Boca: las palabras de Alfaro cayeron como un baldazo helado para Burdisso y los dirigentes

Alfaro sorprendió a su cuerpo técnico, molestó a los dirigentes de Boca y decepcionó a Burdisso, el director deportivo; el DT es el foco de todos los debates xeneizes
Alfaro sorprendió a su cuerpo técnico, molestó a los dirigentes de Boca y decepcionó a Burdisso, el director deportivo; el DT es el foco de todos los debates xeneizes Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Franco Tossi
(0)
24 de octubre de 2019  • 00:01

Cuando parecía que el único golpe había sido la eliminación ante River, en la Bombonera cayó otra bomba que le agregó desorientación a la tristeza y amargura por la nueva frustración copera. Gustavo Alfaro, derrotado como pocas veces se lo había visto en su carrera, no dio lugar a que se especulara con su futuro en el club y dejó muy claro -en la conferencia de prensa inmediata a la serie perdida- su intención: "Me siento orgulloso de haber estado todo este tiempo en Boca. Ahora quiero terminar de la mejor manera estos partidos que nos quedan y después irme a casa a recuperar mi vida". ¿Adiós?

Extraño. Siempre se caracterizó por ser un inteligente orador. Un buen calibrador de las palabras. Aunque, también, un hombre que da a conocer sus pensamientos más sinceros. Y ahí está el punto: le salió decir eso en un momento lleno de desilusión, totalmente vinculado con la frase que había declarado días antes: "la revancha es el partido más importante de mi vida".

La palabra de Alfaro tras la eliminación de la Copa

09:49
Video

No obstante, según pudo averiguar LA NACION con gente cercana al entrenador, aquellas palabras no estuvieron en su cabeza en estas semanas y aparecieron, de repente, sobre la mesa sorprendiendo a muchos. Incluso, a su cuerpo técnico: "A Gustavo lo vi muy mal después del partido. Siente que merecíamos mejor suerte. No esperábamos lo que dijo, pero creo que lo hizo de manera caliente. Es inteligente y consciente de todo lo que hicimos en el club".

Esas personas que lo rodean y lo conocen tanto, tienen un convencimiento absoluto de que con el correr de los días su semblante volverá a la normalidad. "Nos costó un montón llegar a un club como Boca. No renovar otro año sería una decisión de él que, obviamente, respetaremos, pero no tengo dudas de que cuando se enfríe la cuestión va a cambiar la postura del martes", le agregó la misma fuente a este diario.

De todas maneras, y aunque Alfaro tendrá que aclarar -en la intimidad o públicamente, como lo hizo el martes- si efectivamente su ánimo dará el giro de 180° que los cercanos esperan, quedaría preso de una nueva contradicción. Porque si finalmente aceptase una oferta de renovación, su frase tan contundente le estaría jugando en contra. En definitiva, esta maniobra le quitó respaldo de un lado como del otro. Del oficialismo como de la oposición, de cara a las elecciones del 8 de diciembre. En síntesis, todos vieron "a un hombre sin fuerzas". Por ahora, se mantendrá en su cargo hasta la finalización del vínculo, el 31 de diciembre. Seis partidos le quedan a Boca hasta las Fiestas, naturalmente, ya todos por la Superliga: Lanús, Arsenal, Vélez, Unión, Argentinos y, finalmente, el 8 de diciembre, Rosario Central, como visitante.

Alfaro, con la vista clavada en algún punto, curiosamente rodeado por los jugadores de River
Alfaro, con la vista clavada en algún punto, curiosamente rodeado por los jugadores de River Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Por cierto, en la actual dirigencia no cayó para nada bien que haya lanzado esa daga con tan pocos minutos de diferencia con respecto a la eliminación. "Respetamos y entendemos el desahogo, pero nos pareció totalmente desafortunado. ¿Por qué tirar semejante bomba en ese momento? Que lo diga, pero más adelante", le aseguraron a LA NACION algunas fuentes institucionales. Y agregaron: "Además, es contraproducente. Porque si ganamos en los comicios, deberá darse una evaluación del ciclo. Es un técnico que ha trabajado bien y hasta sacó más puntos que Bianchi. Es valorable, pero es una pena que haya dicho eso".

A Nicolás Burdisso, el director deportivo xeneize, también le cayeron como un baldazo de agua fría esas palabras. ¿Por qué? Hace tiempo que el exzaguero, que lo eligió en enero pasado como el indicado para volver a poner a la entidad deportivamente de pie luego de la pesada caída en Madrid, tiene ganas de renovarle el contrato. De hecho, el propio Alfaro reflejó el martes esa propuesta: "Nico me ofreció seguir hace dos meses, pero le dije que no porque no correspondía: hay una elección por delante". Ya en la madrugada del miércoles, el directivo le habría preguntado, con cierta decepción, el por qué de esa declaración.

Alfaro, flanqueado por Nicolás Burdisso y Daniel Angelici, en su presentación como DT de Boca, en enero pasado
Alfaro, flanqueado por Nicolás Burdisso y Daniel Angelici, en su presentación como DT de Boca, en enero pasado Fuente: Reuters

Eso sí: tras el 1-0 que no alcanzó para llegar a la final continental, los hinchas reconocieron el esfuerzo del plantel e insultaron al presidente Daniel Angelici, señalándolo como el culpable de los tropiezos de Boca en el último lustro. Mensaje directo para Christian Gribaudo, el candidato a sucederlo en ese frente. El socio puede hablar fuerte en las urnas. Y ese, también, fue un condicionante para que Alfaro dijera lo del martes: considera que no es una opción para la oposición.

Y no está nada errado en ese pensamiento. Porque no sería prioridad para José Beraldi, Orlando Salvestrini ni César Martucci. No obstante, la mayor fuerza opositora, según las encuestas, es Jorge Amor Ameal, que pensaría en la misma dirección. Igualmente, en caso de volver a ser el mandamás del club azul y oro como lo fue desde 2008 a 2011, primero se sentaría con Burdisso para hacer las evaluaciones de las labores de ambos. Porque, incluso, el exjugador puede ser desvinculado, aunque tenga contrato hasta finales de 2020. Si Ameal se convence de contar con él, el director deportivo insistiría en que Alfaro permanezca en el cargo. Y ahí se verá si el entrenador rafaelino se olvidó de esta especie de despedida anticipada.

El golpe fue duro. Alfaro lo sintió y abrió más incógnitas de las que la simple eliminación podía generar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.