Otra grieta: los árbitros divididos por la tensión entre gremios

El nuevo escándalo profundizó la grieta entre la AAA y el Sadra; “Así es difícil la comunión del grupo”, admitió el suspendido Laverni
Alberto Cantore
(0)
1 de diciembre de 2015  • 22:13

La última polémica arbitral, protagonizada por Sául Laverni y el asistente Cristian Navarro, en el partido entre Lanús y Gimnasia y Esgrima La Plata, destapó una situación que estuvo disimulada, aunque siguió su curso en el núcleo de quienes dirigen en los torneos argentinos. Los dos gremios que reúnen a los referís no tienen diálogo. Y la tensión fue en aumento en los últimos tiempos. La Asociación Argentina de Árbitros (AAA) y el Sadra, lideradas por Federico Beligoy y Guillermo Marconi, respectivamente, determinaron desde hace un tiempo que sus asociados no compartan los equipos arbitrales. Un despropósito, una señal de la desunión y de los egos que se fueron alimentando, de los ataques verbales que se repiten. "Hay una brecha. La relación es prácticamente nula, más allá de algún grupo de whatsapp. Esto parece unitarios y federales. Así es difícil la comunión del grupo", expresó Laverni, que no escondió la problemática que rodea a los árbitros.

Me quedan un par de años y de acá al final de mi carrera no volveré a dirigir a Gimnasia, porque capaz que gana 5-0, pero se van a quejar de un lateral. Hay una herida, una historia: para la gente de Gimnasia ya no soy creíble (Saúl Laverni)

El encuentro entre Tigre y San Lorenzo, de la 26ª fecha del reciente campeonato, terminó de desatar la crisis. El mundialista Néstor Pitana, de la AAA, y el asistente Yamil Bonfá, del Sadra, fueron los actores de una desacertada resolución, quienes encendieron la mecha y provocaron los primeros cruces de acusaciones. El árbitro internacional convalidó un gol del colombiano Rincón (Tigre) a instancia de su colaborador quien, tras darle el visto bueno mediante el intercomunicador, generó el error. "Vamos a terminar todos a los bollos. El tema pasa por las designaciones, porque el poder de los gremios pasa por ahí: de quién juega o no. Es un tablero de ajedrez donde se miden las fichas que se juegan. Después de aquel partido, en el que Beligoy era el cuarto árbitro, empezaron las declaraciones. Ahí empezó el enojo y el encono de los dos lados y, entonces, cada gremio juega con árbitros suyos", resumió en diálogo con La Red el rosarino, que fue suspendido, de manera provisional, y ayer envió el descargo a la AFA.

Para Laverni, en la acción que antecede al gol de Lanús –off-side de Oscar Benítez– es de apreciación, de 20 o 30 centímetros. "Cristian [Navarro] apreció que arrancaron en la misma línea. En el diálogo por el handy [intercomunicador] le dije: ‘Si acertaste sos Balón de Oro, pero si no, no sabés en el bolonqui que nos metimos’". La decisión de no sancionar penal sobre Ignacio Fernández, de Gimnasia, la sigue defendiendo: "El informe del veedor dice que fue penal; yo disiento, porque las fuerzas son dispares".

De los 29 árbitros que dirigieron en el reciente torneo de primera, Darío Herrera, con 28 cotejos, fue el que más actividad tuvo en las 30 fechas.

El descontrol, la división profunda entre los gremios, serán cuestiones que tendrán que resolverse tras las elecciones de mañana en la Asociación del Fútbol Argentino. Será un tema espinoso, como muchos de los que les espera a los candidatos Marcelo Tinelli y Luis Segura. La salida de Miguel Scime, la designación de Víctor Blanco, presidente de Racing, en el puesto de titular del Colegio de Árbitros, fueron todos movimientos que agregaron una cuota mayor de confusión en una temporada en la que los jueces estuvieron bajo la lupa desde el comienzo. Todo, en un medio que se hizo cada vez más belicoso y en el que el error ajeno es fustigado, aunque pocos admiten sus equivocaciones.

jt

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.