centro de Almendra que cabeceó Salvio con destino de ángulo y Rossi envió al córner. Otra fue de pelota parada: un tiro libre frontal de Mac Allister siguió en un cabezazo de Lisandro López y encontró otra muy buena respuesta de Rossi mandando el balón al tiro de esquina.

Gustavo Alfaro, en el banco. Boca vive un momento delicado.
Gustavo Alfaro, en el banco. Boca vive un momento delicado. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Lanús, con transiciones rápidas, se mostró peligroso siempre, aunque no generó tanto como Boca en los primeros 45 minutos. En el despliegue de Bernabei y Auzqui y las proyecciones de los laterales Di Plácido y Pasquini tuvo explosión por las bandas y Sand se movió inteligente tanto cerca como lejos del área.

José Sand y Carlos Auzqui anotaron los goles granates, que ahora suman 22 unidades, dos menos que el líder, Argentinos Juniors. Mauro Zárate, de tiro libre, había puesto el empate transitorio.

Así como Rapallini pudo haber expulsado a Zárate después del 1-1 (por provocación al festejarle el gol a los hinchas de Lanús), estaba amonestado y pudo ver la segunda amarilla, el árbitro también pudo haberle mostrado la segunda amarilla a Auzqui por simular un penal en el arranque del segundo tiempo.

Y al instante siguiente de esa situación, Auzqui convirtió el 2-1 de Lanús de arremetida, tras un centro de Pasquini desde la izquierda. Boca tenía muchos defensores dentro de su área, pero (como le sucedió en otros tantos recibidos en la Copa Libertadores y la Superliga) la última línea cubre la zona sin tomar en cuenta a los receptores ni la posición de la pelota.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

En el segundo tiempo Lanús tomó el control y Boca ya no estuvo tan preciso para asociarse de ¾ de cancha en adelante. Alfaro resolvió los ingresos de Tevez por Almendra y de Wanchope Abila por Hurtado. Modificó el esquema táctico, pasó del 4-4-1-1 al 4-2-3-1, con Marcone y Mac Allister; Salvio, Tevez y Zárate; Ábila.

Aunque Boca no solo bajó su producción ofensiva sino que además cometió demasiados errores defensivos. En uno de ellos, Izquierdoz se fue expulsado por doble amarilla tras una falta sobre Moreno. Lo que parecía lo más sólido de Boca en la era Alfaro, la defensa, quedó expuesta casi a la altura de lo que sufrió en la primera semifinal ante River, en el Monumental. Boca no levanta: perdió tres de los últimos cinco partidos y en el Sur también perdió la punta de la Superliga.

Las posiciones

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.