San Lorenzo no puede ganar con Jorge Almirón como DT: Newell´s le empató sobre la hora

Argentina Superliga
  • 1
San Lorenzo

San Lorenzo

  • Nicolás Blandi
  • 1
Newell's Old Boys

Newell's Old Boys

  • Alexis Rodríguez
Fernando Vergara
(0)
16 de febrero de 2019  • 17:00

En un escenario de urgencias, los padecimientos no se detienen para San Lorenzo . Sufre, no le encuentra la vuelta a la Superliga. En el Nuevo Gasómetro, Newell’s lo amargó al empatarle 1 a 1 en el último suspiro, cuando el encuentro caliente estaba en su máxima ebullición y parecía que el Ciclón se llevaba su primera victoria en el ciclo de Jorge Almirón.

Le duele el presente a Boedo, y más aún que un proyecto que ilusiona a cargo del flamante entrenador no haya sumado de a tres unidades (acumula seis empates y dos derrotas). Así, está claro, el trabajo de Almirón comenzó con el viento de cola en cuanto a los números. Y más que nunca aparece esa clásica disyuntiva que habitualmente envuelve al fútbol argentino: la paciencia que se debe tener ante un ciclo apenas comenzado y la necesidad de sumar puntos con urgencia. Frente a eso, nada mejor que empezar a lograr buenos resultado para afianzar el proyecto Almirón. Y con esa misión llegó San Lorenzo al Nuevo Gasómetro, un estadio que asomaba como la oportunidad ideal para la redención del equipo. Se le escapó cuando faltaban un puñado de minutos para el cierre del partido.

El gol de Blandi

La agónica igualdad

San Lorenzo no quería superar una estadística de esas que, a veces, es mejor archivar en el fondo de un cajón: no había logrado convertir en ninguno de sus últimos tres partidos de Superliga. A lo lejos aparecía Rubén Botta como el último que había celebrado un tanto el 8 de diciembre contra Estudiantes; la última vez que Boedo había tenido una sequía en cuatro juegos seguidos fue hace nueve años, en febrero de 2010.

La situación de Newell’s no difería demasiado con respecto a la de su rival: sus últimos dos compromisos los había empatado 0-0 y no ganaba desde el 7 de diciembre ante San Martín de Tucumán. En el comienzo del partido, Alan Aguerre siguió en la misma sintonía que lo llevó a ser la figura del último clásico frente a Rosario Central. En el primer cuarto de hora voló para sacarle un tiro libre a Belluschi y en la jugada siguiente desvió un zurdazo de Senesi. El Ciclón pudo haberse puesto en ventaja -una vez más-, por intermedio de Blandi casi debajo del arco, pero el capitán perdonó a los visitantes.

Blandi abrió el marcador
Blandi abrió el marcador Crédito: Twitter CASLA

Mientras, el principal recurso de los rosarinos resultó el contraataque, y la única situación de riesgo quedó en el pie derecho de Maxi Rodríguez, que conectó una volea tras un centro atrás de Formica, pero su remate se fue muy cerca del palo derecho de Monetti. Quizá lo que le faltó al conjunto visitante fueron más alternativas y volumen en ataque. Leal estuvo muy por debajo de lo que se pretende de un centrodelantero, con falta de movilidad y sin peso en el juego de arriba.

San Lorenzo no se desesperaba y confirmaba su búsqueda más ofensiva. Intentaba atacar, aunque no estaba bien desde el manejo del balón. Casualidad o no, de atropellada llegó ese gol que tanto se hizo esperar. Un arrebato. Cuando estaba por terminar el primer tiempo, Blandi puso fin a la maldición en un gol que dejó varias polémicas: los futbolistas visitantes reclamaron una mano de Senesi y una posterior infracción del capitán azulgrana. "¿Quién lo metió? ¡Y eso que importa!", se escuchó en la platea, ajenos a las discusiones y felices por gritar su primer gol en 2019.

El equipo de Rosario trató de sobreponerse al primer golpe e intentó tomar el control. El sopapo lo obligó a adelantarse varios metros en la cancha e Insaurralde contó con dos ocasiones para igualar el partido, pero se topó con Monetti. En ese lapso, en ese juego de intensidades y lucha, San Lorenzo lejos estuvo de poder mostrar su mejores atributos: aquello de manejar el balón en la mitad de la cancha, presionar sobre la salida rival y ser profundo en cada avance.

Crédito: Twitter NOB

Newell’s mostraba su orgullo y empujaba, pero no le alcanzaba con eso. A la Lepra le faltaba convicción para ponerse a la altura de su necesidad por igualar el encuentro. Del otro lado, el Ciclón se iba desdibujando. Diaba la sensación de que era tan grande la necesidad de conseguir un triunfo que el equipo se replegaba y apelaba al combate. Lucía nervioso, se iba diluyendo y dejaba venir a su adversario, aunque había mucho de sudor y sacrificio.

En el último cuarto de hora el Ciclón trató de refugiarse en el orden, pero aparecieron los viejos fantasmas. La angustia se hizo presente de nuevo cuando Alexis Rodríguez conectó con su primo Maximiliano y el futbolista de 22 años marcó la igualdad en tiempo de descuento. En una jugada muy fina, San Lorenzo reclamó posición adelantada del ex jugador del seleccionado argentino. Almirón miraba incrédulo mientras los simpatizantes locales se tomaban la cabeza.

Fuente: Telam - Crédito: Ramiro Gomez

Poco a poco, Almirón quiere darle su impronta al equipo. Para este partido, de hecho, concentró a nueve de los diez refuerzos que llegaron en el último libro de pases y sólo quedó afuera el colombiano Gustavo Torres. Le cuesta, qué duda cabe. San Lorenzo tiene cosas por mejorar -está claro-, pero a lo primero que debe apelar hoy es a la paciencia. Con la necesidad de recomponer la imagen, tendrá que mantener convicción y perseverancia, en ese orden. No es sencillo, claro, cuando el equipo lleva diez compromisos sin ganar. Así lo entendieron sus hinchas en el final, que mezclaron aplausos con algunos silbidos.

Aguerre desvió el tiro libre

Segunda salvada de Aguerre en un minuto

La tercera tapada de Aguerre

Maxi estuvo cerca

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.