Los centrales de Boca, de talón de Aquiles a ser una zona más confiable