Rivales y hermanos en el dolor: ahora sí, Chapecoense y Atlético Nacional están listos para jugar

El partido que no se disputó hace cuatro meses por la tragedia aérea, tendrá lugar este martes, en Chapecó, por la Recopa Sudamericana
Con banderas y honores: así fue recibido el plantel de Atlético Nacional en Chapecó
Con banderas y honores: así fue recibido el plantel de Atlético Nacional en Chapecó Fuente: AFP
El partido que no se disputó hace cuatro meses por la tragedia aérea, tendrá lugar este martes, en Chapecó, por la Recopa Sudamericana
(0)
3 de abril de 2017  • 23:00

CHAPECÒ (AFP) - Iba a ser la final de la Copa Sudamericana 2016, pero la tragedia decidió que Chapecoense y Atlético Nacional solo se verían en la cancha cuatro meses después. Será en la definición de una Recopa Sudamericana de la que pocos recordarán el resultado, sino el reencuentro de dos clubes a los que el dolor unió para siempre.

Chapecó jamás olvidará la noche de tormenta del 28 de noviembre de 2016 cuando perdió a casi todo su equipo en un accidente aéreo cerca de Medellín, donde murieron 71 personas, ni tampoco el dolor de aquellos días negros.

Una de los pocas luces llegó entonces de las camisas blancas que vistieron los miles de hinchas que llenaron el Atanasio Girardot el 30 de noviembre, el mismo día y a la misma hora en la que debería haberse disputado el partido al que nunca llegó el 'Verdao'.

No hubo cánticos de fiesta, ni juego, pero Medellín quiso estar allí para homenajear a los que se fueron y recordarle a la lejana Chapecó que no estaba sola.

Aquel abrazo enviado a 7000 kilómetros de distancia llegó con fuerza a una ciudad conmocionada, que en la oscuridad del duelo siempre se sintió reconfortada por Colombia, volcada entonces en la atención de los seis heridos -cuatro de ellos brasileños-, y en agilizar la repatriación de los fallecidos.

Poco después, Atlético Nacional , campeón de la última Copa Libertadores, pedía a la Conmebol que Chapecoense fuera declarado vencedor de la Sudamericana, que conquistaba así el trofeo más importante de sus 43 años de historia.

Ahora, cuatro meses después del accidente, cuando el dolor agudo de la pérdida se ha ido transformando en un recuerdo sentido con el que las familias y el club luchan cada día por seguir adelante, Chapecó se ha volcado para recibir en casa a los colombianos.

La ida de la final de la Recopa Sudamericana se jugará este martes desde las 19.15, pero se ha convertido en la excusa ideal para que la ciudad devuelva todo el cariño que recibió de un equipo al que ya considera un "hermano", por el que hasta el ayuntamiento ha decretado día festivo en las escuelas.

Al son de "Amigos para siempre", la delegación 'paisa' fue recibida el lunes por el alcalde de la ciudad a pie de pista, y arropada por los aplausos y cánticos de decenas de hinchas del 'Chape' congregados en el aeropuerto.

Allí, con su camiseta verde -color que comparten ambos equipos- estaba Marinés Muniz, una empleada doméstica de 63 años, que quiso agradecerle en persona su ayuda en los peores momentos.

"El Atlético Nacional hizo mucho por nosotros y nunca podremos pagárselo. Por eso vinimos a darles la bienvenida, y mañana vamos a continuar", afirmó decidida.

Para que no se escape ningún detalle, el Chapeconse diseñó el programa de homenajes junto a una empresa de eventos dirigida por uno de los responsables del encendido de la antorcha olímpica de Rio-2016.

El día del partido, se instalará una zona para los hinchas en una céntrica plaza de esta localidad que ha convocado a sus alrededor de 200.000 habitantes a llenar sus calles. La llamada parece haber surtido efecto, y las 20.000 localidades del Arena Condá se agotaron el sábado.

Del centro de la ciudad, los 'torcedores' -vestidos preferentemente con una camiseta blanca sobre el uniforme verde del Chapecoense-, marcharán juntos hacia el estadio, al que darán un "gran abrazo" antes del partido.

Allí comenzará lo que la organización ha bautizado como el "Show del Agradecimiento", durante el que se recordará la historia del club y se presentará la "Cápsula del tiempo", un monumento que se llenará de cartas de hinchas de ambos equipos y que, tras viajar a Colombia, se instalará en el futuro Parque Medellín de la ciudad.

Después de la proyección de una batería de videos en el descanso, los homenajes concluirán con el lanzamiento de fuegos artificiales al terminar el encuentro.

En un clima de tanta emotividad, es fácil olvidar que el martes está en juego un título oficial, que Chapecoense no podía ni imaginar cuando hace apenas siete años militaba en la cuarta división. Por mucho que el técnico, Vagner Mancini, se esfuerce en recordarlo. "No es cualquier partido. Tiene un peso muy grande para la historia del Chapecoense y de todos nosotros. Será un partido de manifestaciones, homenajes justos, pero sobre todo, hay que enfrentarlo como la decisión de un campeonato", afirmó el entrenador a la prensa local. Pero hace cuatro meses que, en Chapecó, el fútbol se convirtió en mucho más que un juego.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.