Paulo Dybala como socio de Messi y Cristiano Ronaldo: ¿un privilegio que también puede ser un problema?

Paulo Dybala y Lionel Messi jugaron juntos 12 partidos en la selección argentina, pero costó que haya comunicación futbolística entre ellos; no se aportaron asistencias
Paulo Dybala y Lionel Messi jugaron juntos 12 partidos en la selección argentina, pero costó que haya comunicación futbolística entre ellos; no se aportaron asistencias Fuente: AP
Christian Leblebidjian
(0)
26 de junio de 2020  • 23:59

Muchas veces un privilegio también puede ser un problema. Ese "problema" no necesariamente debe ser algo negativo, sino que se presenta como una dificultad a superar, un desafío. Paulo Dybala, de por sí, tiene grandísimas condiciones como futbolista. El cartel de crack no le queda chico. Es capaz de ser determinante para su equipo, tiene pegada y gol, también asistencias; ofrece una interesante alternativa como ejecutor de las pelotas paradas, siempre un plus necesario dentro de cualquier equipo. Tiene técnica, gambeta, rebeldía, sacrificio. Entiende el juego. No por nada se ganó el apodo de "La Joya" en el ambiente del fútbol. Pero (hasta ahora) es poseedor de una ventaja que no replica, desde el rendimiento, como tal. Es compañero de Lionel Messi en la selección argentina y de Cristiano Ronaldo en Juventus, los dos más grandes futbolistas que dominan el planeta en los últimos años. La goleada ante Lecce 4-0 de este viernes, por el Calcio, los encontró festejando tanto a Dybala como a Cristiano, pero el análisis intentará ir más allá.

¿Pueden jugar juntos? Claro. ¿Tienen características como para complementarse y rendir hasta lujosamente? Sí. Más allá de diferencias en las características, los tres pueden jugar por todo el frente de ataque, arrancar en una posición y finalizar en otra: pueden ser 9 o delanteros que jueguen de afuera hacia adentro, o jugar detrás de la máxima referencia ofensiva, como un 10. Total, el fútbol es cada vez más dinámico. Y el comienzo del parado de un equipo, más que nunca, sufre variantes, alteraciones.

Paulo Dybala y Cristiano Ronaldo; ambos tienen desequilibrio individual en Juventus, pero les cuesta encontrarse con regularidad dentro del campo de juego
Paulo Dybala y Cristiano Ronaldo; ambos tienen desequilibrio individual en Juventus, pero les cuesta encontrarse con regularidad dentro del campo de juego Fuente: AFP

Pero que puedan hacerlo no significa que, en la práctica, rindan de acuerdo a las expectativas que generan en el público. ¿Cuestión de feeling? Puede ser también. Esto no significa que se lleven mal o exista algún conflicto entre ellos, simplemente pueden tener las mismas necesidades futbolísticas y, entonces, el "+ y + termine en menos".

El propio Dybala, desde una opinión sincera, franca, reconoció la dificultad de entenderse con Messi en un campo de juego: "Messi juega en mi posición y puedo aprender muchas cosas de él: cómo interpreta el juego, cómo piensa, cómo ve los movimientos de los compañeros... eso me puede ayudar mucho en un futuro. Es difícil jugar con él porque jugamos en la misma posición, pero en cualquier caso, tengo que adaptarme a él y tengo que hacer que se sienta cómodo. Tengo la posibilidad de jugar con Messi en la selección y es un gran placer. Teniéndolo de compañero puedo aprender muchas cosas", dijo en septiembre de 2017, en la previa de un cruce entre Barcelona y Juventus por la Champions League, justo cuando también había rumores sobre el interés del equipo catalán sobre la Joya .

Hasta opinó de por qué no se veía al mismo Messi en Barcelona que en la selección: "A Messi aquí (en Europa) le dejan más espacios en comparación con Sudamérica. Son cosas que pasan y vamos a salir adelante. Además, en el Barcelona lleva jugando con algunos compañeros desde hace diez años", analizó Dybala.

