Portugal de los milagros: entró por la ventana, estuvo varias veces al borde de la eliminación y festejó como nunca