Un show: triunfo y goles para el adiós de Bianchi

En la despedida del entrenador xeneize, Boca venció a Independiente por 5 a 3 en la Bombonera; los hinchas le armaron un agasajo emotivo y los jugadores le dedicaron cada uno de los goles; él agradeció el afecto y prometió volver
Christian Leblebidjian
(0)
17 de diciembre de 2001  

El silencio llegó como un apagón. Fue un instante, cuando el hombre semicalvo y de cabellera blanca dejó la conferencia de prensa y tomó la escalera que lo llevó hasta el estacionamiento de la Bombonera. Abajo hubo 150 hinchas que lo esperaron para darle la última ovación, pero más que nunca se callaron para tomar el envión necesario. Apenas se escuchó el sonido de los papelitos que eran arrastrados por el viento. Y ahí sí, nuevamente de cara al sol, volvió con fuerza el himno al reconocimiento para el DT más ganador en la historia xeneize: "Vení, vení, cantá conmigo, que de la mano, de Carlos Bianchi, todos la vuelta vamos a dar" , seguido por el "...y Bianchi no se va" y el "olé, olé, olé, olé, olá, a Carlos Bianchi nunca lo vamos a olvidar..."

Fue el "continuará" de su ciclo como DT de Boca, como Bianchi mismo se encargó de repetir, pero que ayer puso un punto y aparte. Fue una mañana emotiva en la Bombonera y el destino quiso que el último partido le brindara 90 minutos vibrantes, emocionantes para que la despedida sea aún mejor. La victoria de Boca sobre Independiente por 5 a 3 fue la excusa perfecta para el adiós. Un show de goles y actuaciones magníficas de Juan Román Riquelme y Guillermo Barros Schelotto para regalarle al DT los últimos gritos de gol.

La Bombonera no estuvo completa, pero hubo mucha gente. Bianchi les pidió a sus jugadores que se olvidaran de su despedida y jugaran a muerte el partido para que Boca termine tercero, puesto del que nunca había descendido en los tres años y medio de su gestión. Los hinchas llegaron temprano y se encargaron de colgar las banderas prolijamente: "Hasta luego Virrey", "Por siempre Bianchi", "Carlos Bianchi, gracias campeón por todas las emociones y alegrías que nos diste", "Virrey no volverás porque nunca te irás" y "Bianchi, volvé pronto que tengo el corazón lleno de alegrías", le agregaron color al agasajo.

En la cancha, los xeneizes se lo tomaron como una final. Fue por eso que a los 13 minutos ya ganaban 2 a 0 con una arremetida de Barijho , después de un pase de Riquelme, y un cabezazo de Schiavi tras un centro de Guillermo. En Independiente, que todavía le cuesta encontrarle la vuelta a lo que pretenden Clausen y Bochini, se produjo el regreso de Gabriel Milito , que volvió luego de 266 días de inactividad por la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha. Al defensor se lo vio con la lógica falta de ritmo, pero nadie duda de sus condiciones.

Hubo goles y golazos. Como el de Vuoso , con un derechazo que se metió en el ángulo superior izquierdo de Córdoba, pero Riquelme , uno de los que más lucharon para que Bianchi se vaya ganador, clavó otro disparo en el ángulo derecho de Rocha. El N° 10 corrió 60 metros para darle la mano al Virrey, lo abrazó y le dedicó el gol.

Boca puso el 4 a 1 con una avivada de Riquelme y una definición del Mellizo mientras todo el equipo visitante se durmió en el tiro libre. Se juntaron los dos mejores jugadores de la cancha y provocaron el delirio de los hinchas, que revolearon las remeras por encima de sus cabezas y mezclaron el blanco con el azul y oro.

Independiente no quiso ser partenaire en la fiesta y descontó con Eluchans y Forlán, pero el mago Riquelme tenía guardada la última sonrisa para Bianchi. El DT, antes de irse del vestuario, le dio un beso a cada uno de los jugadores y les dijo: "Gracias".

Millones de aplausos y una ovación ensordecedora para el final de un ciclo de una persona que en 1299 días se metió en la piel de los xeneizes. Dijo con orgullo "me sentí bostero" y "quiero que Boca salga tricampeón de América", por encima de su amado Vélez. Sin demagogia, con todo el sentimiento de un hombre que lo hizo feliz el hecho de sumarse a "la familia boquense".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.