San Lorenzo volvió a festejar luego de 15 partidos: con gol de Román Martínez superó a Junior por la Copa Libertadores

CONMEBOL Libertadores Fase de grupos
  • 1
San Lorenzo

San Lorenzo

  • Román Martínez
  • 0
Junior

Junior

Fernando Vergara
(0)
13 de marzo de 2019  • 21:30

Desahogo, sonrisas, algún que otro llanto. Un grito contenido en una marea de emociones mezcladas. Los números ya no le permitían más tropezones al San Lorenzo de Jorge Almirón. Y anoche, en el Nuevo Gasómetro hubo un estallido de liberación. El Ciclón, que llevaba 15 compromisos sin ganar, venció a Junior 1-0 en la Copa Libertadores y al menos por ahora pudo descomprimir el clima de tensión. Y se olvidará, también, de ese registro que lo martirizaba: igualar los 16 encuentros que registraba la peor serie histórica de la entidad, la del Metropolitano de 1976.

Boedo no festejaba desde el 22 de octubre del año pasado, frente a San Martín de San Juan. Y la racha adversa de Almirón llegaba ya a 12 partidos. "Vamos Azulgrana, que tenés que ganar" fueron los primeros gritos en un estadio tenso. La bienvenida al equipo fue a puro aliento. Y San Lorenzo comenzó envalentonado en los primeros minutos. ¿Qué proponía Almirón? Ser ancho con los colombianos Juan Camilo Salazar -anoche tuvo su estreno- Y Andrés Rentería, pero estos no podían generar sociedades y paredes; tener el control con Fernando Belluschi y panorama con Román Martínez.

El gol de Román Martínez

Con el correr de los minutos, Junior se mostró como una formación concentrada en aprovechar las flaquezas de su adversario. Bien parado en la zona media, le confiaba la mayoría de las pelotas al experimentado chileno Matías Fernández, quien arribó este año al elenco de Barranquilla. Sin embargo, la temprana expulsión de Gabriel Fuentes (cuando la pelota se iba al lateral, el colombiano decidió pegarle un codazo a Damián Pérez) condicionó la idea de Luis Fernando Suárez y el entrenador quitó a Fernández de la cancha en la primera parte. Curioso, pero en la única falta que Junior cometió en ese primer tiempo se llevó una tarjeta roja.

Sin embargo, San Lorenzo no le encontraba la vuelta a esa superioridad numérica que tuvo desde los 28 minutos y seguía sin saber cómo atacar. Así, los movimientos laterales y la falta de profundidad empezaban a fastidiar a sus hinchas. Sin movilidad no había forma de sacarle beneficios a la tenencia. La única opción de gol en esos primeros minutos quedó en los pies de Rentería, que falló a la hora de definir. Por momentos, da la impresión que al atacante colombiano le falta una marcha, que le cuesta amoldarse al vértigo del fútbol argentino y a lo que pide el partido.

La expulsión de Gabriel Fuentes

En ese lapso, el único que recibía aplausos era Marcos Senesi, el líder del conjunto en lo que va del año. Una mezcla de enjundia y amor propio que trataba de mandar al equipo adelante. Pero con eso sólo no alcanzaba. Sin sorpresa, sin espacios y sin velocidad para terminar las jugadas, todo es más complejo. Hasta el propio Fernando Belluschi, intrascendente, irritaba a los hinchas. Queda claro que el equipo tiene una idea, pero no la profundiza. La imagen lejos estaba de ser la mejor.

En el arranque del segundo tiempo el DT de San Lorenzo movió el tablero y decidió mandar a la cancha a Héctor Fértoli y Nicolás Reniero en reemplazo de Rentería y Belluschi, que se marchó con un esguince en la rodilla derecha. Era una incógnita ver cómo iba a responder el Ciclón, pero el planteo no llegaba a ser audaz. Todo hacía suponer que intentaría darle otra vuelta de tuerca al desarrollo. Sin embargo, no mostraba un perfil que lo posicionara para ese objetivo. Todo lo que hacía no salía de una pobreza generalizada. Enfrente, en medio de esas pocas acciones, Junior apelaba a cuidar el resultado y el 0-0 tenía su lógica marcada a fuego. Un empate le permitía a los colombianos mantener el optimismo con la mira en lo que vendrá en el grupo F.

Se cortó la luz en el segundo tiempo

El clásico "¡Movete Boedo, movete!" se escuchaba cada vez con más fuerza. Y fue en ese mismo instante que llegó el desahogo en el Nuevo Gasómetro, quizás en el momento de mayor desconcierto. Pensante, Román Martínez hilvanó una gran jugada en tres cuartos de cancha, se tomó un tiempo más, enganchó y la clavó contra el palo izquierdo de Sebastián Viera. Una muestra de clase en medio del barullo. Mientras el volante festejaba y se abrazaba con los suplentes del Ciclón, Almirón lo gritaba con el alma y en su rostro se dibujaba su primera gran sonrisa.

A partir de ahí San Lorenzo trató de jugar con la desesperación de Junior y tuvo opciones para generar contraataques a partir de la diferencia, pero Blandi desaprovechó la gran ocasión de aumentar el marcador. También Fértoli estrelló un remate en el travesaño. Los colombianos intentaban ser un equipo prolijo con la pelota pero carecían de fuego en el área rival. Con la presión de la tribuna, el terreno libre y ya con actitud local para encontrarle la vuelta al partido y al resultado, el resto del partido se jugó más del lado de los visitantes.

San Lorenzo precisaba ganar. Anoche, tal vez, poco les importó a los hinchas el andar del equipo en el medio de pocos aciertos y muchos errores. La victoria apaciguó los ánimos de un elenco nervioso y un estadio inquieto, sufrido. Una celebración que le da aire a Almirón y sirve para mitigar el dolor de estar 142 días sin festejar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.