San Lorenzo venció a Gimnasia y alcanzó a Boca en la punta

Se impuso por 1 a 0 en el Nuevo Gasómetro, con gol de Cauteruccio, quien trasladó la pelota 50 metros antes de marcar
Argentina Superliga
  • 1
San Lorenzo

San Lorenzo

  • Martín Cauteruccio
  • 0
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

Se impuso por 1 a 0 en el Nuevo Gasómetro, con gol de Cauteruccio, quien trasladó la pelota 50 metros antes de marcar
Ariel Ruya
(0)
2 de agosto de 2015  • 18:30

Cauteruccio convirtió para un nuevo triunfo del Ciclón
Cauteruccio convirtió para un nuevo triunfo del Ciclón Fuente: FotoBAIRES

Es duro y noble como una roca. Hay que martillarlo hasta el fastidio para quebrarlo, para romperlo. Y ni siquiera. San Lorenzo lleva el disfraz de la insolencia: ni cuando mira a un costado se lo llevan puesto, incómodo hasta para los más capaces, los más atrevidos. Acostumbrado a las alturas, ni siquiera lo inmuta que sus vecinos de correrías, los poderosos de billeteras grandes, compren figuras a rolete. El Ciclón se aferra a lo que tiene -que no es mucho, aunque tampoco poco- con una voracidad por el triunfo extraordinaria. Es su combustible. Un león que se defiende en la selva de grandes fieras y de diminutos mamíferos con la sangre caliente de la defensa italiana y la mente fría de los que atacan sólo cuando se puede herir al adversario ocasional. Un tiempista del ataque. En el Nuevo Gasómetro, no se asusta ni por la lluvia que lo arrastra todo durante un buen tramo del segundo capítulo. Cuando pisa el barro y Gimnasia, su rival, -un adversario que llevaba once partidos invicto, con seis triunfos últimos en serie- lo acorrala, le pisa los talones. Suda, se retrasa y espía el porvenir. Resiste, se sostiene, con la bandera que flamea desde hace tiempo ya: la de la convicción ganadora, la del compromiso táctico. La vida por el compañero de siempre: el triunfo que lo espera a la vuelta de la esquina.

"Este equipo cree que le puede ganar a cualquiera. Y con esa premisa trabajamos todos los días. Partido a partido. Sabemos de las limitaciones y problemas que tenemos", cuenta Edgardo Bauza , el creador de este universo de la resistencia en continuado y el atrevimiento en cuotas que siempre se pagan en tiempo y forma. Cuando se marea, cuando se despista, está en el arco Torrico , o en la defensa Yepes , o en el centro del campo Ortigoza . Cuando debe crear, en eso anda Blanco , antes de otra traicionera lesión, después de chocar un zurdazo con el travesaño. Y cuando debe ganar, Cauteruccio confirma su credencial con un tanto rubricado con la firma del egoísmo del goleador. Después, se defiende. Más tarde, ataca, si es necesario. No es un equipo inteligente, San Lorenzo: eso sería un lugar común de trasnochados. Es una formación convencida de que su lugar en el mundo son las alturas.

"San Lorenzo, por su historia, siempre va a ser candidato. Hay equipos que van a estar peleando ahí, creo que estamos en el mismo lote, hay algunos que quizá son más pero eso no nos quita la responsabilidad que tenemos. Quedan 11 finales. Cada partido que nos queda será de este calibre. No nos sobra nada: necesitamos trabajar todos los partidos. Este plantel tiene convicción de lo que tiene que hacer", descubre el Patón.

Dos suspendidos. Para el próximo partido como local ante Crucero del Norte, San Lorenzo no podrá contar con Mario Yepes y Pichi Mercier, quienes llegaron a las cinco amarillas.

No le sobra nada, tampoco le falta nada. Fuerza, impulso, convicción. El adversario no es minúsculo. Gimnasia había tomado coraje, había subido varios escalones. Los Fernández, Ignacio y Álvaro , tienen criterio, crean el eje de la creatividad de la zona media. Tiene un par de arrestos con picardía, con pimienta, que salva Torrico. Sobre todo, una media vuelta inesperada de Mazzola que controla sin dudar. Sin rebotes, ni dobles lecturas.

Ordenado, pero tímido. Arriesgado, aunque desabrido. Pedro Troglio reconstruyó la estructura, transformada en una inspiración renovada. Chicos de la casa y hombres curtidos con piel de lobo. Le alcanza para largar al demonio viejos sufrimientos, no le basta para el salto grande. No sólo contra San Lorenzo: está lejos de varios actores principales. De a ratos, no fue menos que el Ciclón. Hasta le quitó el balón de a ratos en la primera mitad. Pero no le sobra calidad para creérsela. No la tiene.

"Boca ni me preocupa a mí. Nosotros queremos llegar a las últimas tres fechas con posibilidades. Era fundamental sacarle tres puntos a Gimnasia. Boca es el candidato natural, pero vamos a dar pelea", confirma la teoría Bauza. Boca tiene la pelota. La pisa, la esconde. Pero San Lorenzo sabe cómo marcarlo. Lo tiene acorralado. Sabe que no puede despistarse: el Ciclón es una roca, imposible de domar.

El gol de Cauteruccio, que avanzó 50 metros con la pelota antes de definir

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.