Martín Cauteruccio: “Es muy importante que se vea la calidad del grupo”

Autor de tres goles ante Arsenal, el delantero de San Lorenzo se adapta a jugar sobre una banda cuando Blandi es titular; dice que hay argumentos para enfocarse en los tres torneos
Fernando Vergara
(0)
18 de octubre de 2016  

La pelota que al final del partido le reclamó (“no seas malo, dame una”) a la terna arbitral que encabezó Saúl Laverni todavía no descansa en un lugar destacado de la casa de Martín Cauteruccio. Después del hat-trick a Arsenal, el delantero uruguayo no alcanzó a que en el vestuario se la firmaran todos sus compañeros. Con ironía, Sebastián Blanco le recordó que faltaba su rúbrica: “Y eso que le di dos asistencias, eh”. Cauteruccio no quiere que nadie del plantel quede fuera de ese recuerdo tan especial porque “en San Lorenzo hay un gran grupo y muy buen ambiente”. Y la mejor manera de reflejarlo es con la foto que todos los futbolistas se harán hoy con la pelota tras la práctica en el Nuevo Gasómetro.

-Después de varias semanas, volviste a tu hábitat natural y mal no te fue…

–Fue la primera vez que metí tres goles en el profesionalismo. Me hizo feliz, pero más contento me pone saber que estamos haciendo un buen trabajo.

–Blandi regresará y posiblemente vuelvas a la banda. ¿Cómo te sentís jugando en una posición que es muy diferente?

–Muy bien, a medida que pasan los partidos me voy soltando un poco más. Hago hincapié en el retroceso, que es un déficit que tengo; ahí todavía me cuesta. Pero lo más importante es darle una mano al equipo. Claro que jugando de centrodelantero tengo otras tareas: hago más diagonales, aguanto la pelota, bajo a buscarla, realizo piques cortos.

–¿Te cuesta adaptarte a jugar en un extremo de la cancha?

–En realidad, los partidos te van llevando. Y fui acomodando la cabeza: cuando nos están atacando tengo que defender. Entonces, cuando estamos replegados, el lugar que ocupo me va llevando a correr más metros. Me siento cómodo y no precisé una gran adaptación. Sí, obviamente, es un cambio rotundo en la posición. Estoy preparado para hacerlo.

–¿Cómo surgió la posibilidad de moverte por ese sector?

–No es raro. Cuando jugaba en Uruguay solía hacerlo con Juan Ramón Carrasco. Pero ahora tengo mucha más responsabilidad en la marca, por eso me cuesta un poco. Hablo mucho con mis compañeros y me lo hacen fácil. Con Guede como entrenador también lo hice, aunque ahora los resultados son muy buenos y eso ayuda para que se hable bien.

–¿Qué te pide el entrenador?

–Que trate de llegar al arco cuando atacamos y que sea un desahogo para Blandi, que esté cerca de él. A la hora de defender, que me esmere para robar pelotas, que presione a los rivales.

–Si hoy te preguntan de qué jugás, ¿qué respondés?

–De todo un poco (sonríe); como extremo es una posición combinada y requiere mucha movilidad. Estoy mentalizado para correr mucho.

–¿Te satisface dar asistencias del mismo modo que marcar goles?

–Sí, pero en realidad me hace bien jugar. Y como delantero me encanta hacer goles. Pero ahora lo tenemos a Blandi sumamente encendido, siempre está bien posicionado y si lo veo bien ubicado, hacia él irá el pase.

–¿Cuál es tu mayor virtud?

–Creo que la constancia y el hecho de estar siempre positivo. El fútbol es muy cambiante y son varios los momentos en que tenés que salir adelante. Hoy los resultados son positivos y todo es muy lindo, pero también son muchas las veces en que no la pasás bien. Ahí agachás la cabeza y no queda otra que pelearla.

–¿San Lorenzo tiene una de las mejores delanteras de la Argentina?

–Tenemos una muy buena delantera y un gran equipo en general. Se resalta el grupo, en cada línea hay futbolistas de mucha técnica y renombre.

–¿En qué trabajás para mejorar?

–En lo físico, principalmente. En el puesto de extremo tengo mucho ida y vuelta. Además, siempre hago ejercicios puntuales de reacción, también intento mejorar los reflejos. Eso va en cada uno, cada futbolista tiene distintos tipos de trabajo de acuerdo con el lugar que ocupe dentro de la cancha.

–¿Pueden enfocarse a pleno en los tres torneos?

–Hoy por hoy lo estamos haciendo. Es muy importante que se vea la calidad de grupo que tenemos. A veces el cansancio se siente, pero vamos para adelante. Este momento de San Lorenzo se disfruta muchísimo.

–¿Viven un presente perfecto?

–Sí, lo hecho hasta hoy fue muy bueno. Los resultados mandan y nosotros venimos bien.

–¿Te queda pendiente un paso por Europa?

–Sí, me encantaría. Es una meta que tengo trazada desde muy chico. Pero tengo que vivir el día a día. Mi actualidad es San Lorenzo y estoy contento, cómodo. Si hago las cosas bien quizás un día se me dé.

–¿Cómo era jugar con Luis Suárez en las inferiores de Nacional?

–En esa época lo tomaba como algo normal, éramos muy chicos y estábamos todos en la misma. Con Luis hablamos bastante, pero muy poco de fútbol; charlamos más de nuestras vidas, de cómo andamos, de las familias. Su actualidad es impresionante, pero no es increíble, porque él se lo ganó. Es maravilloso que hoy sea una estrella de ese fútbol que de jóvenes nos juntábamos en las distintas casas a mirar por televisión.

–Él confesó que alguna vez soñó con jugar en la primera de Nacional con sus amigos…

–La idea de todos es retornar a Uruguay en algún momento, ojalá se pueda. Nacional nos vio nacer, nos dio todo, ahí nos formamos. Sería realmente hermoso.

–¿Podrán juntarse en la selección uruguaya?

–Eso depende de mis buenas actuaciones; sé que tengo que seguir por este camino y si llega será muy bienvenido. Si juego bien y hago goles puedo seguir soñando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.