Las 10 coincidencias tácticas entre los equipos de Bielsa y Guardiola (y algunas diferencias)

Entra Gabriel Jesús y sale el Kun Agüero: Guardiola los puede poner juntos en Manchester City, pero en ese caso reubica al centrodelantero brasileño como volante o extremo izquierdo
Entra Gabriel Jesús y sale el Kun Agüero: Guardiola los puede poner juntos en Manchester City, pero en ese caso reubica al centrodelantero brasileño como volante o extremo izquierdo Fuente: Reuters
Christian Leblebidjian
(0)
28 de julio de 2020  • 07:00

Se admiran mutuamente, se escuchan, se elogian. Incluso palpitan lo que será el enfrentamiento táctico en la próxima Premier League entre Leeds y Manchester City. Marcelo Bielsa y Pep Guardiola se toman como referentes el uno del otro, se sientan en un cómodo sillón para ver cuando juega el equipo del otro entrenador, analizan qué cosas pueden copiar, adaptar a sus necesidades. Más allá que los emparenta el rol docente, el sentido de la motivación, cómo convencen a los jugadores del plan trazado, la intensidad con la que entrenan y juegan y que mejoran a todos los jugadores que pasan por ellos desde el aspecto individual pero en función (también) de una estructura de equipo, ¿qué coincidencias tácticas se pueden encontrar entre ambos? Veamos algunas:

1-Las salidas desde el fondo: ambos arrancan desde el principio, tratando de tener un arquero que, además de tratar de atajar las pelotas que van en dirección al arco, tengan una buena técnica con los pies. Tanto Bielsa como Guardiola suelen entrenar más de 20 formas distintas para salir desde el fondo, variables según el adversario vaya presionando o tapando a los posibles receptores de ese primer pase. Y aunque jueguen con línea de 4 realizan el movimiento inicial para quedar posicionados con 3 más el arquero. Si los N° 1 suelen jugar bien con los pies, potencian ese recurso, ya que en un momento tendrán que buscar un pase largo también.

2-Defender mano a mano desde los centrales y a la altura del círculo central: de ser posible, arrancar así y trasladando a duelos individuales en toda la cancha. "Mi sueño futbolístico es meter a los once contrarios dentro de su área desde el primer minuto y no dejarlos pasar del medio campo. Pero bien, para conseguirlo hay que ser muy preciso. Como muy bien dice Marcelo (Bielsa) 'todo el mundo defiende espacios cortos y ataca espacios grandes. En cambio, yo quiero atacar espacios pequeños y defender espacios grandes'. Claro. Si uno o dos del equipo no lo hacen bien, se acabó. Pero si todos lo hacen bien, yo intento meterte en tu área y que no consigas oler el balón durante todo el partido. Eso lo aprendí de Bielsa", dijo Guardiola mientras dirigía a Bayern Munich.

3-Por lo general utilizan extremos y usan todo el ancho del campo: primero amplitud para generar triangulaciones y luego aceleración para ser profundos. Ya sea partiendo desde un 4-3-3 o 4-1-4-1, o volcados en ataque con un 2-5-3, ambos entrenadores tienen debilidad por los wines o mediocampistas que sean picantes en los últimos metros, además de pretender formar tándems con sus laterales. Quieren que sus laterales se proyecten y terminen ellos en posiciones de centro-gol en ¾ para no sólo abrir el campo, sino también sumar varias asistencias por campeonato.

4-Presión alta al rival: sus tres jugadores más adelantados pueden estar parados directamente sobre la línea del área adversaria. Y el resto del equipo, acompañando ese posicionamiento de los "punta de lanza". Desde ahí también se ven los duelos mano a mano para presionar y buscar recuperar en el sector que sea, en función de dónde decida jugar el primer pase el arquero del contrario.

5-La presión tras pérdida para buscar recuperar en los 5 segundos posteriores: la reacción de los equipos de Bielsa ante la pérdida de la pelota suele ser asfixiante y decidida, lo hace llevándolo al extremo. Pep involucra a los jugadores que fueron sumando pases y se escalonaron sobre ese sector donde el equipo decidió atacar, hasta prefieren las bandas para jugar con las líneas del campo como aliados para encerrar a los defensores que pudieron haber recuperado ese balón. En el caso de los equipos de Guardiola, si la pelota se le va de ese sector específico, podría ser un problema.

6-Les gusta jugar con un solo 9: más allá de que Pep, en Alemania, utilizó el doble 9 en algunos momentos con Mandzukic y Müller (hasta poniéndolos con Robben y Ribery a los costados cuando terminaba atacando 2-4-4), de los 25 sistemas tácticos que suele tener en su valija, apenas cuatro encajan con un doble 9. En Inglaterra, cuando conviven en Manchester City Sergio Agüero y Gabriel Jesús, el brasileño suele moverse como volante por izquierda o extremo en un 4-1-4-1. Puede arrancar el partido con dos N° 9, pero uno casi seguro jugará readaptado.

