El "ping pong" a Luka Romero: la selección, Messi, Maradona, Fortnite, empanadas, Boca-River y Quilmes

Crédito: @LaLiga
(0)
25 de junio de 2020  • 08:54

Una fecha simbólica para el fútbol argentino: 24 de junio, día en que nacieron Lionel Messi y Juan Román Riquelme, ni más ni menos. Un círculo rojo en el almanaque que tampoco olvidará Luka Romero, que con solo 15 años y 219 días disputó sus primeros minutos oficiales en Mallorca. De esta manera, el chico se volvió el jugador más joven en debutar en la Liga de España.

Es sabido que Luka nació en Durango, México, que es hijo del exfutbolista de Quilmes Diego Romero y que en noviembre último integró el Sub 15 nacional que fue subcampeón en el Sudamericano de Paraguay, tras caer en la final ante Brasil. Ahora bien: ¿cómo piensa este chico que entró en los libros del fútbol español siendo apenas un quinceañero y en una de las tres ligas más competitivas del mundo?

Hasta hace unas semanas seguía estudiando en la escuela desde su casa y cumplía con las tareas que la profesora le encomendaba por videollamadas. Se entrenó vía Zoom, respetuoso de la cuarentena en España, y durante ese confinamiento recurrió a distintas maneras para combatir el aburrimiento: "Juego a la Play, al FIFA 20 y al Fortnite, miro series y películas", contó a la cuenta de Youtube Hinchada Argentina TV.

Crédito: Mallorca

Su primera incursión en el fútbol se dio en Stepona, en Málaga. "Mi papá jugaba allí y yo estaba en la escuelita. Luego me fui al Formentera, en donde estuve viviendo tres años, después a Ibiza y finalmente a Mallorca", comentó. Y agregó una experiencia en medio de ese primer recorrido en las divisiones inferiores: "A los 7 años, cuando estaba en el Formentera, tuve una prueba en Barcelona. Pero no me pude quedar porque me quedaba muy lejos de mi casa. No me acuerdo mucho por mi edad, pero sí de algunos entrenamientos".

En su quinto año en Mallorca, relató que el centro de entrenamiento le queda a 15 minutos en auto. "Siempre estuve con la pelota. A mi hermano no le gustaba tanto, pero después empezó a atajar en Formentera. A mí en su momento en Mallorca, lo que más nos hicieron hacer fue posición. Me recibieron muy bien".

Pudo haber jugado para México, para España, pero se abrazó definitivamente a los colores celeste y blanco: "Me gusta más la selección argentina porque toda mi familia es de allá y voy al país cada año. Estoy decidido a jugar para Argentina. Si todo está bien y me siguen convocando, seguiré en la selección".

Crédito: AFA

Más allá de que su cabeza está puesta en Mallorca -más ahora, que acaba de debutar en primera división- no deja de recordar lo que vivió antes y durante aquel Sudamericano de Paraguay. "La convocatoria para Argentina me la comunicó mi papá sentado en un sillón; estábamos ahí los cuatro y me puse muy contento. Recuerdo que esa primera citación fue un sueño. Siempre pasaba el predio y lo miraba. Y siempre me gustó".

Sobre ese certamen en tierra paraguaya, describió: "Fue un orgullo jugar un Sudamericano. Una experiencia única porque estar ahí con mis compañeros ahí en Paraguay me gustó mucho. El ambiente fuera de la cancha era muy bueno, siempre cagándonos de risa en el hotel y haciamos juegos antes de los partidos, estuvo muy bueno. Me llevaba muy bien con todos y me quedaba a dormir en la casa de Fernando Alvarez".

Claro que en ese torneo se cruzó con dos referentes del fútbol argentino del pasado reciente: "Nos sacamos foto con Gabriel Milito y él nos dio una charla de cómo era jugar en la selección. Nos dijo que estuviéramos tranquilos, que los primeros partidos nos costarían mucho, pero que nos saldría todo bien. Martín Palermo estuvo también con la Sub 17".

En cuanto a sus primeros pasos, acunó dos aspiraciones: "Mi objetivo es ser convocado para la selección y después, tener otra meta que tenía con mi papá, que era jugar en la Sub 19 del Mallorca. Hasta ahora había jugado con la Sub 17, en la División de Honor, donde están todos los equipos y empezábamos a viajar".

Tiene poco arraigo con el fútbol argentino ("Me gustaría jugar en Quilmes, donde jugó mi papá, pero solo ahí") y tiene claro su puesto en la cancha: "La posición en la que me siento más cómodo es enganche, pero también por la banda derecha. Acá en el Mallorca siempre fui enganche, desde chico".

Asegura que solo vio una vez a Barcelona en vivo en la cancha, "a los 5 o 6 años", y rechaza la comparación que por estos días sale más fácil: "No me gusta que me comparen con Messi, Yo soy Luka. Me gusta cómo juega él". También rechaza la idea de describirse a él mismo como futbolista, prefiere que lo hagan los demás.

Así juega Luka Romero: las mejores jugadas de la joya argentina de Mallorca

04:28
Video

No observa nada del fútbol argentino, pero sí se decanta por la Premier League ("Me gusta porque juegan muy rápido") y la Liga española. Si se trata de analizarse a sí mismo, detalla: "Soy autocrítico, pero mi papá me da muchos consejos después de los partidos de lo que tengo que mejorar. Me gusta que me corrijan. Además, mi mamá me graba los partidos y también cuando llego a casa veo el encuentro y me fijo lo que hice mal. Y lo corrijo. Mi papá es como un entrenador que me corrige. Siempre lo miramos los dos y observo alguna jugada de lo que se debe mejorar".

Luego, se sometió a un ping pong, en donde dejó en claro que preferiría jugar en Boca antes que en River, y le cuesta definirse por su máximo ídolo en el fútbol.

  • ¿Qué tres cosas no te pueden faltar? La Play, la pelota y mi familia
  • Comida favorita: Las empanadas
  • ¿Mate amargo o dulce?: Ahora estoy tomando amargo
  • Un ídolo en el fútbol: Messi y Maradona
  • El mejor en su puesto hoy: Messi
  • ¿Maradona o Messi? Los dos
  • Un lugar para vacacionar: Argentina
  • Ganar por goleada en la última jugada: en la última jugada
  • Un club sudamericano que no sea argentino: Corinthians
  • Un club en el que me gustaría jugar: no sé
  • Copa Libertadores o Champions League: Champions League
  • Si te llegan dos ofertas, ¿Boca o River?: Boca

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.