Racing-Defensa y Justicia, por la Superliga: un empate con sabor a poco para la Academia

Argentina Superliga
  • 1
Racing Club

Racing Club

  • Darío Cvitanich
  • 1
Defensa y Justicia

Defensa y Justicia

  • Ignacio Aliseda
Ariel Ruya
(0)
29 de noviembre de 2019  • 23:30

La despedida de Eduardo Coudet del Cilindro, con una cálida ovación, fue en un encuentro electrizante, a todo ritmo. Racing suele ser un equipo audaz, más allá de los avatares de los últimos tiempos, en los que ensayó una respuesta más conservadora en determinados momentos. Defensa y Justicia es una formación agresiva, vertical, un sello de Mariano Soso, que encontró en Florencio Varela una estación ideal para desplegar sus ideas. Racing lamentó el empate, el 1-1 le dejó un sabor amargo, porque sigue detrás de Boca y Argentinos, los punteros que mañana tendrán un encuentro estelar. Para el Halcón, el punto reconforta, porque demuestra que su estilo no se marea en los grandes escenarios.

"Y ya lo ve y ya lo ve, es el equipo de Coudet", celebra el público, que no tomó Sin Lisandro López, lesionado, sin Jonathan Cristaldo, separado por una denuncia de violencia de género, la Academia atacó con los ojos cerrados y sufrió en consecuencia. Despierto, Defensa le provocó peligro por las bandas -sobre todo, por el sector de Pillud- y, de a poco, se armó un espectáculo atrapante, con una curiosidad: la zona media fue una extensión de metros solo de tránsito. Volaban, iba y volvían. En esa tónica, Aliseda selló el 1-0, una obra que se consumó con apenas tres toques.

Arias se convirtió en figura y, con el transcurrir de los minutos, también Unsain. Cvitanich se cayó en el área y Patricio Loustau definió como penal. El mismo delantero estableció el empate, un resultado que motivó aún más al desarrollo: todos iban para adelante. Reniero no mostró puntería, Zaracho escapó del letargo de vez en cuando y Rojas mantiene la sintonía de una zurda tan picante como desabrida. Sin embargo, Racing quería, buscaba, lo intentaba. Y Defensa se mostró más cerebral cuando el partido entraba en la zona final, menos punzante.

Aprovechó Coudet para incluir a dos promesas del semillero en su despedida, una decisión que demoró casi todo el ciclo. Iván Maggi (20 años) y Luca Andrada (18) saltaron a la cancha en los últimos minutos, cuando Racing se desvivía por la victoria. Pero se quedó en la puerta del triunfo. Hubo, sí, aplausos tibios en el adiós del entrenador de una casa que lo vio ganador, el último campeón.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.