Racing-Deportivo Cali: la Academia goleó 4-2 en Avellaneda y se afianzó como líder

Copa Libertadores Fase de grupos
  • P
Racing Club

Racing Club

  • P
Deportivo Cali

Deportivo Cali

El equipo de Sava se impuso con goles de Grimi, Lisandro López, Romero y Martínez en Avellaneda, y dio un paso importante para clasificarse a los octavos de final
Agustín Monguillot
(0)
7 de abril de 2016  • 23:45

Detrás de esa moda tan europea de llamar a los tridentes ofensivos por sus iniciales, como la MSN de Barcelona (Messi-Suárez-Neymar) o la BBC de Real Madrid (Bale-Benzema-Ronaldo), Racing estrenó anoche a la BML ( Bou - Milito -Lopez). Y no resultó un detalle menor. Fue una decisión importante de Facundo Sava y más por un partido decisivo en la Copa Libertadores . Anoche ante Deportivo Cali , dejó atrás algunas dudas y se sacó la espina, fue detrás de su convicción y la BML, resultó una receta sin prescripciones para la Academia que está en el escalón más alto del Grupo 3.

La verdad es que es caprichoso el destino. Porque en el Cilindro todos fueron a ver por primera vez al tridente que soñaron desde el comienzo de esta aventura copera y calentaron la garganta con uno de los actores menos convocantes: Leandro Grimi . Los galanes eran otros. Aunque en realidad, el cabezazo del lateral, de alguna manera, sirvió para que después sí la gente pudiese disfrutar de lo que pretendía. Por eso nadie se quejó de la intromisión del lateral izquierdo que ayer jugó de segundo central.

Después sí fue el tiempo de los dueños de la escena. Apareció Lisandro López y certificó que fue un acierto lo dispuesto por el DT. Que aquello de la experiencia no es una verdad de perogrullo. Porque Licha, que regresó al club con 33 años mientras algunos dudaban de su actualidad, volvió a convertir y ya suma, con el de anoche, tres goles en la Copa y en el torneo local tiene 4 tantos (dos a Atlético de Rafaela, uno a Unión y el restante de chilena en el clásico con Independiente), en 387 minutos.

También para Milito era una cita particular. Porque en la Libertadores no acumulaba tantos minutos y su relación con el gol todavía se mantiene en deuda. Pero lo suyo excede las cuestiones frías de las estadísticas. Su peso dentro del equipo volvió a ser determinante pero por otras cuestiones. Su inteligencia marca la diferencia. Milito sabe que lo que no puede con el músculo lo resuelve con su intelecto. Y en Avellaneda se derritieron ante semejante exponente.

Es real que el funcionamiento quedó sujeto a la inspiración de Oscar Romero . Y el paraguayo fue el cuarto mosquetero, el encargado de hacer funcionar la maquinaria con sus gambetas y pases quirúrgicos. Encontró su premio a los 38 del primer tiempo, cuando recibió un pase a la cabeza de Milito.

¿El equilibrio? La duda era saber cómo iban a responder Luciano Aued y Ezequiel Videla. Si bien nunca se descompensaron, si tuvieron algunos problemas para recuperar la pelota. Ahí aparecieron nuevamente en escena los delanteros. Los tres dieron una mano en la marca y Lisandro se destacó en esa tarea.

Se dijo que Licha fue determinante por su jerarquía y Milito por su lucidez; ahora bien, lo de Bou fue la potencia. Su mejor versión apareció cuando comenzó a moverse por la izquierda y ofreció gambetas y habilitaciones para sus compañeros.

El fin a la apuesta de Sava llegó con un par de descuentos de los colombianos. En el medio, Roger Martínez había marcado un golazo y todos lo disfrutaron. La victoria nunca estuvo en jaque y en la noche del Cilindro la entrada la pagaron Bou-Milito-López.

El gol de Grimi

El gol de Lisandro López

El gol de Romero

El gol de Roger Martínez

El primer gol de Deportivo Cali

El segundo gol visitante

jld

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.