En ese momento se lo criticó a Dybala por la frase, aunque Javier Saviola, en una nota con el portal Goal, lo defendió en marzo de 2020: "Dybala dijo que era difícil jugar con Messi y yo lo apoyé mucho, porque nadie entendió lo que quiso decir. Leo tiene un ritmo tan elevado, que a veces tienes que tener una concentración muy alta, estar muy pendiente del juego e ir al ritmo que impone el equipo. Uno piensa que es fácil, pero después va a un ritmo espectacular".

En una nota publicada hace unos días por LA NACION, Dybala reconocía que la convivencia con ambos era muy buena, y hasta dio detalles de sus concentraciones con Messi en la selección: "La relación ha crecido mucho. Compartimos tardes de mate y tenemos un grupo en el que jugamos al truco en la habitación".

Messi y Dybala, una sociedad que no logró funcionar hasta ahora en la selección Argentina
Messi y Dybala, una sociedad que no logró funcionar hasta ahora en la selección Argentina Fuente: AP

Dybala ganó 9 títulos con Juventus (arribó en 2015 proveniente de Palermo) y formó una gran pareja goleadora con Gonzalo Higuaín . La "sombra" del factor Messi acompaña al delantero surgido en Instituto de Córdoba desde que empezaron a coincidir en la celeste y blanca, incluso la expectativa tenía un bonus track: para muchos, Dybala era un gran candidato a tomar el rol de Messi cuando Leo ya no esté en la selección. ¿Lo sigue siendo? Por edad, un Messi de 33 años disputa su tramo final en la selección y Dybala, si logra mantener buenos rendimientos en su club, tiene cuerda -con 26 años- para varias temporadas en el primer nivel. Esto, encima, en un fútbol argentino que sigue sacando promesas pero que por momentos le cuesta encontrar reemplazos de jugadores que marcaron una huella de presencias en la Argentina.

Dybala tiene personalidad. Él eligió llevar la N° 10 en Juventus, aunque aclaró: "Tengo que demostrar que lo merezco todos los días". Incluso cuando se hizo el pase de Cristiano Ronaldo, los amigos lo chicaneaban: "Mis amigos me cargaban, claro, me decían: 'Ya tenías al mejor en la selección y ahora te traen al otro mejor al club'. Y estaban equivocados, yo explicaba que para mí era una ventaja. ¿Sabés lo que es tener a dos fenómenos al lado tuyo, siempre.? Imposible no aprender. Son dos tipos que están uno o dos escalones por encima del resto. Se hicieron bien el uno al otro a partir de la competencia", explicó Dybala, que ya ganó un scudetto y la Supercopa italiana con Cristiano.

En una entrevista al Corriere della Sera el cordobés confesó que no se creía el fichaje de Cristiano por el equipo italiano. "Nadie se lo imaginaba y no me lo creí, pensé que era la portada de un periódico", dijo, pero no bien lo empezó a conocer, agregó: "Ahora, conociéndolo, veo que Ronaldo es un chico sencillo. Tiene su imagen, su personalidad y su forma de ser en el césped. Pero en el vestuario es como los demás, está con todos y le gusta bromear".

Maurizio Sarri, DT de Juventus, dijo en la previa del partido con Milan, por la Copa Italia: "Dybala es un jugador fenomenal, es un crack, aunque tácticamente es difícil hacerlo coexistir con Cristiano Ronaldo".
Maurizio Sarri, DT de Juventus, dijo en la previa del partido con Milan, por la Copa Italia: "Dybala es un jugador fenomenal, es un crack, aunque tácticamente es difícil hacerlo coexistir con Cristiano Ronaldo". Fuente: AFP

Pero el 10 de junio pasado, hace un puñado de días, quien reavivó la polémica fue Maurizio Sarri, DT de Juventus, en la previa del partido con Milan, por la Copa Italia: "Dybala es un jugador fenomenal, es un crack, aunque tácticamente es difícil hacerlo coexistir con Cristiano Ronaldo".

