Los Murciélagos quieren revalidar su prestigio

Mañana, desde las 11, el seleccionado de fútbol argentino para ciegos comienza el Mundial, en Inglaterra; los partidos podrán verse por televisión.
Lucas Bertellotti
(0)
14 de agosto de 2010  • 18:18

Unos 30 alumnos de quinto grado de la escuela N° 18 del distrito escolar 15 presencian el entrenamiento de la selección de fútbol para ciegos, los Murciélagos, en el Cenard. Apoyados en la baranda de la cancha, miran asombrados los movimientos de los jugadores que, aunque no pueden ver, tiran gambetas, ejecutan pases precisos y rematan con potencia al arco. Unos diez chicos se acercan corriendo a Silvio Velo, la figura del equipo, que alza su brazo y mientras ríe, recibe la mano de uno que debajo de su guardapolvo blanco lleva la camiseta de la selección argentina de fútbol.

Aunque ya son admirados por muchos, como los alumnos de la escuela 18 que fueron al Cenard como parte de un proyecto educacional, los Murciélagos buscarán revalidar todo su prestigio (mañana, a las 11 de nuestro país) cuando enfrenten a Francia, por la primera fecha del campeonato Mundial de fútbol para ciegos, en Hereford, Inglaterra. Será un nuevo desafío en el que los referentes del deporte para discapacitados de la Argentina intentarán conseguir el tricampeonato, tras las conquistas en Río de Janeiro 2002 y Buenos Aires 2006.

"Nuestro objetivo es respaldar con otra victoria los otros dos Mundiales. Lo entendemos como el primer paso para llegar bien a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, nuestra principal meta. Sabemos que hasta ahora conseguimos cosas importantes pero vamos a Inglaterra con la intención de volver a ser campeones del mundo", dijo Martín Demonte, director técnico, que forma parte del proceso desde el 2000, como preparador físico y colaborador.

Tras varios días de concentraciones en el Cenard y en uno de los últimos entrenamientos exigentes previos al Mundial, el clima se nota cálido y alegre. Los jugadores bromean entre sí y son respetuosos ante cada indicación de un compañero o de un integrante del cuerpo técnico. "Nos llevamos muy bien. Somos un buen grupo y el hecho de jugar un Mundial nos potencia para seguir con buena onda. Una vez que tomás el avión o escuchás el himno con la camiseta argentina es como vivir en un sueño", dijo Gustavo Maidana, uno de los pilares clave en la estructura de Demonte. Con los años, la selección fue profesionalizándose cada vez más. Casi todos los jugadores pueden vivir de lo que cobran de la Secretaría de deporte (unos 3000 pesos, en promedio) gracias a las medallas de plata, en los Juegos Paralímpicos de Atenas, y la de bronce, en Pekín 2008, una situación inimaginable hace quince o veinte años. Algunos, como Diego Cerega, se ganan la vida dando charlas motivacionales a diferentes empresas y otros, tienen cargos administrativos en diferentes municipios.

Aunque la Argentina es una potencia mundial en la disciplina, el sorteo prendió las alarmas del plantel. Por el Grupo B, deberán jugar ante dos de los mejores equipos, China y Brasil. También se enfrentarán a Francia, que es el último campeón de Europa, y Grecia, que se agregó a último momento en lugar de Camerún, que no pudo presentarse por una complicación en los pasaportes de algunos de sus jugadores.

"Nunca vamos a dejar de ser los Murciélagos pero creo que de alguna manera estamos obligados a ganar, porque vivimos en un país exitista", dijo Cerega, uno de los más extrovertidos y carismáticos del grupo, que quedó ciego a los 17 años, cuando cursaba quinto año del secundario, producto de un glaucoma congénito que sus médicos no pudieron controlar.

Silvio Velo, considerado como el mejor jugador del mundo, sabe que los éxitos cosechados por los Murciélagos fueron importantes para que la sociedad conociera un poco más el mundo de los deportistas discapacitados: "Pudimos pasar la barrera de un equipo de discapacitados. Hoy, la gente nos reconoce, nos pregunta cómo estamos y eso es muy importante". Velo tiene 39 años y comienza a pensar en el retiro. Intuye que llegará a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, pero todavía no sabe si su cuerpo, que ya no es el mismo de antes, le permitirá jugar el próximo Mundial, dentro de cuatro años. Pero tiene una certeza, quizás la más importante: "Nos vaya como nos vaya, con menos o más prensa, lo que hicimos hasta ahora quedará para siempre y nadie nos lo puede quitar".

Nunca se baja del podio

Desde 1998 que los Murciélagos suben al podio en cada una de las competencias disputadas: subcampeón Mundial, en Brasil (1998), campeón de América, en la Argentina (1999), subcampeón mundial, en España (2000), campeón mundial, en Brasil (2002), medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, campeón de América, en Brasil (2005), campeón mundial, en la Argentina (2006), subcampeón de la Copa IBSA, en San Pablo (2007), subcampeón panamericano, en Río de Janeiro (2007), medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 y subcampeón en la Copa América, en Brasil (2010)

Se podrán ver los partidos por TV. Tras varias semanas de negociaciones con diferentes canales de televisión, Domingo Latela, presidente de FADEC (Federación Argentina de Fútbol para Ciegos), consiguió que todos los partidos que los Murciélagos disputen en el Mundial sean televisados en vivo. Será por la pantalla de TyC Sports.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.