Los desconcertantes detalles de otra jornada de bochorno en el fútbol argentino

Fuente: DyN
Mientras la AFA espera la designación de su comisión normalizadora por parte de FIFA, la Superliga sigue en un limbo
Fernando Czyz
(0)
11 de julio de 2016  • 19:55

Luego del cuarto intermedio solicitado en la última Asamblea del 28 de junio , se esperaba este lunes una definición para la creación de la Superliga. Pero la reunión en el predio de Ezeiza fue otra decepcionante muestra de la falta de entendimiento entre los dirigentes, la imposiblidad de encontrar consensos y se decidió pasar a un nuevo cuarto intermedio hasta el miércoles próximo.

Este lunes volvieron a repetirse escenas que retratan una realidad triste y preocupante por parte de una AFA con serios problemas económicos, en una situación de acefalía y sin capacidad para resolver las diferencias entre los dirigentes.

Algunas de los puntos salientes de otra jornada desconcertante:

  • La negociación estaba abierta desde aquel 28 de junio. Durante 13 días hubo acuerdos y desacuerdos que terminaron con un borrador manuscrito con el que se intentó explicar la distribución de los ingresos, un estatuto escrito a las apuradas y que no fue presentado ante la Inspección General de Justicia . Las llamadas de último momento para tratar de sacar de cualquier manera y a las apuradas el proyecto de la Superliga no sirvieron.
  • Los distintos sectores discutieron hasta último momento su posición con respecto al proyecto: la primera división en el predio de AFA, los clubes de la B Nacional en el restaurante El Mangrullo de Ezeiza y el resto de los equipos del ascenso, en el club Sportivo Italiano. Hasta un dirigente de uno de los clubes que impulsan la Superliga pretendió, por teléfono, convencer a los equipos de la B Nacional con la frase: "Ustedes aprueben esta tarde y luego nos sentamos a tomar un café y resolvemos los números".
  • Con el antecedente del papelón histórico del 38-38 del último 3 de diciembre, los dirigentes de AFA parecen no haber aprendido la lección. Este lunes, en la primera votación a mano alzada entre los 51 presentes, tanto los inspectores de la IGJ como aquellos que lideraban la Asamblea contaron y otra vez tuvieron un número diferente al esperado. Alguien que no debía levantó la mano y el número volvió a confundir a todos. Tuvieron que reiterar la votación de manera nominal, llamando a uno por uno para concretar el resultado. Luego se llamó a otro cuarto intermedio.
  • Sin consensos para la aprobación del proyecto, en el comienzo de la asamblea se presentaron dos mociones. La primera buscaba pedir un receso de una hora para negociar e intentar conseguir los votos necesarios; la segunda, con los mismos fines, intentaba conseguir un cuarto intermedio más largo, hasta el próximo lunes. Ganó la primera posición por 29-21 y una abstención. Algunos dirigentes se reunieron en el vestuario local del estadio de futsal y la gran mayoría buscaba matar el tiempo. En realidad todos ya sabían que no iban a conseguir los 61 votos afirmativos necesarios para aprobar la Superliga.
  • Discusiones, disputas, charlas improvisadas y hasta un último cruce entre José Lemme y Claudio "Chiqui" Tapia marcaron la hora de receso, que terminó siendo de 70 minutos porque ante el llamado a reanudar la Asamblea, Hugo Moyano , Tapia y Daniel Angelici tardaron diez minutos en sellar el encuentro de mañana a las 19 horas en la sede de Camioneros, para intentar destrabar esta situación.
  • Por último, y con un fastidio que se podía percibir en el ambiente, se volvió a pedir un nuevo cuarto intermedio por 48 horas. Otros dos días para intentar acercar partes que hoy están muy distantes.

La lluvia fue el corolario de otra jornada de bochorno. Mientras los dirigentes seguían sin ponerse de acuerdo, en los vestuarios, un plantel de apenas once jugadores terminaba su primera práctica. A 25 días de los Juegos Olímpicos, el futuro del equipo sigue siendo tan incierto como el de una institución a la deriva.

fc/jt

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.