Ni orden, ni streaming, ni nada: la AFA es una ferretería con reloj de arena