Además, el director técnico explicó que "no es fácil hacer que jueguen juntos, pero con estas cualidades técnicas y físicas, Ronaldo y Dybala pueden marcar la diferencia en cualquier momento". Sarri también analizó, según publica la página web Sky Sport, que "el equipo debe adaptarse a esas cualidades, pero es cierto también que el área queda un poco vacía (porque ambos suelen bajar para tomar contacto con la pelota y jugar sin referencias fijas), aunque es una dificultad agradable".

Pero en la reanudación del fútbol, más allá de que Dybala marcó un golazo ante Bologna (2-0) y tuvo un nivel positivo, fue escasa participación en la sociedad con Cristiano esa tarde: un intento de búsqueda de una pared antes de los cinco minutos y un centro de CR7 con zurda y pasado al segundo palo que terminó con un remate a la carrera de Paulo desviado pero cerca. Poco más. La asistencia sutil para el golazo de Dybala fue de Bernardeschi.

En la final de la Copa Italia, ante Nápoli, Juventus jugó 4-3-3 (con Douglas Costa sumado a Dybala y CR7), no hizo goles y perdió en la definición por penales 2-4. ¿Se buscaron un poco más? Tres veces en el primer tiempo: tras una presión alta del equipo de Sarri y luego en una "avivada" de Dybala para recibir un pase atrás y pivotear para dejar a Cristiano de cara al gol; más tarde, con otro pivoteo de Dybala para CR7 aunque la jugada no prosperó: Y hubo otra búsqueda de Dybala para Cristiano, de contraataque, tras un robo de Douglas Costa, pero achicó bien el arquero. En el segundo tiempo, una sola vez, y nuevamente Dybala levantando la cabeza para buscar al portugués.

En el campo quedó reflejado un desentendimiento que había nacido en la imposibilidad de Sarri de imponer su criterio, según le confió el DT a su entorno con un testimonio que reconstruyó la Gazzetta dell Sport: "Contra Napoli yo hubiera preferido que Cristiano jugara de centrodelantero, pero los chicos eligieron a Dybala para esa posición". Y habría reconocido los límites de su autoridad: "Decide Ronaldo, yo no decido. Él hizo más de 700 goles partiendo desde la izquierda hacia el centro. Es normal que prefiera esa ubicación. Hablé con los tres delanteros y ellos optaron por Dybala en una posición más centrada".

Messi y Dybala, protagonistas de los próximos años del seleccionado argentino.
Messi y Dybala, protagonistas de los próximos años del seleccionado argentino. Fuente: AFP

La falta de liderazgo de Sarri y los cuestionamientos externos tampoco ayudan, es cierto. Una de las voces que más se escuchó fue la de Alessandro Del Piero, gloria como futbolista de la Vecchia Signora: "¿Sarri dice que la Juve no es peligrosa porque le falta brillantez? Es un problema que se podría solucionar con Ramsey e Higuaín, porque Gonzalo de N° 9 asume el trabajo que no hacen Cristiano ni Dybala".

Este viernes, en la victoria ante Lecce 4-0, Dybala y Cristiano mostraron una mejor sincronización en el mismo envase táctico (4-3-3) y de nuevo con CR7 por la izquierda y Dybala de 9 , aunque ayudada también en el contexto: el rival se quedó con diez jugadores a los 30 minutos del primer tiempo por la roja de Fabio Lucioni y también hubo un error defensivo importante en el 1-0, aunque el zurdazo de Dybala terminó en golazo y tras un pivoteo del portugués.

Cristiano Ronaldo y Dybala tuvieron una mayor conexión en la goleada ante Lecce 4-0, por la Serie A y los dos convirtieron goles; Juventus se mantiene en la cima
Cristiano Ronaldo y Dybala tuvieron una mayor conexión en la goleada ante Lecce 4-0, por la Serie A y los dos convirtieron goles; Juventus se mantiene en la cima Fuente: Reuters

Antes de eso, se habían buscado otras cinco veces, aunque la chance más clara generada entre ambos había sido de pelota parada: un córner de Dybala abierto desde la izquierda que cabeceó CR7 solo en el área chica por encima del travesaño. En rendimiento individual, otra vez fue mejor lo del ex Instituto que lo del ex Real Madrid. Hasta Gonzalo Higuaín se dio el lujo de regresar (ingresó por Dybala) -no jugaba desde el 8 de marzo, en la victoria de Juventus a Inter 2-0- y convirtió el tercer gol.

