Boedo está de fiesta: San Lorenzo se quedó con el clásico ante Huracán

Argentina Primera (Anual) Fase de grupos
  • P
San Lorenzo

San Lorenzo

  • P
Huracán

Huracán

El Ciclón, que empezó perdiendo, lo dio vuelta y ganó 3 a 1; volvió a jugarse el clásico barrial después de cuatro años
Claudio Mauri
(0)
16 de marzo de 2015  • 08:19

Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

De tanto que se invoca al barrio cada vez que se encuentran, el partido al final se impregnó de esos condimentos especiales, que transportan al fútbol a un estado más primario. Porque se jugó con entusiasmo, se puso el corazón, hubo orgullo, el resultado fue y vino, y hasta fue engañosa la sensación de asunto cerrado con el 3-1 de San Lorenzo . Hasta Laverni pareció regirse por los (malos) códigos de barrio. Dirigió como si pasara por ahí y lo hubieran invitado. Alguien que cayó de improviso, sin las tarjetas. Pareció encaprichado en no amonestar. Hubo no menos de cinco foules (entre ellos, el del penal de Vismara a Romagnoli ) merecedores de una tarjeta amarilla, además de varias protestas. Como si no le quedara más remedio, en los últimos 15 minutos amonestó a dos ( Toranzo y Ortigoza ). Hasta los hinchas lo aplaudieron irónicamente.

El Ciclón fue un justo ganador y Huracán fue un digno adversario. En el barrio suele haber más lógica que en el fútbol global: gana el mejor, el que tiene a los jugadores más destacados, el que dispone de recursos superiores. En esa comparación, San Lorenzo está por encima de Huracán, y lo demostró sobreponiéndose a algunos momentos de dudas, a un inevitable nerviosismo y a las oscilaciones propias de cualquier rendimiento.

Fuente: Telam

El barrio es especial para el que lleva años allí. Hay una identificación, una tradición que representar. Esa fue la motivación de Romagnoli, que al borde de los 34 años, con un cuerpo que sabe de muchas lesiones, jugó con la ambición de un pibe. Pipi ya no tiene necesidad de demostrar nada en especial, sino ratificar que está hecho para partidos de esta naturaleza.

Bauza imploraba por una actuación "inteligente" de su equipo, por no dejarse llevar únicamente por el corazón. Y la verdad fue que San Lorenzo, en el comienzo, trató de pensarlo el partido con una presión alta y con la proyección de los laterales para crear superioridad numérica. Y también se dejó llevar hacia adelante por un ambiente cargado de expectativa y ansiedad.

Huracán entró a especular con la ansiedad local. Se vio un poco desbordado en el primer cuarto de hora, pero no tardó en sacar a luz el potencial técnico de algunos de los tres volantes que estaban por delante de Vismara y Gallegos. Sobre todo de Toranzo, que con la pelota en los pies sabe un montón. Romero Gamarra , más intermitente, lo buscó a las espaldas de Mercier , sin que ninguno de los centrales saliera a presionar: el espacio fue una invitación para el impecable derechazo de Toranzo .

El gol desnudó los espacios que San Lorenzo dejaba en su campo, con un Kalinski desorientado (mejoró en el segundo tiempo) y los desacoples entre Cetto y Caruzzo , quien además no se entendió con Torrico en una jugada en la que el arquero dio la impresión de derribar a Ábila .

En un momento complicado, al rescate de San Lorenzo acudió Romagnoli. Se mostró, se hizo conductor, contagió atrevimiento. Animó al resto, a muchos compañeros que por primera vez pasaban por la experiencia del clásico. Matos se hacía fuerte en el juego aéreo y aguantando la pelota ante un zagueros recio como Domínguez . De un control con el pecho y giro de Matos se alimentó Romagnoli para marcar el empate.

El clásico era un frenesí. Huracán atacaba menos, pero no dejaba de ser peligroso. Le faltó que se conectara Montenegro , que siempre pareció en otro partido. Con tanta agitación, en el descontrol de un córner, a Caruzzo le cayó la pelota para el 2-1.

San Lorenzo se tomó un respiro en el inicio de la segunda etapa. Quiso bajar las revoluciones. Huracán, obligado a arriesgar, se confió y se vio sorprendido por un sprint de Romagnoli, que tras sacarse dos marcadores de encima fue tumbado por Vismara. Penal, 3-1, una fiesta de "ole, ole" de los hinchas que se acalló cuando Huracán estuvo cerca del descuento más de una vez y el ingresado chileno Puch era incontrolable por la izquierda. San Lorenzo también reaccionó con algún contraataque. Ganó bien. Volvió a enfrentar a Huracán después de casi cuatro años y la nostalgia se transfiguró en una feliz realidad.

El golazo de Toranzo

El gol de Romagnoli

El gol de Caruzzo

El gol de Matos

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.