Ricardo Rojas, de la vaselina a Boca, a vivir en el campo y no ver más fútbol