El "entendimiento" es clave para construir cualquier sociedad. Tiene que haber feeling más allá de las condiciones, las calidades técnicas y las características complementarias. Incluso es una herramienta para que los DT tengan en cuenta a la hora de "buscar soluciones" en momentos de incertidumbre y crisis. Jorge Sampaoli la pasaba mal en el Mundial de Rusia 2018. En la previa del partido ante Nigeria, Sampaoli no sabía por dónde empezar.

La Argentina había sido un equipo sin poder de generación de situaciones claras (fueron 7 contra Islandia y apenas 4 contra Croacia) y sin nombres que le aseguren el éxito ni tiempo de trabajo (¿apenas dos o tres entrenamientos?), podría nutrirse con un ataque con Dybala e Higuaín. La dupla funcionaba en Juventus con goles y asistencias. Hubiera sido un entendimiento que podría haberle aportado soluciones al técnico. Hubiera sido un caso a analizar más allá de que a Sampaoli le gustaban más Pavón y Agüero. La presión hubiera sido distinta, pero los movimientos de desmarques, dónde pasarse la pelota y saber dónde la recibirían podría haber resultado un atajo dentro del corto plazo. Se trataba de dos jugadores capaces de generarse solos, entre ellos, una chance de gol. Y lo primero que iba a necesitar la selección contra Nigeria iban a ser goles. Pero Sampaoli al final se la jugó con un 4-4-2 con Messi e Higuaín, y Enzo Pérez y Di María por los costados. Terminó ganando con un gol del 9 menos pensado: Marcos Rojo.

Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo; con el que mejor se entiende el ex Instituto es con el Pipa
Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo; con el que mejor se entiende el ex Instituto es con el Pipa Crédito: @JuventusFC

El reflejo de los números

¿Qué dicen los números? Un informe de Opta confirma el feeling que existe entre Dybala y el ex River: el zurdo ha jugado 82 partidos en la Serie A con Gonzalo Higuaín y, en esos partidos, anotó 39 goles. Desde la llegada de Cristiano Ronaldo, Dybala jugó con él 47 partidos en el Calcio, en los cuales anotó apenas 10 tantos.

¿Y en la selección? Dybala disputó 12 partidos con Lionel Messi en Argentina -en todas las competiciones- y solo anotó un gol en esos encuentros.

En materia de asistencias, también el Pipa asoma como su mejor socio: Higuaín asistió a Dybala en seis goles y el zurdo le aportó al Nº 9 siete pases-gol. Cristiano Ronaldo apenas asistió dos veces a Dybala en Serie A (la segunda fue este viernes, ante Lecce), aunque el zurdo fue menos egoísta: le cedió 3 asistencias. ¿Y en la selección? No se registran asistencias, ni de Messi a Dybala ni de Dybala a Messi.

Volviendo al 2020, Dybala sigue en condiciones de poder ganar un título con Messi y dar más vueltas olímpicas con CR7. El gol a Lecce fue el noveno en 26 fechas para Dybala. En el balance individual, es cierto, lo de Dybala fue mejor que lo de Cristiano desde que se reanudó la actividad. "La vida de un jugador es como una montaña rusa. Un día eres el mejor y al día siguiente eres inútil. Intentar encontrar un punto de equilibrio no es fácil. Le sucede a todo el mundo, hasta a los campeones como Messi o Ronaldo: después de todo lo que han hecho a lo largo de las respectivas carreras, siguen siendo criticados", comentó Dybala en abril de 2019. Hoy, un año después, sigue sin poder bajarse de esa realidad de emociones, como si fuera preso de un laberinto que le ofrece tanta seducción como dificultad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.