Por qué se repiten las fallas a la hora de presentar una cancha en condiciones

Fuente: Archivo
En uno de los deportes que más ha evolucionado como disciplina, espectáculo y negocio, los campos de juego en la Argentina no acompañan; las quejas se extienden a través del tiempo
(0)
29 de marzo de 2016  • 14:19

"En esta cancha de m… no se puede jugar", se quejaba Ariel Ortega después de que River empatara con Defensor en 2007 en el Monumental. "Es un potrero, la cancha en la que jugaba yo de chico en Villa Fiorito estaba mejor", protestaba Maradona antes del partido de la selección argentina contra Colombia en 2009, también en el mismo lugar. Estos comentarios se parecen al reciente "da vergüenza que parezca Copacabana" de Mario Kempes, en referencia al campo de juego del estadio que lleva su nombre en Córdoba.

El césped del Estadio Único para la Copa América de 2011 o el "clásico chapoteado" entre Boca y Racing en 2014 fueron solamente algunas de las polémicas sobre nuestros campos de juego. Es que entre tanta rosca política, tantos números fraudulentos y negocios deportivos y extradeportivos, muchas veces quienes dirigen se olvidan de algo tan elemental como el espacio del juego, el escenario de las estrellas, el terreno por el que corre la "pelotita". Esa que parece preocupar tanto cuando "entra o no entra", pero no resulta relevante mientras va rodando, saltando o flotando.

El fútbol es uno de los deportes que más ha evolucionado como disciplina, espectáculo y negocio. El nivel de juego, su velocidad, el estado físico de los jugadores, la estrategia, su economía, todo ha mejorado. Sin embargo, las canchas no acompañaron esa evolución.

Basta mirar algún video u hojear alguna revista de hace unas décadas para preguntarse si es realmente importante la calidad del terreno. Allí veríamos casi siempre el área chica sin césped y el campo irregular. Pero todo ha mejorado y hoy el césped debe ser impecable. Debe tener la altura que las circunstancias demandan.

¿Por qué nos pasa esto en donde se juega tan bien al fútbol? Son varios los factores. No contamos en nuestro país con una disciplina en el cuidado de terreno. El legendario Lelo García (canchero histórico del club Vélez) consiguió su fama de buen profesional no solamente por su capacidad técnica: él se encargaba de echar a los técnicos si no debían entrenar allí. Y los dirigentes lo apoyaban. La obsecuencia en estos casos, también es mala consejera.

Tampoco tenemos criterios para planificar. En los principales estadios del mundo se realizan shows y espectáculos no futbolísticos. Está en el abc de la sustentabilidad de un gran estadio. Pero debe hacerse según un calendario. ¿Por qué debía jugarse un partido de la selección después de varios shows de Los Piojos? ¿Quién pensó en el tiempo de recuperación del terreno después de un partido del Súper Rugby (como ocurrió en Vélez este fin de semana)?

La tecnología no es ajena. En el Camp Nou y en otros estadios europeos encargan el césped en rollos antes de un show a una empresa que debe entregarlo no más de diez horas después de ser cosechado.

En Wembley se realiza la carrera de los Campeones, reuniendo a los mejores pilotos automovilísticos internacionales de diferentes categorías, pero lo hacen al final de la temporada. Aquí hemos jugado un clásico River-Independiente cuatro días después del Súper Prime de la fecha argentina de Rally.

Claro que hay factores inmanejables, por ejemplo el clima. Pero algunos avances mejoran la situación: desde principios de este siglo se utilizan equipos que proveen energía para la fotosíntesis a través de grandes reflectores. Algunos ya han llegado a nuestro país.

Nuestro éxito estará marcado por conseguir que el esfuerzo de ingenieros agrónomos, intendentes y cancheros sea acompañado por aquellos que deciden. Hoy la actualidad demanda que el terreno esté perfecto. Y que el césped esté a la altura de las circunstancias.

Daniel Fernández*

*Arquitecto, especialista en Infraestructura Deportiva. Titular de RED Consultora. Fue Gerente de Estadio de River y es Coordinador de Infraestructura de Racing.

tb/cd/gs

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.