Gabriel Batistuta y Marcelo Bielsa en un entrenamiento de la selección argentina; durante esa etapa, era él o Crespo; el DT no quiso ponerlos juntos: con el Loco juega un solo 9
Gabriel Batistuta y Marcelo Bielsa en un entrenamiento de la selección argentina; durante esa etapa, era él o Crespo; el DT no quiso ponerlos juntos: con el Loco juega un solo 9 Fuente: AFP - Crédito: Daniel García

Bielsa prefiere un 9 con características de 9-9 (Bamford; Ariel Cozzoni en Newell's; Batistuta o Crespo en la selección o el propio Martín Palermo en la Copa América del 99; Gignac en Marsella; Llorente y Aduriz en Bilbao), pero se adapta si tiene que poner allí a otro futbolista con otras características, como hizo con Patricio Camps en Vélez o Tevez en los Juegos Olímpicos de 2004.

7-El ritmo intenso de juego: no guardarse nada de principio a fin ni aflojar en los ritmos para atacar (y también para defender): "Con el tiempo organicé algo que se llama una rutina defensiva y es cómo se recupera la pelota: tiene 17 estaciones. Por ejemplo, si me gambetean, me eliminan y debo regresar. El jugador que es eliminado tiene que tener un soporte atrás, pero fundamentalmente tiene que convertirse en sostén. Nosotros estamos acostumbrados a pedir ayuda, pero estamos menos acostumbrados a darla después de recibirla. Saber que después de eliminado sigo vivo, que el juego mío no termina porque me gambetearon", pregona Bielsa.

8-Valoran mucho a los jugadores polifuncionales: readaptan puestos o funciones en beneficio del equipo, buscando soluciones grupales que, además, los mejoran individualmente a cada futbolista involucrado. Otra forma de potenciarlos. Messi de wing derecho a falso 9, Philipp Lahm de lateral a doble 5, Kimmich de volante a lateral izquierdo, central o extremo derecho; Bamford de extremo a 9; Alioski de wing a lateral o Ayling de lateral a eventualmente ser líbero. Dallas en Leeds jugó en varias posiciones en el torneo. Algunos de los últimos ejemplos. Medel fue stopper, lateral o volante en Chile. En la corta experiencia en Lille, lo hizo con el extremo Nicolas Pépé o el volante Thiago Maia.

Guardiola, en Barcelona, pretendía que cada futbolista pudiera jugar en tres posiciones y en el Bayern subió la apuesta con Rafinha (5 posiciones distintas), David Alaba (6), Kimmich y Lahm jugaron en hasta 8 posiciones diferentes.

Pep Guardiola con Phillip Lahm; mientras convivieron en Bayern Munich, el DT lo llegó a ubicar en ocho puestos distintos pensando en lo que el equipo necesitaba del lateral alemán en ese momento
Pep Guardiola con Phillip Lahm; mientras convivieron en Bayern Munich, el DT lo llegó a ubicar en ocho puestos distintos pensando en lo que el equipo necesitaba del lateral alemán en ese momento Fuente: AFP

9-Las pelotas paradas a favor: "La alta competencia es para un núcleo selecto, no para los que tengan sólo ganas de participar en ella. En las prácticas, le lanzamos 220 centros a un tipo, buscando que hombre y pelota se encuentren en un punto exacto. Así se hacen goles con pelota parada. De los 220 pelotazos, a lo mejor llegan apenas cinco, pero el jugador tiene que estar absolutamente concentrado en todos, porque una oportunidad es gol, y el gol es la vida para nosotros. Si deja de picar uno de esos 220, lo corrijo, porque en esa pelota nos quitó el triunfo y la gloria, que para mí es mucho más movilizadora que el dinero", explica Bielsa en el libro "Los 11 caminos al gol".

10-El exhaustivo estudio del rival para planificar cada partido: tras el "Spygate" con Leeds, en 2019, Bielsa no sólo reconoció que mandaba espías a todos los entrenamientos de los rivales, sino que hasta dio una clase con power point del tiempo de estudio que le dedica a armar entrenamientos y planificaciones en función de los adversarios de turno. Guardiola se para ante el monitor como si observara un mosaico artístico formado por miles de pequeños fragmentos de cerámica. Y no puede fallar ninguna piedra, por intrascendente que parezca. Los miércoles suele entrenar en el campo durante diez o quince minutos en función de los puntos débiles del rival y a una "intensidad eléctrica".

Tras el "Spygate" en su primer año en Leeds, en Inglaterra, Bielsa armó una conferencia de prensa con placas y videos para explicarle a todo el mundo su modelo de estudio de los rivales; cómo lo hace y por qué le da importancia
Tras el "Spygate" en su primer año en Leeds, en Inglaterra, Bielsa armó una conferencia de prensa con placas y videos para explicarle a todo el mundo su modelo de estudio de los rivales; cómo lo hace y por qué le da importancia Fuente: Archivo

Pep puede pasarse horas analizando videos del próximo equipo a enfrentar y cuando descubre un punto débil grita. "¡Eureka!". Dirigiendo a Bayern, antes de un clásico con el Dortmund, el DT hizo trabajos específicos todos los días y el día del partido les mostró tres pizarrones con tres planes distintos de cómo podría jugar el Borussia. Pep no sabía cómo iba a salir finalmente, pero les explicó los tres planes posibles. Para cada esquema tenía un 'contraesquema' preparado, cuenta Martí Perarnau en el Libro "La Metamorfosis". Tras perder la final de la Copa del Rey con Athletic de Bilbao ante Barcelona (0-3), en 2012, Bielsa le mandó el análisis que había hecho del equipo catalán para disputar ese partido y Pep, tras ver el informe, le contestó con un gran elogio: "Sabe más del Barcelona que yo".

