Sarmiento de Junín, un proyecto que se mantuvo en Primera: ¿cómo fue su transformación?

Sarmiento y la alegría de seguir siendo de Primera
Sarmiento y la alegría de seguir siendo de Primera
El equipo de Junín logró el objetivo de quedarse en la elite del fútbol argentino
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
22 de mayo de 2016  • 07:41

JUNÍN.- La vida de un club puede cambiar por completo en menos de tres años. Eso le ocurrió a Sarmiento de Junín , que logró el ascenso a la B Nacional en 2012 y, dos temporadas después, regresó a primera división tras 32 años. La alegría de alcanzar la élite del fútbol argentino conlleva una transformación completa en la estructura de una institución que creció por los resultados deportivos que fue logrando y debió adaptarse para atender de la mejor manera todas las responsabilidades que comenzaron a aparecer.

"Pasar del cuasi amateurismo a la primera división transforma el pensamiento de la gente. Dejás de ser el club del barrio al cual todos tienen que ayudar y pasás a ser el club al cual todos le deben exigir. Te empiezan a mirar con otros ojos, por eso los primeros años son muy difíciles, especialmente en el aspecto económico", cuenta Diego Cifarelli, tesorero del club de Junín, en diálogo con LA NACIÓN.

Para su segundo campeonato consecutivo en primera, Sarmiento contó con un presupuesto de 5 millones 500 mil pesos mensuales en base a tres ingresos: el Fútbol Para Todos , que sostiene al plantel profesional; los sponsors, que se utilizan para mantener al personal del club; y la cuota social, que se usa básicamente para los gastos diarios. Este último punto se disparó desde el campeonato logrado en la Primera B: antes de los dos ascensos, tan sólo había dos mil socios; hoy, la cifra está por encima de los diez mil y más del 70% de ellos no deben cuotas. Además, todos los empleados están al día y no existen deudas pendientes con la AFA .

A la hora de elegir el armado de plantel, el club juninense apostó por un fuerte recambio en los mercados de pases. Cuando subió, se fueron 11 jugadores y llegaron 12. A pesar de que en el invierno sólo incorporó cuatro jugadores, el movimiento brusco se dio para el presente torneo: partieron 12 futbolistas y se sumaron 14. "Veníamos con un plantel formado con profesionales que estaban desde el ascenso. En algunos casos se cumplen ciclos, en otros casos uno no puede sostener determinado contrato y llegan otras opciones. Es normal en estos años que se cambie el plantel. Nosotros también somos muy condescendientes con las decisiones del cuerpo técnico", explica Cifarelli.

El ascenso a primera se dio con Sergio Lippi como director técnico, tras el inicio errático con Roberto Trotta. El DT, ídolo de la institución, dirigió todo el campeonato del año pasado, donde se salvó cuatro fechas antes, y dejó el club tras un mal inicio del Torneo Transición . Allí, asumió Ricardo Caruso Lombardi para las últimas diez fechas.

"Nuestra idea, desde que asumimos hace diez años, siempre fue que el club tiene que estar por encima de los éxitos o fracasos deportivos. Priorizamos la infraestructura, el personal, las instalaciones y las distintas disciplinas, donde más de mil chicos de la ciudad y alrededores participan", cuenta Cifarelli, y agrega: "A partir de eso, buscamos armar un equipo competitivo que hiciera un papel digno, siempre acorde a la situación económica. El equilibrio entre el ingreso y el egreso es nuestra filosofía de trabajo".

Hoy, Sarmiento está a 45 días de estrenar su nueva cabecera, que aumentará la capacidad del estadio en 5 mil personas, llegando a un número cercano a las 22 mil totales. "Además de las reformas en el estadio y la apuesta a los distintos deportes, consolidamos el predio deportivo, con canchas acordes a la primera. Buscamos apostar a las inferiores, que tiene que ser nuestro cimiento para fabricar jugadores que se consoliden y podamos vender. Además, tenemos afiliación a la AFA y a la Liga Deportiva del Oeste, es decir que hay un equipo en cada categoría. Y también competimos con un equipo de básquet en el Torneo Federal", explica el tesorero.

Más allá de todo, la ilusión de consolidar al equipo no se apaga: "Obviamente que desde que ascendimos, siempre soñamos con seguir en primera porque creemos que tenemos una capacidad profesional a la altura de la circunstancia, por el orden deportivo que hemos mostrado a lo largo de este año y por el respeto que asumimos".

jpb/fc/js

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.