Por qué River tiene que salir al mercado tras haber invertido US$86 millones en cinco años: errores y aciertos de la era Gallardo

Fuente: AFP - Crédito: Javier Gonzalez Toledo
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
6 de enero de 2019  • 23:59

La espuma empieza a bajar y los pies vuelven a ponerse sobre la tierra. Aunque jamás se borrarán las sonrisas por la máxima conquista de la historia del club, en Núñez saben que la pelota seguirá rodando y River tendrá que decir presente. Ayer, el plantel volvió al ruedo luego de 13 días de vacaciones, tuvo su primera práctica en el Monumental y voló hacia Punta del Este, donde 28 futbolistas realizarán la pretemporada hasta el jueves 17.

Serán 10 días intensos y sin tiempo que perder: desde el sábado 19 al miércoles 30, River tendrá cuatro compromisos de Superliga que serán clave en sus aspiraciones de pelear el título. Ante la cuádruple competencia, el cuerpo técnico y la dirigencia saben que, a diferencia del último mercado de pases en el que no hubo incorporaciones, esta vez impera la necesidad de reforzarse. Con Gonzalo "Pity" Martínez como baja central–más las incógnita de Luciano Lollo y el retiro de Rodrigo Mora– ya existe un hueco central a cubrir, aunque se buscarán más nombres.

Igualmente, será un mercado en el que River no irrumpirá como lo hizo en los últimos dos que compró. Durante la era D’Onofrio (cinco años) se gastaron alrededor de 85,7 millones de dólares por 36 jugadores. Pero las grandes apuestas –muchas transformadas en plenos– se hicieron poco tiempo atrás.

A mediados de 2017 se gastaron 20,3 millones de dólares por Ignacio Scocco, Javier Pinola, Enzo Pérez, Rafael Borré, Nicolás De La Cruz y Marcelo Saracchi, mientras que Germán Lux llegó libre; y a comienzos de 2018 se invirtieron 22 millones de dólares por Lucas Pratto, Franco Armani, Bruno Zuculini y Juan Fernando Quintero (préstamo de un año por 500 mil euros).

El plantel se entrenó en el Monumental y después viajó a Punta del Este; varias cabelleras platinadas, promesas del campeón de América
El plantel se entrenó en el Monumental y después viajó a Punta del Este; varias cabelleras platinadas, promesas del campeón de América Fuente: Archivo - Crédito: Prensa River

Pero ahora el número creció, ya que River le tuvo que pagar un millón de euros a San Pablo por objetivos (ganó la Copa Libertadores y Pratto jugó el 50% de los partidos) y, además, usó la opción de compra por 3,25 millones de euros a Porto de Portugal por el pase de Quintero. Así, terminaron siendo alrededor de 27 millones de dólares por los cuatro últimos jugadores que llegaron y un total de 47,3 millones por los últimos 11.

Por otro lado, el número podría crecer con el caso Borré, ya que el acuerdo firmado con Atlético de Madrid indica que River adquirió el 50% de la ficha por 3,5 millones de euros, pero, en caso de no venderlo para enero de 2019 en 14 millones de euros o más, estaba obligado a comprar un 25% en otros 3,5 millones. De concretarse la operación, la cuenta general ascendería a 51,3 millones de dólares.

Los números recientes contrastan de lleno con la austera política inicial que la dirigencia priorizó desde que llegó a un club en la ruina económica. Así, desde diciembre de 2013 a junio de 2017, en siete mercados de pases diferentes, en Núñez se habían gastado cerca de 38,4 millones por 25 futbolistas. Una cifra que hoy parece ínfima.

¿Y en el rubro transferencias? En el mismo período se vendieron 21 futbolistas por un monto cercano a los US$ 107 millones. De ellos, 15 salieron de las inferiores, dos fueron incorporados en la gestión de Daniel Passarella y cuatro en la de D’Onofrio. Así, de los 36 apellidos sumados con la actual CD, los únicos que han tenido un número de reventa mayor al gastado son Alario, Saracchi y ‘Pity’ Martínez, los tres grandes plenos de Gallardo en la relación fútbol y economía.

