El misterio de los 520.000 euros: PSG, Boca, mails apócrifos y una cuenta mexicana donde está parte del pago por Paredes

Fuente: LA NACION
Pablo Lisotto
(0)
27 de mayo de 2019  • 09:00

Un futbolista. Dos clubes. Un pase millonario. Medio millón de euros que no aparecen. La historia reúne a Leandro Paredes , a PSG y a Boca, que reclama un pago que el club parisino dice haber realizado, pero que jamás ingresó a las cuentas del club de la Ribera.

La historia comenzó el 24 de enero de este año. Ese día, Boca se despertó con una gran noticia: gracias a la venta del volante, de Zenit a Paris Saint Germain, a Brandsen 805 entraría cerca de 1.300.000 euros por los derechos de formación. Ese pago se acordó realizarlo en tres cuotas. La primera debía realizarse el 6 de marzo, por un monto exacto de 519.750 euros. La La segunda, por 259.875 euros, se realizaría en agosto, y un año después se saldaría ese pago con un monto cercano a la primera cuota.

Pero el pago de esa primera cuota jamás apareció en las arcas xeneizes. Y cuando comenzó el intercambio de mails entre las dos instituciones, comenzó el nerviosismo de ambos lados del Atlántico. Algo pasó.

En el club que preside Daniel Angelici existe mucha preocupación con esta situación. Y ante la consulta de LA NACIÓN explicaron: "Boca fue damnificado por un presunto accionar delictivo y por eso realizó la denuncia correspondiente. El club se presentó el viernes pasado como querellante en la causa para avanzar en el esclarecimiento de los hechos y se identifique a los responsables".

El dinero apareció en la cuenta bancaria de una empresa fantasma mexicana. Se desconoce quién está detrás (alguien de PSG o de Boca, o si simplemente fueron piratas informáticos), pero todo indica que lograron confudir a PSG con direcciones de correo electrónico apócrifas.

Fuente: AFP

Lo cierto es que hay 519.750 euros que PSG dice haber transferido y que Boca ratifica que nunca recibió en sus cuentas.

¿Cómo empezó todo?

Según se reconstruyó en las últimas horas, el ida y vuelta de mails entre PSG y Boca comenzó últimos días de enero, en los cuales definieron las formas y los tiempos de pago. Apenas seis días después de pasada la fecha acordada para el primer pago, desde el club de la Ribera preguntaron a sus pares de Paris por qué se habían retrasado en el pago. El 22 de marzo, desde Francia confirmaron la transferencia y adjuntaron un comprobante de la transferencia internacional, una nota firmada por el PSG y la factura. Allí quedaba claro que el dinero se iba a depositar en una cuenta que tiene Boca en el Banco Macro.

Como eso no sucedía, Boca reclamó pruebas de que la transferencia se había realizado. Le solicitó al PSG el número de comprobante de la transferencia internacional, para así poder rastrear el camino del dinero, bajo advertencia de recurrir a la FIFA y reclamar la falta de pago.

La respuesta desde Francia fue lo que hizo encender las alarmas. Según la entidad de Paris, el pago se realizó en tiempo y forma, y aemás les aparecía como acreditado. Pero en el Banco Macro no había noticias al respecto. Entonces, desde Brandsen 805 escribieron a la capital francesa explicando la situación, y le solicitaron más datos para poder rastrear la transferencia.

Mails apócrifos y México en la ruta

En los últimos días de abril comenzó a aclararse la situación. Desde PSG enviaron por mail el resumen del ida y vuelta de los correos, en donde quedaba claro que el club francés sí había realizado la transferencia. El asunto es que cuando revisaron en detalle los mensajes, en Boca notaron que había pequeños detalles que habían pasado de largo. En lugar del dominio @bocajuniors.com.ar, había uno que terminaba en .com.an. Los franceses siguieron los pasos de esa cuenta falsa para transferir, y el dinero fue desviado a una cuenta bancaria en México, a nombre de la firma OM IT Solutions S.A de CV, que en su página web se promociona como "una empresa consultora en el campo de la Tecnología de la Información y Comunicaciones, con un alto grado de especialización y más de una década de trayectoria". Antes de llegar a México, el dinero había ingresado en una cuenta del Citibank, en Nueva York.

¿Boca fue estafado?

De existir, la estafa no la sufrió Boca, que es parte damnificada de la situación, sino el PSG. El club de la Ribera todavía reclama lo que es suyo, ya que existen pruebas que dejan en claro que el dinero que tenía que recibir por los derechos de formación de Leandro Paredes nunca ingresar a sus arcas.

¿Cómo continuará la causa?

Como le aseguraron a LA NACIÓN, el club se presentó el viernes pasado como querellante en la causa para avanzar en el esclarecimiento de lo sucedido y a la vez que se identifique a los responsables. Por sorteo, la causa quedó en manos del juez federal Ariel Lijo que durante 2019 está de turno con el fiscal Federico Delgado.

El fiscal pidió la declaración testimonial de los que intervinieron en el ida y vuelta de mails entre Boca y PSG. Al mismo tiempo, envió exhortos a México y a Estados Unidos, que, según los datos recolectados, fue por donde pasó el dinero en lugar de llegar a Brandsen 805.

La historia recién comienza...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.