Diferencias sutiles

1-Sus equipos suelen dominar la posesión, pero con matices: el tema está en el fin de la tenencia. Guardiola avanza de manera compacta a través del pase. Siempre dice que al rival "hay que moverlo, moverlo" para fabricar esas grietas, esos caminos por dónde vulnerarlo, y también porque si tu equipo tiene el balón, el rival no te puede hacer daño. Se permite una posesión, aunque sea durante segundos, por el sólo hecho de darle un sentido seguro para luego volver a atacar.

Pero Bielsa (que sostiene que hay 36 formas distintas de dar un pase) no la tiene por tener, sólo quiere la posesión para no parar de atacar al rival, no concibe una tenencia de muchos segundos seguidos sin haber pateado al arco o sin intentar finalizar lo más rápido posible. De ahí que los equipos de Guardiola, en su máxima expresión, suelen promediar más del 70% de posesión durante los partidos; los de Bielsa pueden llegar a esa cifra, pero suelen estar más cerca del 60%.

El gol de Pablo Hernández sobre el final ante Swansea, que significó la victoria por 1-0; un triunfo clave para el título y el ascenso del Leeds de Bielsa llegó con una asistencia de centro atrás y con 7 jugadores de su equipo dentro del área
El gol de Pablo Hernández sobre el final ante Swansea, que significó la victoria por 1-0; un triunfo clave para el título y el ascenso del Leeds de Bielsa llegó con una asistencia de centro atrás y con 7 jugadores de su equipo dentro del área Fuente: LA NACION

2-El mejor ataque: para Bielsa, es un avance respaldado hasta con siete jugadores en el área rival y resuelto con una asistencia de centro atrás en el menor tiempo posible. Para Pep, el mejor ataque es respaldado y tras encontrar esa grieta para filtrar un pase y que un jugador deje a un compañero suyo (que atacará el espacio, llegando de atrás) de cara al gol. Por más que esa tenencia dure varios minutos hasta "mover lo suficiente al adversario" para encontrar ese callejón al gol, con un pase filtrado o "pinchado" para vulnerar la línea defensiva adversaria. Aunque tanto en Alemania como en Inglaterra los equipos de Guardiola tuvieron una velocidad superior en ataque: si combinando velocidad y precisión el Bayern o el City llegaban con un respaldo de 3 o 4 jugadores, los goles valían igual, claro.

Diferencias más notorias

1-Bielsa marca hombre a hombre en las pelotas paradas; Pep hace zona. A los dos pueden igual hacerles pocos goles de cabeza tras córners o tiros libres frontales o laterales. Leeds no sufrió mucho por esa vía en el Championship que acaba de ganar; Guardiola (por más que hizo retoques en dónde ubicar las líneas de la zona), solo en Bayern Munich apenas recibió 14 goles de pelota parada en 161 partidos, según datos de Opta publicados en el libro "La Metamorfosis". Y en "Herr Pep", también escrito por Martí Perarnau, Guardiola entregaba la siguiente definición: "Yo hago zona porque creo que así se defiende mejor, porque cada jugador solo debe ocuparse de su zona y de vigilar la espalda del compañero que tiene delante". Bielsa entiende que debe haber responsabilidades individuales, que cuando cae el centro nadie se pregunte "¿es mío o tuyo?".

Gary Medel y Marcelo Bielsa, una historia de afectos y respetos en la selección de Chile, donde el DT utilizó en varias posiciones al ex jugador de Boca
Gary Medel y Marcelo Bielsa, una historia de afectos y respetos en la selección de Chile, donde el DT utilizó en varias posiciones al ex jugador de Boca Fuente: EFE - Crédito: Alfredo Aldai

2-Bielsa (por lo general) casi nunca haría un cambio defensivo para sostener un resultado. El Loco prefiere morir con la suya que perder con otro estilo; Guardiola trata, desde lo táctico, de hacer lo que más lo va a acercar al triunfo, aunque eso implique retocar su estilo natural. «Disfruto mucho defendiendo bien, es un arte. Como alguien que sabe rematar o gambetear bien. Los entrenadores que he tenido no me han educado demasiado bien en defensa. Cuando empiezas a conocer las cosas, te empiezan a gustar», dijo alguna vez Pep.

3-Bielsa tiene su estilo bien definido. Pep nunca para de innovar: Guardiola piensa en cómo se puede -cada día que pasa- jugar mejor desde lo táctico. Puede pasar de un sistema 4-3-3 o 4-2-3-1 a jugar 3-7-0, 2-3-3-2 o 2-4-4. Bielsa promueve los cambios, pero es más clásico en ese sentido, partiendo de un 3-3-1-3 o 4-1-4-1.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.