La lista incluye, además, los nombres de Gaspar Servio, Daniel Villalva, Manuel Lanzini, Teófilo Gutiérrez, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Matías Kranevitter, Víctor Cabrera, Emanuel Mammana, Éder Álvarez Balanta, Tomás Martínez, Guido Rodríguez, Giovanni Simeone, Gabriel Mercado, Sebastián Driussi, Augusto Solari, Arturo Mina y Facundo Medina.

Gallardo, a lo largo del tiempo

El actual será el décimo mercado de pases de Gallardo. Ante un ciclo extremadamente exitoso, con nueve títulos (seis internacionales y tres locales) en cuatro años y medio, las elecciones a la hora de comprar jugadores es uno de los aspectos en donde más se le ha puesto la lupa al DT, ya que más allá de que ha tenido aciertos, también ha flaqueado en muchas ocasiones.

¿Cómo han sido sus decisiones? El primer mercado de pases –invierno de 2014– fue escueto: incorporó a Julio Chiarini (500 mil pesos desde Instituto) y a Leonardo Pisculichi (500 mil dólares desde Argentinos), una de las mayores sorpresas positivas de la gestión. Luego, en el verano, sumó a ‘Pity’ Martínez (40 millones de pesos a Huracán por el 80%), con el tiempo transformado en figura, y a Camilo Mayada (1,5 millones de dólares por el 55% a Danubio), pilar esencial. También se sumó Pablo Aimar (libre).

Seis meses más tarde, llegaron cuatro futbolistas muy cuestionados que nunca pudieron afianzarse y al año ya no estaban: Nicolás Bertolo (10 millones de pesos a Banfield por el 50% de su pase), Javier Saviola (libre), Tabaré Viudez (2,5 millones de dólares por el 70% de su pase) y Luis González (libre). Al mismo tiempo, arribaron Lucas Alario (2,5 millones de dólares por el 60% a Colón), una de las mejores compras del ciclo, y Milton Casco (3 millones de dólares por el 85% a Newell’s).

En el verano de 2016 se sumaron otros dos mirados de reojo: Joaquín Arzura (1,6 millones de dólares por el 60% desde Tigre) y Nicolás Domingo (600 mil dólares desde Banfield), además de Ignacio Fernández (2,1 millones de dólares por el 75% desde Gimnasia) e Iván Alonso (260 mil dólares desde Nacional de Uruguay). También llegaron Andrés D’Alessandro, a préstamo por un año (400 mil dólares a Inter de Porto Alegre) y Denis Rodríguez, a préstamo por un año sin cargo y con una opción de compra que no se hizo efectiva.

El invierno de 2016 fue el mercado de pases de mayor polémica, ya que solo Jorge Moreira (2,5 millones de dólares a Olimpia) y, en menor medida, Enrique Bologna (libre) se adaptaron. Los otros cuatro futbolistas nunca hicieron pie: Iván Rossi (2 millones de dólares por el pase a Banfield), Luciano Lollo (3,5 millones de dólares a Racing), Marcelo Larrondo (3,3 millones de dólares a Rosario Central) y Arturo Mina (2,7 millones de dólares por el 70% a Independiente del Valle). Todos con más penas que glorias.

Luego, en el verano de 2017, solo compró a Carlos Auzqui (2,7 millones de dólares a Estudiantes), otro futbolista cuestionado que ya no está, y sumó a Ariel Rojas (libre), de irregular tarea en su segundo ciclo.

Así, los últimos 11 jugadores que sumó entre julio de 2017 y enero de 2018 rompieron el panorama. Salvo De La Cruz (4 millones de dólares por el 30% a Liverpool), aún sin exprimir su potencial, y Lux (libre), el resto ha rendido, la mayoría siendo pilares de la conquista de América y demostrando por qué Gallardo los eligió. Ahora será tiempo de un nuevo desafío.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.