Rodrigo Mora presentó su partido homenaje: "Deseo lo que la lesión no me dejó: agradecerle al hincha de River"

Crédito: Prensa River
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
17 de mayo de 2019  • 20:23

Con la voz entrecortada, la emoción a flor de piel y su habitual timidez a la hora de enfrentar un micrófono, Rodrigo Mora presentó su partido despedida después de anunciar hace poco más de cinco meses su retiro por los sucesivos dolores que le producía la lesión en su cadera. Junto con el presidente Rodolfo D'Onofrio en el anfiteatro del estadio Monumental, y bajo el lema "Di hasta lo que no tenía", el uruguayo invitó a los hinchas de River a participar el sábado 13 de julio de una noche que en el fondo es casi un deber: agradecer el cariño incondicional, poder entrar por última vez a la cancha como futbolista millonario y decir adiós en su casa.

"Es difícil, es duro, ya en una primera instancia cuando me operé, aparecí por muchos lados que no podía jugar más. Con todo el amor que me brindaron mi familia, mis amigos, la gente de River. volví a recuperarme de algo que era duro, poco común en un futbolista. Pero logré jugar un año más, estar en la historia grande del club con el partido en Madrid y ahora quiero poder despedirme, tener una noche soñada junto a mi hijo, mis compañeros, mis amistades del fútbol y agradecerle a toda la gente de River dentro de la cancha, que lamentablemente no lo pude hacer porque la lesión no me lo permitió. Es lo único que deseo y sueño", fue lo primero que reconoció Mora, visiblemente emocionado ante la situación.

"Es duro no poder estar, trato de dejarlo atrás porque ya sufrí lo que tenía que sufrir, pero es difícil, jugar al fútbol es lo que he hecho toda mi vida. Yo no me preparé para retirarme, se dio así y, como todo lo que me pasó en la vida, aprendí en el camino. Los primeros días no podía ni hablar del tema porque rompía en llanto. Pero estoy rodeado de buena gente, con mi hijo que es lo más lindo que tengo,, aunque yo no me preparé, me tocó esto y estoy intentando adaptarme. Vengo a la cancha y sufro al ver los partidos en la tribuna cuando hace cinco meses estaba abajo. Intento adaptarme, es todo nuevo para mí", explicó el delantero charrúa que jugó 184 partidos en River, marcó 41 goles y conquistó nueve títulos.

Su último partido fue el 27 de octubre ante Aldosivi por la Superliga y luego solo fue al banco en el juego de vuelta de semifinales ante Gremio y en las dos finales frente a Boca de la Copa Libertadores. Y ese histórico evento fue el broche de oro para una carrera repleta de alegrías con la banda roja que tendrá su gran cierre el 13 de julio: habrá un partido entre los campeones de la Libertadores 2015 contra los de la 2018, además de grandes glorias del club como Marcelo Gallardo, Enzo Francescoli, Norberto Alonso, Ariel Ortega, Fernando Cavengahi, Pablo Aimar y Matías Almeyda, entre otros.

"La final fue intensa, yo me moría de ganas de jugar. Esas últimas dos semanas me dolió y sufí como nunca. Es más, cuatro o cinco días antes me había molestado la cadera y me preguntaba: ¿qué hago si el equipo me necesita y me duele? ¿Cómo respondo? Un día me levantaba bien, dormía la siesta y quizás me levantaba rengo. Fue duro, pero valió la pena el dolor y el esfuerzo que hice durante todo ese año", contó Mora, y agregó: "Gallardo me dijo: 'quedate tranquilo que lo diste todo'. Para mí era importante la salud, y sin embargo yo seguí porque amo al fútbol, me sentía bien y quería jugar. Pero después la cabeza me decía que sí y la cadera que no".

Sin saber qué hará de su futuro, durante los primeros meses como exfutbolista se ocupó de una nueva faceta en su vida: participó de la grabación de la serie "El Marginal 3" y ahora se tomará unos días en Uruguay para disfrutar con su hijo Máximo, para llegar con todas las energías al 13 de julio. A partir de ahí, no sabe qué hará, aunque tiene en claro que River le abre las puertas para lo que necesite.

"Grabar en El Marginal me ayudó mucho, a ocupar la cabeza, a estar distendido. Enseguida que di la noticia que no podía jugar más, sentía que todo el tiempo debía estar con gente, no solo porque la cabeza se me volaba. Grabar es un laburo muy sacrificado, a veces nos ponemos a ver las series así nomás, pero lleva un trabajo por detrás enorme. he estado casi 10 horas para grabar tres o cuatro tomas. Pero disfruté todo", contó el charrúa y luego cerró con un mensaje para el hincha: "Es difícil describir a River, me dio muchísimo. Soy agradecido y no lo puedo expresar, es algo que siento muy adentro. Hay un amor incondicional de los hinchas conmigo y yo con ellos. El partido homenaje es por todo el cariño que yo siento por ellos".

D'Onofrio: "Siento amor y reconocimiento por él, como todos los hinchas"

"Rodrigo generó un inmenso amor de la gente, en River lo aman y se ganó ese amor, de sus compañeros, de quien lo dirigía y de los hinchas. Por su actitud, por su capacidad y por el ser humano que es. Yo estaría en cualquier lugar que Rodrigo me convoque porque siento por él lo que sienten todos los hinchas: amor y reconocimiento", comentó D'Onofrio.

"Los partidos homenajes los hacen la gente: el hincha es el que dice. Recién venía caminando con Rodrigo por el anillo interno y había poca gente, del club, no del fútbol, y los que los paraban le decían que lo amaban, que lo querían, no solo le recuerdan goles. va más allá", agregó el presidente millonario.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.